Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Con rituales, indígenas nasas buscan aquietar al volcán nevado del Huila

Médicos tradicionales dicen que deben armonizar al volcán del Huila y 'entender' su mensaje. Las ceremonias se hacen en 15 resguardos del Cauca con 150 médicos para 'equilibrarle' la energía.

Marcos Yonda, uno de los 13 médicos tradicionales del resguardo de Tálaga, de 62 años, saca de debajo de su ruana una vara que levanta hacia el firmamento, escupe aguardiente casero revuelto con hojas de coca que mastica hace hora y media, y en lengua nasa yuwe ordena a las nubes que despejen el cielo.

Es la una de la madrugada en el pico de una montaña, en Tafxnú, de la vereda Taravira, en Páez (Cauca), y Yonda y su esposa, Rosalía Ramos, también médico tradicional, dirigen un ritual indígena con el que buscan aquietar al Volcán Nevado del Huila, que según el Ingeominas está por erupcionar en término de días o semanas.

El ritual se preparó durante 15 días, en los que no se comió sal y se recolectaron yerbas. Participan ocho indígenas y un blanco. Este es solo uno de los cientos que se hacen por estos días de emergencia, bajo la dirección de 150 médicos tradicionales de Páez, sin contar parteras, sobanderos y pulseadores.

Los hay de tres tipos: de curación, de protección y el de armonización energética, este último es el que se le aplica al volcán, dicen los indígenas.

Mientras en el casco urbano de Belalcázar se construyen albergues, se arreglan caminos y se fortalecen los sistemas de alertas, en la zona indígena, más del 90 por ciento del municipio, se hacen rituales.

El del fin de semana inició a las 7 de la noche del sábado con manbeo de coca revuelta con 'pate perro' (una yerba) y mambe, polvo blanco que sacan de una roca. El mambeo se repitió 24 veces en silencio.

El reloj marca las 3 de la mañana y el nevado, que está al otro lado de la montaña, aún no se deja ver. Marcos hace soplos de aguardiente y baña con yerbas a los participantes para iniciar la segunda fase del ritual, el de limpieza.

Emiliano Silva, coordinador de los médicos tradicionales de la Asociación de Cabildos Nasa Cxhacxha, explica que se debe estar limpio de energía y de corazón para que el espíritu del volcán se manifieste. "El volcán tiene energía que se ha cargado negativamente por la desunión del pueblo indígena y por los conflictos armados que ha vivido la zona; esto no le gusta y por eso va a explotar", agrega.

Para los nasa, "el volcán es un amigo que protege su zona de las multinacionales que quieren saquear sus riquezas y hasta de ellos mismos, cuando se portan mal", dice Jesús Chávez Yondapiz, presidente de Nasa Cxhacxha, que agrupa los 15 cabildos de este municipio caucano.

La ofrenda

"El volcán tiene su espíritu de poder, pero nosotros también lo tenemos y podemos hacer un empate", dice Rosalía mientras le tuerce el cuello a un cuy que ofrece al volcán.

Marcos cava un agujero donde hace escupir la última bocanada de coca a todos los participantes, entierra al cuy, tapa el agujero y todos lo pisan con el pie izquierdo mientras se gritan arengas tradicionales en lenguaje nativo.

Son las 4 a.m. y empieza la última parte del ritual en la montaña. Marcos Yonda ordena salir de la zona sin mirar atrás. Abajo, en la finca, viene 'El Cuido', que incluye tomata de chicha hasta las 10 a.m. y la primera comida de sal en 15 días. Cinco horas después, Marcos está borracho y poco satisfecho: "El cielo no se despejó y eso indica que habrá avalancha", sentencia.

Vuelve la normalidad

Mientras en los resguardos se hacen rituales, en la zona urbana de Belalcázar la alerta del Ingeominas aún marca naranja, que advierte sobre la inminente erupción en término de días o semanas. No obstante, el pueblo, que el domingo trabajó duramente en la construcción de tres albergues y la adecuación de caminos, volvió a la normalidad.

Los negocios abrieron y los niños regresaron al colegio. Ayer algunos docentes se resistían a dar clase argumentando que aún hay alerta naranja, pero el alcalde James Yasnó los instó a trabajar. "El volcán sigue activo, pero nuestra vida también", dijo.

JORGE ELIÉCER QUINTERO
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
RESGUARDO DE TÁLAGA, PÁEZ (CAUCA).

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
21 de abril de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�