Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Patrocinado por:

Giros nacionales, un negocio millonario con poco control del sistema financiero

El envío de dinero dentro del país mueve $ 7,2 billones anuales, cifra no muy lejana a los 9,32 billones que entran por remesas.

La mitad de los proveedores del servicio no están regulados, lo que dificulta medir la cantidad de dinero que mueve esta clase de giro.

Pese a que el sistema financiero ofrece la posibilidad de transferir dinero entre las diferentes regiones del país, este negocio está en manos de compañías postales y de transporte intermunicipal, cuyos servicios son más caros que los de la banca y, en muchos casos, no están regulados.

La principal explicación es que gran parte de quienes emigran de las provincias no tiene relación con los bancos, bien sea por la falta de cobertura de estos o por decisión propia.

La antigua Adpostal -conocida ahora como 4-72-, los bancos y las compañías de financiamiento comercial son las únicas instituciones autorizadas para efectuar los giros nacionales.

Según 4-72, los colombianos giran un promedio de 600 mil millones de pesos mensuales dentro del territorio nacional, o sea 7,2 billones por año. La cifra no es nada despreciable si se tiene en cuenta que por remesas de quienes viven en el exterior entraron el año pasado 4.493 millones de dólares, que equivalen a 9,32 billones de pesos.

Esa diferencia de 2,12 billones se explica en parte por que la mayoría de quienes utilizan los giros locales son personas humildes, que hacen sus envíos con dificultad y que devengan menos que quienes viven en el extranjero, así su actividad sea la misma.

Ese es el caso de Martha Celedón, una costeña que hace aseo en Bogotá. Devenga 25.000 pesos por día, con los que paga el arriendo y los servicios. Además, le envía 100 mil pesos mensuales a su mamá, que vive en Valledupar y le ayuda a criar a sus tres hijos. Una persona con el mismo trabajo en E.U. gana más y, por ende, su remesa es superior, con todo y la revaluación (si manda 100 dólares, aquí reciben 170.000 pesos).

Menos de 200 mil pesos

El Operador Postal Oficial calcula que nueve de cada 10 giros nacionales se hacen por montos inferiores a 200 mil pesos. "Esto permite deducir que el servicio es utilizado por familiares que deben enviarse dinero entre sí para satisfacer necesidades básicas", sostiene Juan Ernesto Vargas, presidente de la entidad.

Juan Pablo Cruz, presidente de la compañía de financiamiento comercial Giros y Finanzas, maneja el mismo cálculo. Su firma, que ofrece este servicio desde hace cinco años, ha detectado que la mayor parte del dinero se gira entre ciudades principales, más que entre capitales y pueblos.

La mitad de los clientes de Giros y Finanzas no tiene relación con el sistema financiero. La otra mitad tiene que recurrir a este servicio porque los receptores de su dinero no tienen cuenta bancaria.

En cuanto a la informalidad que predomina en el sector, el Presidente de 4-72 cuenta que se están realizando acercamientos y negociaciones con las empresas prestadoras del servicio para mejorar su calidad, así como para garantizar los controles que eviten el lavado de activos.

"Los giros nacionales no se pueden satanizar, pero sí creo que se deberían vigilar muy de cerca los envíos hacia las capitales desde departamentos como Putumayo y Caquetá, pues el manejo del efectivo en esas zonas es de alto riesgo respecto de temas de seguridad y defensa", opina Alfonso Garzón, presidente de Asocambiaria, el gremio de las casas de cambio, las cuales aspiran a entrar a este negocio.

De acuerdo con los datos que maneja Vélez, ocho empresas de giros se han vinculado a la Red Postal Nacional desde septiembre: Servicio Inmediato Nacional, Invercosta, Giramos, Supergiros, Mandacosta, Servigiros del Pacífico, Expreso Brasilia y Copetrán.

Juntas movilizan un promedio de 113.000 millones de pesos mensuales, mediante unos 446.000 giros. Los operadores no regulados y una parte del sector financiero moverían otros 487.000 millones.

Un gran girador de dinero que no está en la lista es Circulante S.A., que con su marca Dimonex opera en las oficinas de Servientrega. Mediante un mensaje electrónico, Circulante informó a este diario que su servicio, ofrecido en 1.300 puntos de 525 municipios, no es de giros postales sino de transporte de dinero.

Asimismo, aseguró que usa un sistema de administración de riesgo de lavado y tiene oficial de cumplimiento (supervisor de los controles antilavado). No obstante, se abstuvo de revelar cuánto dinero mueve.

Girar, más caro que consignar

Mientras quien usa el sistema financiero paga una tarifa fija (8.438 pesos, en promedio, cuesta una consignación nacional), independiente del monto que envíe, a los clientes de las empresas de giros les cobran una tarifa variable.

Si alguien envía 200 mil pesos por intermedio de un banco, debe pagar 8.438 pesos, pero si lo hace con una giradora el costo sube a 12.000 ó 14.000 pesos, pues la tarifa vigente oscila entre el 6 y el 7 por ciento del valor del giro.

Las empresas de la Red Postal Oficial tienen una tarifa reducida para quienes envían hasta 100 mil pesos, con el objetivo de beneficiar a la población vulnerable de los lugares más lejanos del país.

El Gobierno está buscando la manera de aumentar la competencia, para ver si se reducen las tarifas. Con la frustrada Ley Postal, varias de las empresas que no estaban en la Red Oficial aspiraban a recibir la autorización para tramitar giros nacionales, pero todo quedó 'en veremos'.

Ahora el turno es para la reforma financiera, que se empezará a discutir la semana próxima y con la que se busca permitir que las casas de cambio, autorizadas para recibir remesas, entren a este negocio.

LAURA CHARRY
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Publicación
eltiempo.com
Sección
Economía
Fecha de publicación
16 de junio de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad