Investigan ocho bandas internacionales que estarían trayendo fusiles a Colombia

Investigan ocho bandas internacionales que estarían trayendo fusiles a Colombia

En lo corrido del año se han incautado dos mil fusiles que pertenecerían en parte a las bandas emergentes que aprovechan las armas que dejaron enterradas los desmovilizados jefes paramilitares.

27 de mayo de 2008, 05:00 am

La Policía Internacional, Interpol, consideran que los grupos armados colombianos siguen siendo un potencial cliente para los traficantes de armas interesados en los canjes por droga.

Interpol investiga los nexos de esas organizaciones con traficantes en Centroamérica, África, el sureste asiático y Europa, incluso con la mafia rusa.

"Participan ex miembros de ejércitos y de organismos de inteligencia de diferentes países, que saben cómo camuflar los envíos con papeles legales", dijo una fuente judicial. En el caso de los fusiles chinos hallados en Cali, no tienen números de serie, por lo tanto no se conoce el fabricante y mucho menos el comprador inicial.

"Lo único que sabemos es que salieron de China directo al puerto de Buenaventura en un contenedor", afirmó una fuente del Ejército.

De Centroamérica siguen llegando AK-47 desechados de las guerras de los 80 y los 90. A 'don Mario' le acaban de quitar 149 fusiles y 6 mil cartuchos que entraron por el Golfo de Urabá y venían de Honduras y Nicaragua.

Las incautaciones

De los 2 mil fusiles decomisados, 258 le fueron incautados en un año a Daniel Rendón Herrera, 'don Mario' y servirían para armar a tres compañías de soldados antiguerrilla. Y cada militar recibiría 96 de los 25 mil cartuchos que le han quitado a la banda criminal del hermano de Fredy Rendón Herrera, 'el Alemán', el jefe paramilitar de Urabá que ahora está preso en Itagüí.

A 'don Mario' le han quitado uno de cada ocho de los 1.413 fusiles que la Policía incautó a las bandas emergentes, a la guerrilla y a los narcotraficantes en el último año.

A esa cifra se suman los 607 fusiles chinos que el Ejército descubrió el 18 de mayo en una casa del norte de Cali, que eran de 'Los Rastrojos'.

El total del armamento largo incautado por la Policía y el Ejército, 2.010 fusiles, equivale al 14,3 por ciento de los 14.003 que entregaron los paramilitares desmovilizados.

Hasta la costa

Aunque el negocio es riesgoso las ganancias son jugosas. Registros del DAS revelan que entregar un lote de armas en altamar les representa a los traficantes ingresos de hasta el 300 por ciento por encima del valor comercial.

Y si asumen el peligro de llevarlas hasta las costas donde están los clientes, se echan al bolsillo el 500 por ciento más del valor. Las armas, según las investigaciones, no son transportadas en grandes embarcaciones. Para las entregas están usando lanchas rápidas de mediano tamaño, pero con capacidad de mover entre 200 y 400 fusiles en un solo envión.

Lo que cree la Policía es que tras la caída de los capos del norte del Valle sus lugartenientes están empezando a mover los arsenales que ellos compraron para la guerra interna de la mafia entre 'Machos' y 'Rastrojos'. Hay información sobre la existencia de armas enterradas en el Cañón de Garrapatas, en el Valle, y en el Magdalena Medio, donde 'don Diego' buscó refugio en medio de la guerra con 'Jabón' y para defenderse de la persecución de la Fuerza Pública.

En una sola finca de Andalucía, norte del Valle, la Policía halló el 10 de marzo una caleta con 63 fusiles AK-47 y 124 proveedores, material bélico que pertenecía a 'Los Rastrojos', el ejército privado de 'Jabón'.

Y, dice el DAS, Juan Carlos Ramírez Abadía, 'Chupeta', introdujo desde Brasil un importante lote de fusiles FAL, un arma de asalto calibre 7,62 diseñado por la industria de armamentos belga.

¿Son las que no dieron las Auc?

Las principales incautaciones de armamento por parte de la Policía se han realizado en antiguas zonas de influencia de las Auc. Por eso no se descarta que una buena parte de las armas incautadas corresponde a lotes que los 'paras' dejaron enterrados para enfrentar posible fracaso del proceso de negociación.

El 51 por ciento de las 1.009 fusiles incautados a bandas emergentes (524) fueron hallados en Córdoba, Antioquia, Norte de Santander y Chocó.

Informes de inteligencia indican que Carlos Mario Jiménez, 'Macaco', el ex jefe 'para', dio la orden a los segundos mandos de mantener armadas las estructuras criminales, las 'Águilas Negras', en regiones fronterizas y clave para el tráfico de estupefacientes. Esta banda, precisamente, sufrió el más reciente golpe cuando el 15 de mayo fueron hallados 265 fusiles en área rural de Cúcuta.

REDACCIÓN JUSTICIA