Cerrar

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

En una carta, hijo de Pablo Escobar pidió perdón a los Galán por magnicidio del líder político

El pasado verano en Buenos Aires, Sebastián Marroquín -antes llamado Juan Pablo Escobar- sintió la necesidad de buscar una reconciliación con ellos y con el hijo de Rodrigo Lara.

Por eso escribió la carta en la que expresó que las decisiones personales de sus padres terminaron por enfrentar a sus familias. Esto se conoce al cumplirse 19 años de la muerte del entonces precandidato liberal a la Presidencia.

El círculo íntimo de Sebastián -él rehusó hablar del tema- sostiene que el mensaje fue escrito porque el hijo de Pablo Escobar está convencido de que "si seguimos en este mar de odios, vamos a ahogarnos todos".

La carta, escrita para los Galán en términos "sinceros, francos y respetuosos", tiene un recuento de las vicisitudes que han tenido los Escobar como consecuencia de la vida criminal que llevó el capo más famoso en la historia del narcotráfico en Colombia. "Ninguna familia quedó con un buen sabor", cuenta uno de los testigos de este inesperado acercamiento.

Sin respuesta

La carta de Sebastián Marroquín fue leída en el apartamento de uno de los hermanos Galán en el primer semestre de este año. En ese lugar estuvieron Juan Manuel, Claudio, Carlos Fernando y Rodrigo Lara, acompañados de Simón Gaviria, hijo del ex presidente César Gaviria, quien ordenó perseguir al capo, que fue dado de baja en 1993 en Medellín.

Todos leyeron la extensa nota mentalmente, dijeron un comentario positivo e hicieron un juramento de silencio que hasta el día de hoy no había sido quebrantado.

"Es la carta de una persona que está buscando la paz", "está buscando que todos esos odios y resentimientos no se sigan heredando en Colombia" y "Se trata de alguien que ha sufrido mucho por la historia de su padre", fueron algunos de los comentarios.

Aun con todas estas consideraciones, Sebastián Marroquín no ha recibido una respuesta.

Los Galán consideran que no es el momento de expresar un perdón justo ahora que el proceso contra Alberto Santofimio Botero, acusado de ser coautor del asesinato de Luis Carlos Galán, entra en la recta final.

En dos semanas, se podría conocer el fallo de apelación que le pondrá punto final a uno de los casos más sonados en la historia judicial de Colombia y ellos, los hermanos Galán, no quieren que cualquier movimiento suyo sea usado por Santofimio para tratar de manipular el proceso.

"Esperamos una decisión en derecho, de acuerdo con las pruebas que hay en el expediente. Esperamos que la Justicia siga actuando de manera independiente e imparcial", dicen ellos.

Sin duda es un momento crucial para la familia del asesinado cuadillo, pues solo resta un año para que prescriba la acción penal y aún sienten que no todos los responsables de este crimen han sido investigados y condenados.

"Todavía falta mirar la responsabilidad de los organismos de seguridad del Estado", dicen.

Por eso, el perdón que pide Sebastián Marroquín en la carta que escribió el pasado enero en Argentina tendrá que esperar. Su deseo de vivir en paz, de conseguir una reconciliación y de no cargar con los crímenes de su padre no se cumplirá en estos días.

"Estamos dispuestos a perdonar, pero siempre y cuando haya justicia, porque perdón sin justicia es sinónimo de impunidad y eso, para nosotros, no es un verdadero perdón", dicen los Galán un día antes del cumplirse los 19 años de la muerte de su padre.

Tres preguntas a Juan M. Galán

La última vez que Juan Manuel Galán vio a su padre con vida fue dormido. Entró a recoger los zapatos de colegio que había olvidado la noche anterior en la habitación de sus padres y no quiso despertarlo.

Más de doce horas después, sentado junto a su señora madre y sus dos hermanos -Carlos Fernando y Claudio- en una de las salas del Hospital de Kennedy, recibió la noticia de que su padre, Luis Carlos Galán, había fallecido víctima de un atentado ordenado por el capo del narcotráfico Pablo Escobar.

Juan Manuel, inmerso en lo que el llamó un "limbo sentimental", pidió varias hojas de papel para escribir un discurso de despedida que leyó un día después en el Cementerio Central para entregarle la banderas de su padre a César Gaviria y cambiar, en parte, la historia de Colombia.

En términos políticos, ¿qué queda del legado de Luis Carlos Galán?

Lo más importante del legado es que se convirtió en una corriente filosófica, en una visión ética y moral de la política, de cómo se debe hacer la política en Colombia y, en general, que no se vale usar inmensas fortunas para acceder al poder y que los políticos no deben tener doble vocación: privada y pública, solo pública. La lucha contra la corrupción y los vicios es algo que está vigente hoy.

Los jóvenes que están incursionando en la política ojalá lo vean como una inspiración. Y la defensa de la Constitución de 1991 es también su legado, porque buena parte de su ideario quedó consignado.

¿No cree que el galanismo lo han usado algunos en beneficio particular?

Sí, ha faltado sinceridad en algunas personas que han pretendido de manera oportunista usar la figura de Galán para conseguir apoyo popular, pero creo que la ciudadanía es lo suficientemente sabia para identificar quiénes son sinceros y quiénes no y quiénes actúan de manera coherente con esa manera de ver y entender la política por la cual luchó Galán. El legado de Luis Carlos Galán le pertenece el Partido Liberal, porque mi padre en vida tomó la decisión de regresar al partido, y lo importante es que el partido se apropie de este y lo defienda.

¿Qué siente cuando ve a los 'narcos' reencarnado en la 'parapolítica'?

Lo analizo como que la muerte de mi padre puedo haber sido en vano, porque la historia se repitió. Finalmente, para mí, la 'parapolítica' es de nuevo el proyecto político del narcotráfico, tratando de apoderarse de las instituciones y de llegar al poder, pero todavía hay esperanza de que la historia no se repita, pero depende de que los colombianos no nos declaremos rendidos frente al poder colosal del narcotráfico.

Ojalá las nuevas generaciones y los nuevos políticos se inspiren en el legado de Luis Carlos Galán y su forma de ver y hacer la política.

JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ
EDITOR REDACCIÓN EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
16 de agosto de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad