Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Obama renovó al Partido Demócrata

La campaña de Obama diseñó una serie de estrategias bien calculadas para unificar el Partido en la Convención que se llevó a cabo en Denver, y logró no solamente que Hillary, después de una reñida campaña en la primarias, solicitara su aclamación y lo respaldara en su magnífica intervención, sino que el presidente Clinton mencionara a Barack 15 veces en su comprometido y brillante discurso.

A partir de ese momento, Obama comienza a ejercer, con la claridad conceptual y metodológica que lo caracteriza, el liderazgo del Partido Demócrata, que su campaña  fortaleció con la inscripción de millones de jóvenes y de adultos entusiastas, de todas las razas, edades, estratos y sectores, lo que no tiene antecedentes.

El éxito radica en su metodología de organización y participación comunitaria, potenciada con las nuevas herramientas de Internet, que le han permitido sintonizarse con el electorado y comprometerlo de manera responsable. En el trabajo que desarrolló en los barrios pobres de Chicago conoció la importancia de la construcción de la autoestima  y de la autonomía, razón por la cual en la campaña de Obama nada es regalado.

Por ejemplo: para conseguir por Internet un tiquete para entrar el jueves al estadio y escuchar el discurso de Obama en que aceptó la nominación, cada persona tenía que inscribir amigos y registrarse para 6 horas de trabajo voluntario.

Es una campaña construida de "abajo hacia arriba", lo que lo obliga a hablar ante las multitudes que lo quieren escuchar. Se llenó el estadio con 85.000 emocionados demócratas, sin contar los que se quedaron sin poder entrar.

De acuerdo con la medición de Nielsen, 38,3 millones de personas escucharon el discurso de Obama por TV, más televidentes que los que miraron la apertura de los pasados juegos olímpicos y más que los que vieron este año el final de American Idol, el programa de mayor sintonía en E.U., según la 'Associated Press'.

Paralelamente, la campaña orientó la organización de fiestas en las casas de sus electores, ubicadas en  los diferentes barrios de todos los estados, para que los seguidores de Obama se conocieran y se integraran mientras lo escuchaban.

Después de un corto video sobre su vida y de un documental de Spielberg en honor de los militares en las guerras, tema sensible y de orgullo norteamericano, apareció Barak, quien fue recibido, con respeto y con amor, en un campo lleno de banderas de E.U. y rodeado de un ambiente de regocijo excepcional.

Solamente aprendemos de quien amamos, y Obama se ganó la autoridad con su comportamiento, su buen juicio y con la fuerza de su liderazgo.

Cuando cayó el confeti y resplandecieron los juegos pirotécnicos en el estadio de Invesco, el senador Barack Obama, primer afroamericano en ser nominado a la Presidencia de la República, había satisfecho el último día de la convención de los demócratas, con lujo de competencia, las expectativas.

Explicó claramente sus políticas de cambio y retó a McCain en seguridad nacional, su principal fortaleza. Identificó a su oponente con Bush, cuyo gobierno, según dijo, ha incumplido con sus obligaciones y abusado de su poder.

Ofreció trabajos estables con sueldos justos y reducción de impuestos para la clase media, reducción de las exoneraciones de impuestos para los más ricos, cobertura universal en salud,  proveer a cada niño de una educación con alta calidad, invertir en nuevos colegios, en infraestructura vial, en ciencia y tecnología, proteger el medio ambiente, así como acabar con la dependencia del petróleo, en una década, de los países orientales.

En política internacional, va a buscar cooperación para reducir resistencias y fortalecer el liderazgo de su país en el mundo globalizado, así como retirarse con responsabilidad de Irak.

Hizo referencia a  temas sociales de interés para la clase trabajadora, los mayores y los católicos, con el deseo de que se sintonicen con su propuesta.

Vale la pena destacar, además, la intervención de Michelle, su esposa, abogada de Harvard y Princeton, quien habló el primer día con el corazón y demostró que son una familia típica con dos niñitas que, con su esfuerzo, convirtieron en realidad el sueño americano.

Ted  Kennedy quien, a pesar de estar recién operado de una cirugía en el cerebro, viajó a Denver para respaldarlo con un emotivo discurso, introducido por su sobrina Carolina, hija del asesinado y muy querido presidente J. F. Kennedy. También llamaron la atención las palabras de respaldo de la señora Eisenhower, nieta del ex presidente republicano.

Estuvieron magníficos los discursos de Joseph Biden, responsable de la Comisión de Relaciones Internacionales del Senado, que aceptó la Vicepresidencia, y de Al Gore y Bill Richardson, quienes antecedieron a Obama, entre otros.

Los positivos resultados y el estupendo ambiente de la Convención Demócrata obligaron a McCain a dar un golpe de opinión y sorprender a su partido y al país nombrando el viernes a  Sarah Palin, de 44 años, gobernadora desde hace dos años del pequeño estado de Alaska, cuya elección ganó con 115.000 votos, y ex alcalde de Wasilia, ciudad de 8.471 habitantes. Sarah es prácticamente desconocida a nivel nacional, lo que constituye un riesgo para el electorado, dada la edad de McCain y sus antecedentes de cáncer.

A Obama le queda el desafío de la campaña republicana, que se ha especializado en  publicidad negativa y destructiva para lograr sus fines al atemorizar al electorado. Barack tiene, para afrontar el reto, un equipo altamente calificado y comprometido con su misión, que no escatima esfuerzos para impulsar las iniciativas de sus seguidores y que ha logrado pequeñas pero permanentes donaciones de millones de norteamericanos que sueñan con el requerido cambio, que se hará realidad si el 'statu quo' permite que sea elegido presidente.

El lunes empieza la convención republicana, que seguiré con mucha atención.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
30 de agosto de 2008
Autor
María Claudia Espíndola

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad