Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Colombia y la campaña presidencial de Estados Unidos

A McCain le conviene, políticamente, poner a Colombia en "el ojo del huracán" de su campaña por las grandes debilidades que tiene frente a Obama.

Los gobiernos y los empresarios de los diferentes países, conocedores de la forma como se hace política en Estados Unidos, evitan involucrarse en la contienda electoral para no entrar en controversias y en juegos políticos que, después, les afecten las relaciones con el nuevo presidente y con el Congreso de un país democrático en el que se respeta la división de poderes.

La visita del republicano McCain a Colombia debe programarse con visión de futuro y no repetir el error que se cometió con los Clinton, llegando al extremo de tener contratada la firma de 'lobby' presidida por el estratega de Hillary en la campaña, quien le afirmó a los medios que había sido un error la reunión que sostuvo con la embajadora Barco.

A McCain le conviene, políticamente, poner a Colombia en "el ojo del huracán" de su campaña por las grandes debilidades que tiene frente a Obama. Mientras tanto, Bill Richardson, ex ministro y ex embajador ante la ONU, quien adhirió a Obama, estuvo esta semana en un importante foro con líderes hispanos de E.U. en Madrid, y se reunió con el presidente del gobierno español con una estrategia que le favorece a ambos países.

 Bush y el Partido Republicano dejan a E.U. con grandes problemas económicos que se reflejan, entre otros, en la pérdida de empleos y en el desmesurado aumento de la gasolina, lo que ha hecho de este tema la preocupación fundamental de los electores que se ha reflejado en la muy baja favorabilidad del Presidente. En una próxima columna me referiré a las diferencias programáticas que tienen los dos candidatos en economía, la guerra en Irak, política internacional, salud y educación.

McCain, con su experiencia, su sentido de humor y su facilidad para hablar ante pequeños auditorios, aún no ha podido convencer a los evangélicos y cristianos conservadores, que son la base de su partido, sobre las bondades de su candidatura, y no cuenta con los recursos ni con la campaña de Obama, que está tecnológicamente a la vanguardia de la sociedad del conocimiento y de la información. Además, ha recaudado, a través del Internet, mucho más dinero que McCain, lo que le permite tener funcionarios pagados, dirigidos con su experiencia en organización comunitaria, trabajando tiempo completo en los diferentes estados, inscribiendo nuevos electores independientes, abriendo espacios de participación y escuchando los anhelos populares para plasmarlos en su programa de gobierno, mensajes y publicidad.

Obama sabe que tiene que luchar todavía muy duro, por lo que hoy en día está presentando sus propuestas de cambio en la economía en los estados que votaron mayoritariamente por Bush, buscando atraer a los electores con bajos ingresos, ofreciéndoles educación,  seguridad social, reducción de sus impuestos y acabar las políticas de exoneración de éstos a compañías petroleras con grandes utilidades como la Exxon. No me extrañaría que, inclusive, le ganara a McCain en esos lugares gracias a su disciplinada campaña, a la consistencia de su mensaje, tono y estilo, así como a la lealtad y visión de su equipo directivo que ha logrado mantener motivados a los funcionarios y voluntarios, facilitando la realización de todas las iniciativas que contribuyan con el triunfo de Barack.

La realidad es que, muy probablemente, Obama será el nuevo presidente y contará con el apoyo de un Congreso con mayoría demócrata. Ya asumió el liderazgo de su partido y solicitó que se continúe con su estrategia de no recibir grandes sumas de empresas, gestionadas a través de las firmas de lobby, para poder hacer los cambios en Washington, con los que se identifica el pueblo americano.

Considero, después de analizar la política internacional de Obama, que, con una estrategia adecuada, Barack podría ser un  aliado de Colombia, siempre y cuando se mejore la situación de los derechos humanos. Si se plantea el TLC, introduciendo ajustes en la forma de abordar el tema una vez finalice la contienda, se podría lograr su aprobación.

Mcespind@gmail.com

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
13 de junio de 2008
Autor
María Claudia Espíndola

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad