Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Lista de equipos más poderosos del fútbol colombiano la encabezan Nacional y Deportivo Cali

Los aspirantes a desbancarlos podrían decir en su favor que los estados financieros de esos equipos no son públicos, pues se trata de entidades sin ánimo de lucro y no están obligadas a revelarlos.

Pero lo cierto es que los datos disponibles, como los ingresos por taquilla, contratos de publicidad, derechos de transmisión por televisión y -algunas veces- transferencias de jugadores, permiten hacerse una idea de cuáles equipos juegan en la premier league del capital.

En términos de gastos de funcionamiento, por ejemplo, el Cali desembolsa unos mil millones de pesos mensuales entre salarios -incluidos los de la parte administrativa-, premios, primas, hoteles y desplazamientos.

El equipo del Valle recibe cerca de 3.000 millones de pesos anuales por patrocinios y publicidad. Además, entre sus activos está el estadio próximo a ser inaugurado, que según las cuentas de la institución le reportará 30.000 millones de pesos por año.

El poder paisa

En el caso del Nacional, su presidente, Víctor Marulanda, afirma que "es una empresa que hace parte de una gran organización (Ardila Lülle), que recibe un importante apoyo financiero y que debe generar utilidades, como cada uno de los demás negocios".

Esto, a pesar de que la Superintendencia de Sociedades ha conceptuado que las corporaciones deportivas, como 'El verde de la montaña', no pueden generar dividendos. "Acá las cifras son claras -asegura Marulanda-. Lo que pasa es que no tenemos la autorización para divulgarlas".

El equipo acaba de vender los derechos deportivos de Aldo Ramírez al fútbol mexicano, operación que le habría representado ingresos por dos millones de dólares (cerca de 3.700 millones de pesos). A su vez, adquirió derechos deportivos y tomó en préstamo a otros con inversiones por 1,5 millones de dólares.

En un segundo nivel, detrás de Cali y Nacional, se podría ubicar a instituciones como el Junior de Barranquilla, que compró los servicios de Giovanni Hernández por un millón de dólares y cuya nómina mensual se acerca a los 600 millones de pesos.

El año pasado, Millonarios tuvo ingresos cercanos a los 4.000 millones de pesos, adicionales a los 2.000 millones que recibió de la Confederación Suramericana de Fútbol por llegar hasta la semifinal de la Copa Suramericana. 'El ballet azul' paga a sus jugadores entre 1 y 25 millones de pesos mensuales.

En este segundo nivel también se ubica Santa Fe, que este año invirtió casi 4.600 millones de pesos en la conformación de su equipo. Su operación cuesta de 700 a 900 millones de pesos cada mes.

Independiente Medellín (con gastos mensuales por 600 millones de pesos), Once Caldas, Bucaramanga, Tolima, Cúcuta Deportivo, La Equidad, América, Boyacá Chicó, Envigado, Pereira y Quindío completan el grupo de instituciones deportivas con costos anuales que oscilan entre 3.000 y 5.000 millones de pesos, y cuyos ingresos operacionales alcanzan en algunos casos los 4.000 millones, sin contar lo que consiguen vía publicidad o derechos de transmisión por televisión.

Patrocinios y tv, un negocio redondo para este deporte

Según estudios de Raddar, empresa consultora dedicada
al análisis del consumo y del mercado colombiano, el año pasado el fútbol movió, por concepto de taquillas y salarios, una cantidad cercana a los 493.000 millones de pesos.

Sin embargo, hay otros aportes que elevan esta cifra. Por ejemplo, la multinacional Bavaria, mediante su marca Águila, destinó para este año unos 14.000 millones de pesos con el fin de posicionar su nombre mediante el patrocinio de equipos como Santa Fe, Cúcuta y Deportes Tolima.

Por derechos de transmisión de partidos por televisión, cada equipo recibe anualmente unos 2.200 millones de pesos. Esto, gracias al contrato entre la Dimayor, entidad que asocia a los equipos profesionales, y TV Cable-EPM Televisión, que el año pasado representó ingresos adicionales por 17 millones de dólares.

Las cuentas podrían ser mucho más transparentes

Por su naturaleza de sociedades o corporaciones sin ánimo de lucro, establecer la fortaleza o debilidad financiera de los equipos de fútbol profesional en Colombia es una misión ardua.

Debido precisamente a esa condición, prácticamente ningún equipo del fútbol profesional colombiano tiene la obligación de reportar sus balances ante la Superintendencia de Sociedades, como si lo deben hacer las demás compañías constituidas. Solo el Boyacá Chicó, de reciente creación, funciona como una sociedad anónima.

Diferente situación se vive en países como Argentina, Brasil o los europeos, donde los clubes funcionan como empresas, con cuentas claras y abiertas, accionistas identificados, obligaciones tributarias y, además, control de los entes de vigilancia financiera. Por eso, en el Viejo Continente se publica todos los años el escalafón de los clubes más ricos y poderosos.

En Colombia, la Superintendencia de Sociedades designa grupos para que hagan inspecciones contables a los equipos, con el objetivo de reunir la mayor cantidad de información posible y así evitar irregularidades, por acción u omisión, como lavado de activos.

Una vez realizadas esas visitas, la Superintendencia le remite la información y su análisis a Coldeportes para que este revise, recomiende y señale las fallas presentadas.

La más reciente recopilación de datos arrojó cifras preocupantes. Por ejemplo, que la gran mayoría de los activos de los equipos es intangible.

Ante este hallazgo, Everth Bustamante, director de Coldeportes, le solicitó el año pasado al Consejo de Estado que defina si estas entidades deben registrarse sin ánimo de lucro o constituirse como sociedades anónimas.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Economía
Fecha de publicación
1 de marzo de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�