Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Para el Editorial de EL TIEMPO será un '20 de Julio sin igual'

La conmemoración del Día de la Independencia que tendrá lugar mañana marcará un hito que no es exagerado calificar de histórico. Por primera vez en los 198 años transcurridos desde aquel 20 de julio de 1810, que abrió la puerta a nuestra vida independiente, la celebración de la magna efemérides patria no consistirá solo en pomposos desfiles militares o tributos a la bandera, ni se limitará tampoco al ritual democrático de la inauguración de un nuevo período de sesiones del Congreso Nacional por el Presidente de la República.

A estos actos que la costumbre, el sentimiento colectivo y las leyes han consagrado como característicos del 20 de Julio se sumarán esta vez otros acontecimientos de grandes proporciones: la movilización de millones de colombianos, en el país y el mundo, en masivas y simultáneas marchas a favor de la paz y la liberación de los compatriotas que permanecen secuestrados en poder de la guerrilla, y la celebración, también simultánea, de 1.020 conciertos en otros tantos municipios del país. El más importante, el que darán Shakira y Carlos Vives en Leticia, ante la presencia de los presidentes de Colombia, Brasil y Perú. También habrá actos semejantes en numerosas ciudades del mundo, el principal de ellos el que tendrá lugar en París con la participación de Juanes y Miguel Bosé, al cual asistirán Íngrid Betancourt y destacadas personalidades de Francia.

Esta vez, la música, en la voz de famosos cantantes y más de mil grupos musicales, y la indignación por la suerte de miles de compatriotas que permanecen secuestrados se juntan para movilizar a los colombianos. Todavía están frescas en la memoria las impactantes imágenes de la multitudinaria marcha del 4 de febrero contra las Farc y su abominable práctica del secuestro, en la que millones de personas se volcaron a las calles en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y demás ciudades del país, así como en decenas de ciudades del mundo, para clamar por la libertad de los secuestrados, rechazar la violencia y pedir por la paz.

Desde ese inolvidable día, estos sentimientos han cobrado cada vez más fuerza. Por eso, porque quedó probado que los colombianos sí somos capaces de protestar en masa y en paz contra las iniquidades de los grupos armados ilegales, es por lo que la ciudadanía debe atender la convocatoria que han hecho varias organizaciones que llevan años luchando contra el secuestro y la violencia. Y aumentar así la presión para que sean puestas en libertad aquellas personas víctimas de tan cruel delito.

La espectacular liberación de Íngrid Betancourt y los otros 14 secuestrados que el país y el mundo presenciaron asombrados hace solo 18 días ha sido un motivo más de estímulo para impulsar estas nuevas demostraciones multitudinarias. El júbilo nacional por ese rescate puso de presente la triste situación en que permanecen miles de compatriotas privados de su libertad.

Los propios liberados fueron los primeros en pedir que no se dejara caer en el olvido a quienes continúan viviendo el tremendo drama del secuestro, y que se hicieran todos los esfuerzos posibles para que ellos también sean puestos en libertad.

Atendiendo a este llamado, y con ellos en el corazón y la mente, millones de colombianos saldremos a marchar mañana, aquí y en el resto del planeta. Unidos en un solo clamor: el de reclamar la liberación incondicional e inmediata de aquellos desventurados compatriotas. No descansaremos hasta el día en que cada uno vuelva al seno de su hogar, para así poder doblar una de las más vergonzosas hojas de nuestra historia.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
18 de julio de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�