Un colombiano marchó solo en Kurdistán durante la protesta del pasado lunes

Un colombiano marchó solo en Kurdistán durante la protesta del pasado lunes

En solitario y exhibiendo apenas una pancarta, Julio Dumar Barguil se paró en una fortaleza de esa nación sin tierra, en el Oriente Próximo, mientras en Colombia y el mundo millones protestaban.

9 de febrero de 2008, 05:00 am

Mientras un amigo kurdo obturaba su cámara digital, Julio Dumar Barguil se imaginaba desde el Kurdistán iraquí qué pensarían las Farc y los violentos de Colombia ante la protesta del pasado lunes, que convocó a millones de personas alrededor del mundo. "Le estamos dando palo duro a esta gente, vamos a acabarlos. Ya es suficiente", se dijo a sí mismo.

Este monteriano, de 34 años y ascendencia siriolibanesa, fue el protagonista no sólo de la marcha más pequeña, sino también de una de las más conmovedoras: una sin pitos ni multitudes, con una pancarta solitaria hecha por él mismo -con la palabra paz en kurdo, árabe y español-, con una sonrisa amplia y con dolor de patria.

A las 3:30 de la tarde -7:30 a.m. hora de Colombia- , bajo el sol del invierno y soportando el viento helado de Hawler, población de un millón de habitantes donde vive, este higienista dental voluntario se puso la camiseta de Juan Valdez que le mandó su novia hace un tiempo, un pin con la bandera de Colombia y se fue con dos amigos, uno árabe y uno kurdo, para una fortaleza que según él tiene 5.000 años de antigüedad y allí se tomó la foto de su solitaria protesta. La envió a la convocatoria de eltiempo.com, y así el mundo supo que hasta esas tierras remotas llega el dolor y el repudio ante la violencia del país.

Del otro lado de la cámara sus amigos entendían perfectamente lo que hacía Dumar. Él les explicó que era un gran día para su país, porque la gente iba a salir a protestar contra los violentos. "El kurdo es antropólogo y hablamos del tema. Hasta aquí somos famosos por la droga", cuenta.

Por estar lejos de los debates sobre el objetivo de la marcha, de la que se enteró vía Facebook, no se ciñó a la idea de que esta era contra la guerrilla más vieja del mundo. "Yo protesté contra todo lo que signifique violencia y violación de los derechos humanos. Da igual el guerrillero, que hasta de pronto tiene su corazón herido, o el paramilitar o el que está en el Congreso robándose nuestro dinero", asegura Dumar, vía telefónica.

"Que peleen por sus ideales, pero en una forma civilizada, no así, tan tontamente, privando de la libertad a la gente", agrega mientras agradece a Dios porque ningún miembro de su familia ha tenido que sufrir por el conflicto.

Desde hace 10 años vive en esta parte de Irak, trabajando para una ONG internacional en un proyecto de salud oral. Allí llegó luego de ser voluntario de la Cruz Roja en La Guajira y escuchar un proverbio que reza: "los kurdos no tienen amigos, sus únicos amigos son las montañas".

Le alegra que su foto haya sido publicada entre las tres mil que llegaron a eltiempo.com y lo impresiona la respuesta de los colombianos en el exterior. "Aunque estemos afuera, estamos unidos por el amor al país", dice. Asegura que sueña con volver de vacaciones a su Montería para comerse, junto con su familia y amigos, un gran patacón con queso y suero 'atollabuey'.

Kurdistán, nación sin territorio

Alrededor de 20 millones de personas conforman el pueblo kurdo. Se localizan en un área de 500.000 kms. cuadrados, que se extienden por Turquía, Irán, Siria e Irak. En este último viven alrededor de cinco millones de kurdos, que ahora gozan de un gobierno autónomo gracias al control de la coalición. Es una sociedad tribal y en su mayoría profesan el mazdeísmo, aunque tuvieron que convertirse al Islam. Los kurdos fueron víctimas de persecusiones durante el gobierno de Hussein, quien entre 1988 y 1987 asesinó a más de 100.000.

CAMILO SIXTO BAQUERO M.
REDACTOR ELTIEMPO.COM

cambaq@eltiempo.com.co