'Colados' en el Sisbén

'Colados' en el Sisbén

17.000 colombianos pudientes incluidos en el Sisbén pueden ser la punta del témpano de una vasta red de corrupción.

21 de mayo 2008 , 12:00 a.m.

Al sistema de salud colombiano, con todos sus problemas, solo le faltaba que los ricos se hagan pasar por pobres, para entrar al Sisbén (Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales). Y así ha ocurrido: más de 17.000 de estos avivatos fueron detectados por el Ministerio de Hacienda. La gran pregunta es para qué lo hicieron.

La buena noticia es que las medidas tomadas por el Gobierno desde el 2004 para poner orden en el Sisbén empiezan a arrojar resultados, así sean tan escandalosos como este de los 'colados'. Antes, la Nación giraba a los entes territoriales el dinero de la salud sin mayores controles. Pero, desde que se empezaron a cruzar los datos del Sisbén con la base del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Fosyga), que administra los recursos del sistema, y con las declaraciones de renta en el Ministerio de Hacienda, han aparecido las 'perlas'.

El país tiene 21,6 millones de cupos del Sisbén, por los que se giraron el año pasado 7,4 billones de pesos a los municipios -un 'tesoro' al que han intentado meter mano desde funcionarios corruptos hasta paramilitares-. Hoy solo se gira por algo más de 14 millones de cupos. Se han detectado inconsistencias en la información proporcionada por los entes territoriales o por las Administradoras del Régimen Subsidiado para 6 millones de afiliados, y los giros para ellos han sido congelados.

No son nuevos ni la doble afiliación, ni la información deficiente sobre los beneficiarios, que han amparado un fenómeno clientelista en el manejo de las listas correspondientes por las alcaldías. Lo que sí resulta tan novedoso como perturbador es este descubrimiento de que 17.406 colombianos pudientes (con ingresos o patrimonios superiores a 70 millones de pesos) lograron 'colarse' en el Sisbén.

Dado que es obvio que, de enfermar, una persona con ingresos suficientes no vacilaría en pagar, en lugar de ponerse en manos de un sistema estatal que deja mucho que desear, las explicaciones son alarmantes. Se trataría, o bien, de redes para quedarse con plata de la salud (por esos 17.000 'colados' el Estado giró más de 4.860 millones de pesos en el 2007), o de personas de estratos bajos que sirven de testaferros a avivatos.

Sea cual sea la razón, la investigación debe llevarse hasta sus últimas consecuecias. No será difícil averiguar quiénes y en qué municipios los incluyeron en las listas del Sisbén y a quiénes les estaban 'haciendo el favor'. Ya los paramilitares, en alianza con políticos que hoy están tras las rejas, en Atlántico, Magdalena y Bolívar, convirtieron la salud en botín de guerra. Dejar que la historia se repita es inadmisible.

Y este no fue el único descubrimiento. Se detectaron, además, 185.000 declarantes de renta que no cotizan a salud, pese a que tienen los ingresos para ello. Y se acaba de anunciar la creación de una unidad especial para vigilar el pago de las contribuciones al Sena, Bienestar Familiar y las cajas de compensación. Medidas eficaces. Pero que no llegarán al fondo del problema hasta que la Superintendencia Nacional de Salud, que por ley debe ejercer esa vigilancia, supere su actual crisis y cumpla de verdad con su función. 

editorial@eltiempo.com.co

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.