Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

¿Qué hacer con los vecinos ruidosos? Inspección de Policía de Chapinero responde

Música a todo volumen, fiestas que se prolongan hasta el otro día y noches en vela, son las quejas de los vecinos. Según la entidad un 70 por ciento de las querellas interpuestas son por ruido.

 "Al borde de un ataque de nervios". Así confesó sentirse una residente del barrio Chicó -que prefirió no publicar su nombre- debido a las escandalosas rumbas que sus vecinos realizaban cada fin de semana.

"Generalmente, entre jueves y domingo, en un apartamento ubicado en la calle 93 Bis con carrera 19, prendían un equipo a todo volumen desde mediodía hasta el otro día". Eso dijo de un padecimiento que soportó por dos meses.

Además, afirmó que la única salida que encontraron los vecinos para afrontar la problemática del edificio Támesis fue llamar a la Policía. Todo sucedió un sábado hace dos semanas a las 7 p.m. "En ese apartamento estaban de fiesta desde el día anterior, entonces cinco personas nos quejamos con la Policía Comunitaria y desde eso santo remedio".


EL TIEMPO ZONA verificó con vecinos y con Ferney Guzmán, portero del edificio, las escondalosas rumbas de nuestro amigo y se enteró que desde hace algunos días el equipo de sonido se apagó en el apartamento 201. La razón es que una de las personas que vive allí se marchó de la ciudad por tres meses. ¿Lograron los vecinos que el residente de ese apartamento los entendiera o solo fue una coincidencia del destino para que pudieran descansar?  ¿Hasta dónde puedo ejercer mi derecho sin perturbar los de los demás?

Las salidas
Nuestra vecina tiene razón. La primera instancia que se debe agotar en caso de un vecino ruidoso y rumbero es la Policía. Sin embargo, no son las únicas autoridades, pues la Inspección de Policía es la encargada de dirimir los conflictos de convivencia, entre los que se encuentran las denuncias por ruido transitorio y eventual que afecta la tranquilidad de los vecinos.

"Estos casos deben ser atendidos de manera inmediata por los uniformados porque generalmente a los afectados los remiten a la Inpección de Policía para interponer una querella, pero este es un trámite que requiere de la práctica de pruebas y que puede durar muchos meses y hasta años".


Además, según la entidad, en la mayoría de esos procesos se afronta un mismo problema: no hay registro de visitas hechas por agentes del CAI correspondiente que prueben la situación puesta en consideración.

En este caso, la recomendación que hace la Inspección es que si usted sufre de vecinos que se están excediendo en el nivel de ruido es necesario asegurarse de que los agentes que conozcan el caso levanten un informe.

Luego, si el ruido es constante e insoportable, se debe interponer una querella en la Inspección de Policía, quien se encargará de resolver el caso.

Pero ¿hasta donde va la facultad de esta entidad? ¿Pueden ellos forzar a que alguien abandone un predio a causa del ruido?
No. La sanción será máximo una multa, pero nunca la expulsión. De hecho, para resolver este interrogante consultamos a Adarco, una empresa encargada de administrar diferentes edificios en la ZONA, para saber cómo median ellos en estos casos.


Ángela Ávila, asistente de esta firma, nos contó que en primera instancia ellos se encargan de enviarle cartas al arrendatario ya que según los manuales de convivencia que se manejan en las copropiedades, se prohibe el exceso en los niveles de ruido.
Sin embargo, Ávila nos cuenta que no se les ha presentado el caso de tener que 'echar' a alguien de un apartamento a causa de las fiestas ruidosas, uno de los objetivos que podrían perseguir muchos de los vecinos afectados.

El respeto es la clave
Los límites se encuentran entonces en una palabra de tres sílabas: respeto. Como dijo Fernando Burgos, inspector de policía saliente y quien se estrena en ese mismo cargo en la localidad de Usaquén: "Usted en su casa puede hacer lo que quiera, el límite está en no molestar la tranquilidad de los demás. No en todos los edificios viven las personas que uno sueña, en algunos viven ancianos o enfermos, por eso es necesario autorregularse.
Usted puede hacer rumbas y divertirse, pero tiene que tener en cuenta que no vive en la selva, ni que su casa es un centro de convenciones", aseguró.

Alexandra Castellanos

Redactora EL TIEMPO ZONA

Periodismo ciudadano

zona@eltiempo.com.co 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
4 de junio de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: