Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Patrocinado por:

En Bogotá hay una capilla en la que se celebra la misa conforme al rito antiguo

La Capilla de los Sagrados Corazones de Jesús y María pertenece a la fraternidad sacerdotal de San Pio X que había sido excomulgada por negarse a dar la misa en español.

A las 6:00 p.m., los fieles entran de uno en uno y de manera silenciosa. Se persignan y se hincan ante un crucifijo de cerca de dos metros. Durante media hora rezan fervorosamente los misterios del Rosario. Y a las 6:30 p.m. empieza la liturgia, en latín y de espaldas a los feligreses. Tal como se practicaba durante siglos precedentes al Concilio Vaticano II, de 1965.

Según lo explica Fabián Salazar, coordinador del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones de la Universidad del Rosario, desde 1965 la Curia Romana determinó que las celebraciones católicas deben adaptarse a las costumbres e idiomas de cada comunidad, independientemente de que el latín fuera -y siga siendo-, la lengua sagrada del cristianismo. Y esas celebraciones fueron rezagadas.

Los asistentes al pequeño templo, no más de 10, responden el misal de manera exacta.

"Dominus vobiscum" (el señor esté contigo), dice el sacerdote, a lo que los asistentes contestan: "et cum spiritu tuo" (y con tu espíritu).

Hay momentos en los que el religioso le da la cara a los devotos. Por ejemplo, en la comunión. Y también, en algunos instantes se habla en español. Eso sucede cuando se reza el Avemaría.

De acuerdo con el teólogo Carlos Novoa, esta comunidad -conocida por ser conservadora y tradicionalista-, fue excomulgada por Juan Pablo II, porque se rehusó a aceptar las reformas del Concilio Vaticano II. Específicamente, porque se negó a renunciar al rito tridentino (misa de espaldas y en latín). Hoy, siguen apegados a la antigua tradición.

Apegados a la tradición

En Colombia, además de Bogotá, la comunidad tiene una sede en Bucaramanga. Ningún miembro de la comunidad accedió a dar declaraciones.

Los fieles de la Fraternidad de San Pío X (que está en 62 países del mundo) no solo hablan en latín sino que viven apegados a la antigua tradición católica, estricta y entregada a la oración. Se les nota en el vestuario (falda en las mujeres) y en su idea de las buenas conductas.

Y aunque ya hace varias décadas están alejados de la institucionalidad Católica, le hacen eco a los llamados del Papa Benedicto XVI.

La invitación del Pontífice a volver a estos ritos ha servido para que comunidades tradicionalistas como esta retomen relaciones con el Vaticano. Así que no se descarta que regresen al seno de la Curia Romana.

El Sumo Pontífice celebró el pasado domingo, en la Capilla Sixtina, una misa al estilo tridentino. Es la primera vez desde la década de los 60 que un Papa acude a este método.

Para algunos sectores de esta iglesia, la propuesta del Pontífice es retrógrada y dista del dinamismo que en las últimas décadas ha implementado el catolicismo para evitar que sus fieles se vayan a otras confesiones.

'Nadie habla latín'

En Colombia, el llamado de las misas en latín no ha tenido mucha acogida. Monseñor Fabián Marulanda, secretario general de la Conferencia Episcopal Colombiana afirma que no se ha retomado la tradición, básicamente, porque "acá nadie habla latín".

"No hay quien la pida y tampoco quien las dé", comenta Marulanda, y agrega que aunque en el país a los seminaristas se les enseña a hablar en esa lengua, su enseñanza no es tan estricta como en Europa.

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Publicación
eltiempo.com
Sección
Vida
Fecha de publicación
15 de enero de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�