Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL paro de transportadores se siente en Ibagué

Con calma y con la expectativa de que sus demandas sean escuchadas por el Gobierno Nacional, los camioneros del Tolima se van uniendo al paro convocado en todo el país (ACC).

Los fletes, los altos costos de los combustibles, así como de los peajes, la sobreoferta y la chatarrización, son algunos de los puntos que la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC) piden que sean revisados por el Gobierno.

La inmovilización de los vehículos de carga pesada afecta además a otros renglones de la economía relacionados con el sector, como restaurantes y montallantas. Sin embargo, aún no se siente el desabastecimiento.

Los transportadores que van arribando a la capital tolimense descargan sus pendientes y se van reuniendo en los parqueaderos de tractomulas a las entradas de la ciudad a esperar la evolución de la protesta.

Los conductores y propietarios de vehículos están aprovechando el cese de actividades para hacer el respectivo mantenimiento a los camiones.

Confían en que la solidaridad de todos los camioneros en el país los mantenga unidos para alcanzar sus solicitudes.
En principio, los transportistas tienen claro que la protesta es pacífica y que no llegarán a vías de hecho.

"La idea no es bloquear, sino dejar de prestar el servicio. No cargar", indicó Lucely Guzmán, representante de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC) en el Tolima.

La dirigente gremial señaló que ha habido buena respuesta en el departamento y los conductores están "colaborando y llevando los carros a los parqueaderos, una vez descargan los viajes que traen", señaló Lucely Guzmán.

Según Nemesio Castillo, presidente de la ACC, hoy se espera que más camiones, que están rodando por las carreteras, lleguen a sus puntos de destino para ubicarse y en todo el territorio nacional el número de inmovilizados será de 150 mil vehículos de carga.

Con respecto a la posibilidad de realizar bloqueos, Castillo sostuvo: "Miraremos cómo nos tratan. Nosotros no somos violentos, somos personas humildes. Esperamos que haya un arreglo. Si no lo hay, el transporte de carga colapsa y se acaba", puntualizó Castillo.

En El Cambalache

Uno de los parqueaderos donde se están concentrando los conductores a la entrada de Ibagué, en la vía a Mirolindo, es El Cambalache.

Allí, ayer, cerca de 70 transportistas esperaban expectantes los resultados del diálogo entre los dirigentes camioneros y el Gobierno. Los conductores que están en ese paro, transportan principalmente arroz y café hacia la costa.

Jairo Rincón Barbosa, conductor tolimense, sostuvo que uno de los principales problemas a los que ellos se enfrentan es que algunas empresas pagan los fletes por debajo de lo establecido y como hay sobreoferta de vehículos, siempre consiguen quien acepte los viajes en esas condiciones.

"Un flete, que por ejemplo, está en 110 mil pesos, hay empresas que lo pagan a 80 mil y hasta 75 mil pesos. Los fletes hace años que no suben, lo que queremos es que las empresas paguen lo correcto", indicó Rincón. Los conductores coinciden en que los viajes no les dejan ganancias, teniendo en cuenta el elevado costo del Acpm y los peajes, y que ellos deben asumir el valor del cargue y el descargue, sin contar los cambios de llantas y las comisiones para que les asignen carga. Son conscientes de que temas como el del combustible y los peajes no se van a solucionar, pero confían en que haya arreglos en cuanto a los fletes, el tema de cargue y descargue y la chatarrización, es decir, que les concedan buenas condiciones para comprar vehículos nuevos.

"Estamos reclamando los derechos de los transportadores, ya que las empresas están abusando mucho y cada viaje nos está dejando menos del 70 por ciento, pues todo se queda en gastos", afirmó Salomón Salamanca, a quien le tocó pedir permiso a la altura del municipio de Honda, para continuar su ruta desde Cali para Barranquilla.

Además de los camioneros, otros son los damnificados por el paro en el norte del Tolima. En los montallantas se redujo considerablemente este oficio. William Rubio es uno de estos trabajadores que manifiestó el daño que le ha causado el primer día del paro camionero. "La situación está dura porque los camioneros son los mejore clientes y el paro también nos afecta. Después de lograr un promedio de cien mil pesos diarios, bajó a veinte mil pesos", indicó.

La misma situación se refleja en los restaurantes de cada población por donde transitan a diario los camioneros. Establecimientos desocupados se observan en estas primeras horas de la inmovilización de los vehículos de carga pesada.
La Policía mantiene el control para evitar alteraciones de orden público. Hasta el momento el reporte es de tranquilidad.

Donde se han registrado quejas es en el tramo que comunica a las poblaciones de Dorada y Honda. Los delincuentes, aprovechando el cansancio de los conductores, procedieron a atacarlos y robar sus elementos de valor.

Fueron asaltados cinco transportadores, quienes prefirieron no oponer resistencia para evitar problemas mayores, según dijo Víctor González, un afectado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
17 de junio de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad