Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Uribe admite que solicitó al canciller francés Bernard Kouchner no analizar temas sobre Venezuela

Cuando Kouchner puso el tema del posible regreso del presidente Hugo Chávez a la mediación para el acuerdo humanitario, Uribe le pidió al diplomático francés no avanzar en ello.

Por: Redaccin ELTIEMPO

La Casa de Nariño emitió un comunicado en el que así lo confirmó: "el Presidente Álvaro Uribe le dijo al Canciller Bernard Kouchner que no tocaba el tema de Venezuela por razones de prudencia en el manejo de las relaciones internacionales".

EL TIEMPO supo en fuentes diplomáticas que Uribe iba a delegar en la Cancillería su reunión con Kouchner, pero cuando supo que traía la intención de pedir que se incluyera a Venezuela en el grupo de países que quieren mover el intercambio, decidió atenderlo.

El diálogo de Uribe con el canciller Kouchner, aunque respetuoso, no fue cálido.

Cuando Kouchner dijo que era conveniente analizar la posibilidad de que Cuba, Brasil y Venezuela entraran a formar parte del grupo de países amigos del acuerdo humanitario conformado por Francia, Suiza y España, Uribe reaccionó. "No señor Canciller, no es el momento de hablar de Venezuela", dijo Uribe.

El diplomático francés y sus acompañantes apenas se miraron. No esperaban una respuesta tan cortante de Uribe. Enseguida el mandatario colombiano les explicó que las relaciones de Colombia y Venezuela son un asunto suyo, soberano, y que no permitía que se abordara el tema en la discusión.

Uribe admitió que se busque alguna ayuda con los presidentes Fidel Castro (de Cuba) y Luiz Inácio Lula da Silva (de Brasil), a manera de apoyo, pero en ningún caso como mediadores, en lo que siguen Francia, Suiza y España.

La negativa de Colombia a aceptar que se amplíe el grupo de países facilitadores, una petición de Caracas, sorprendió mucho a los franceses. Y más que eso, los disgustó, dijeron observadores diplomáticos.

Según fuentes diplomáticas, Francia trata de ayudar a Chávez buscando su regreso a la mediación, por una razón: porque alivia las tensiones internas de Sarkozy lo mismo que las de Chávez en Venezuela. Ambos mandatarios atraviesan por dificultades políticas domésticas que han hecho descender sus índices de favorabilidad.

Otro momento de preocupación se dio cuando Kouchner le sugirió al Presidente que suspendieran los operativos militares por temor a que estos pusieran en peligro la vida de los secuestrados.

Uribe volvió a replicar con entereza. Le dijo que su Gobierno, con base en el mandato que le dan la Constitución y la ley, tiene la obligación de combatir a los ilegales. Y que en caso de ubicarlos, los rodearán y pedirán ayuda internacional.

Francia, ¿desencantada?

Ayer, tras finalizar el encuentro con Uribe, el Canciller francés deploró que no se hubiera aceptado la ampliación del grupo de mediadores. "Lo del grupo de países podría ser de una forma muy diferente de lo que se había concebido (...) no ha sido todavía aceptada, y su geometría, su definición, tampoco se ha determinado todavía".

Y pese a la posición de Uribe, defendió el papel que ha tenido Chávez en las recientes liberaciones, aunque agregó que "Francia no es quién para pedir lo que sea".

El comisionado Luis Carlos Restrepo se encargó de dejar claro que "el tema de Venezuela no fue tratado en la reunión".

REDACCIÓN POLÍTICA

Publicidad

Publicidad