Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El himno de Ibagué / Álvaro Cuartas Coymat

Opinión

 Recién me informo que el Concejo Municipal tramita un proyecto de acuerdo para que el Alcalde pueda contratar la música del himno de la capital del Tolima. Pero antes de que suceda tal 'dislate', conozcamos el tortuoso itinerario de la letra de un himno inexistente. Curiosamente, Ibagué Ciudad Musical de Colombia no tiene himno. El que se escucha en los actos públicos es el Bunde Tolimense que corresponde al del departamento. Para subsanar el vacío existente el gobierno de Jorge Tulio Rodríguez abrió un concurso para elegir la mejor composición poética, que fue declarado desierto por la mediocre calidad de las propuestas.

Firme en la intención, el mismo funcionario decidió convocar uno nuevo que neutralizara la lluvia de críticas de ¿por qué Ibagué carecía de himno? Cumplido el proceso de selección fue elegido el trabajo de un docente del Conservatorio de Música, letra que infortunadamente nació 'herida de muerte' por presentar errores garrafales de carácter histórico y deficiente interpretación de la mitología regional. Para que la ejecución de un himno sea obligatoria en todas las ceremonias oficiales que requieran música y toda vez que la solemnidad así lo exija, debe además de tener movimiento, sencillez y notas que vayan derecho al alma y continúen vibrando en el recuerdo, exaltar los valores terrígenos, así mismo honrar sucesos y personajes célebres de su historia e insuflar en el alma popular el sentimiento de patria, pero obligatoriamente debe ¡ceñirse a la verdad histórica! Por desgracia la noble intención se vio truncada, cuando quién escribe puso el dedo en la llaga al señalar errores protuberantes, como dar por hecho qué 'Ibagué fue tierra Pijao', ignorando que su territorio (ver 'Los Inconquistables' de Enrique Ortega Ricaurte) iniciaba en inmediaciones de Ortega, Coyaima y Natagaima extendiéndose hacia Aipe en el norte del actual Departamento del Huila. Otra pifia colosal, fue aderezar una de las estrofas con las figuras alegóricas del Mohán, La Madremonte, y La Patasola, cuando en estricto sentido, estos mitos corresponden al imaginario de las vertientes de los ríos Saldaña y Magdalena y no del Combeima y el Chipalo.

En aquel momento el Alcalde Jorge Tulio debió exigirle al autor las correcciones de rigor, pero como el Gobierno expiraba en una carrera contra reloj trató de musicalizarla, objetivo que no pudo cumplir. Durante la administración de 'Rubencho', la letra dormitó en algún oscuro rincón, hoy, los acróbatas de la 'Fronda Berraca' con Marta Mirella a la cabeza buscan inmortalizarse musicalizando 'yerros y fábulas apócrifas', que confundirán aún más la conciencia cívica y el ambiguo sentido de pertenencia de las nuevas generaciones que de por sí andan bastante confundidas. ¡Mucho cuidado! Expreso mi voz de alerta. El himno de una región constituye parte integral del patrimonio cultural. Quienes asuman la tarea deben entender que no es un trámite de rutina, sino de una labor patriótica que entraña gran responsabilidad.

Acotación: Por cierto, el único indio Pijao que he visto en Ibagué es César Loaiza, el emblema del Deportes Tolima, y el único mohán de carne y hueso, Alfonso Polanco, el 'Gurú'.

*Abogado e historiador

Publicación
eltiempo.com
Sección
Nación
Fecha de publicación
12 de agosto de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad