Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Hugo Chávez buscaba apoyo de militares colombianos a un despeje para hablar con 'Marulanda'

Una llamada del presidente venezolano al general Mario Montoya, comandante del Ejército fue el detonante de la cancelación de la intermediación de Chávez en el acuerdo humanitario.

Por: Redaccin ELTIEMPO

Uribe le había dejado claro a Chávez que no podría llamar a ningún militar, en un diálogo sostenido el pasado 9 de noviembre en Santiago de Chile. El mismo diálogo, reconstruido a continuación por fuentes cercanas al Gobierno, permite entender la dimensión del episodio que puso fin a la mediación del mandatario venezolano y la senadora Piedad Córdoba en el acuerdo humanitario:

-Álvaro, déjame ir a hablar con 'Marulanda' al Caguán.  Necesitamos un despeje pequeño.

-Hugo, yo no puedo admitir que se hable de despeje, mis generales se desmoralizarían.

-Álvaro, entonces déjame y yo hablo con tus generales. ¿Quién es el comandante de tu Ejército?

-El general Mario Montoya- respondió Uribe-. Pero te repito, Hugo: 'No puedes hablar con mis generales, porque se me vuelven chavistas. Todo lo que haya que hablar sobre este tema lo hablamos los dos'.

El diálogo de Santiago tenía espinas. Uribe se había enterado que el día anterior, en Caracas, Chávez y el jefe guerrillero 'Iván Márquez', habían hablado más de "despeje" que de acuerdo humanitario. Y al llegar a Santiago, el interés de Chávez por el "despeje" seguía vivo.

Fue entonces el empeño de Chávez en lograr el apoyo de los generales colombianos al despeje lo que se convirtió en la gota que rebosó la copa.

Lo que pocos saben y que ayer admitió el consejero presidencial, José Obdulio Gaviria en La W, es que fue el propio Uribe quien abrió la puerta a esa posibilidad un año atrás, cuando para tramitar una queja sobre presencia de armados ilegales en la frontera, puso a Chávez a hablar con los altos mandos.

Tras la decisión de Uribe el miércoles de poner fin a la facilitación de Córdoba y la mediación de Chávez, el "acuerdo humanitario", como tal, llega a su fin.

Intercambio humanitario - 'Solución humanitaria'

A partir de ahora, el gobierno Uribe hablará de "solución humanitaria", concepto que no implica negociación, sino que se circunscribe a decisiones que provendrán fundamentalmente de la discrecionalidad del Gobierno.

En la era de la "solución humanitaria", que ahora dirigirá de manera preponderante el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, no habrá escenario internacional. Y menos, para las Farc.

El presidente Uribe podrá intentar muchas otras alternativas, pero de algo que está seguro, es que no le volverá a generar un escenario de protagonismo político internacional a quienes considera "los terroristas más sanguinarios del mundo".

Lo más probable es que, aunque se intenten caminos "humanitarios", el Presidente reforzará el rescate militar.

París y Caracas luego del fin de la mediación

Ante esta decisión, los gobiernos de París y Caracas, guardan las esperanzas de que la presión internacional y la de las familias de los secuestrados, deje alguna puerta abierta para el "acuerdo humanitario".

Fuentes diplomáticas de Caracas explicaron a EL TIEMPO, que el carácter "moderado" y "casi amistoso" del comunicado emitido por el Palacio de Miraflores, en el que "acepta esta decisión soberana del gobierno de Colombia, pero manifiesta su frustración", tiene como propósito dejar una rendija abierta en caso de que el Gobierno de Bogotá reaccione con más "serenidad".

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, miembros de las comisiones de facilitación para el diálogo con la guerrilla y familiares de los secuestrados coinciden en que la decisión de terminar con la mediación del presidente Chávez y la senadora Piedad Córdoba debe reconsiderarse.

A través de su vocero, David Martinon, el mandatario francés expresó su deseo de que Chávez continúe con su gestión humanitaria y declaró que el presidente de Venezuela es la "mejor opción" para la liberación de los rehenes.

Martinon dijo además que durante la reunión del martes pasado entre los dos mandatarios se realizaron avances muy importantes y anunció que Sarkozy le enviará con su embajador en Colombia, que se encuentra en París, una carta al presidente Álvaro Uribe, cuyo contenido está por definirse.

Los familiares de los secuestrados, reunidos en la Coordinadora por el Acuerdo Humanitario, expresaron también que la única salida que ven para la situación de sus seres queridos (dos de los cuales cumplirán 10 años de cautiverio el próximo 21 de diciembre), es que se mantenga la mediación, previas condiciones.

Por ello instaron a las Farc a que evidencien su voluntad de hacer el intercambio de presos por secuestrados entregando pruebas de supervivencia de las personas que mantiene en su poder.

"A las Farc les falta voluntad, pero al Ministro de Defensa le pregunto, si no pidió rescate a sangre y fuego para su primo Francisco, ¿por qué lo exige ahora para nuestros familiares?", dijo Marleny Orjuela, presidenta de Asfamipaz.

Los familiares proponen además una cumbre entre los presidentes Uribe y Chávez, para que se superen las diferencias, se retome la mediación y se "construya un marco que facilite su desarrollo".

Mirada de los analistas

El estilo poco diplomático del presidente Chávez, y del otro, el desespero del presidente Uribe por las constantes filtraciones de su colega venezolano y el nuevo protagonismo de las Farc, fueron la verdadera causa de la crisis, asegura el analista Alfredo Rangel.

Ramiro Bejarano considera que la ausencia de reglas de juego claras entre Uribe y Chávez, precipitaron esta situación. "Me parece que fue un error encomendarle esta misión a Chávez sin unas reglas claras de juego", dijo.

Y Alfredo Rangel, que no es un contradictor de Uribe, estima que ambos se equivocaron: "Lo que estaba en juego era muy grande y creo que el presidente Uribe lo que debió hacer fue una reconvención. Aquí faltó más prudencia de Chávez y un poco de más tolerancia de Uribe".

El ex procurador Jaime Bernal Cuéllar dijo que "la mediación debe recomponerse con límites y condicionamientos, pero a las Farc también debemos exigirles. Que muestren si tienen voluntad entregando pruebas de vida".

¿Se puede llamar a un general de otro país?

Para analistas, la llamada de Hugo Chávez al general Mario Montoya no solo es "inusual" sino "inapropiada", pues rompió con las normas de la diplomacia.

El hecho, aseguran, no hubiera pasado de una nota de protesta de la Cancillería, pero había un aviso previo de Uribe a Chávez para que no involucrara a los militares colombianos en su gestión.

"Es un caso excepcional -dijo el ex ministro Rafael Pardo-. El problema no es que lo haya llamado (al general), sino que había una advertencia de que no lo hiciera".

El analista Rafael Nieto dijo que el hecho fue un "acto agresivo" y una "injerencia" de Chávez: "No corresponde a un Jefe de Estado llamar a un general de otro país, por inofensiva que sea la información que pida. El Gobierno perdió la confianza en Chávez", afirmó y explicó que los estados son cuidadosos cuando se trata de su fuerza pública por lo que significan en términos de soberanía.

Enrique Serrano, investigador de la U. del Rosario señaló que el incidente "es propio de la diplomacia informal de Chávez" y que el venezolano desconoce las complejidades del conflicto colombiano: "Es ahí dónde está cometiendo errores", señaló.

Cronología de la mediación

Agosto 2002: Uribe pide los buenos oficios del secretario General de la ONU, Kofi Annan, quien intenta reanudar los diálogos de paz con las Farc.

Enero 2005: : Annan anuncia que deja 'dormidos' sus buenos oficios hasta que las partes (Gobierno y Farc) le pidan reanudarlos.

Noviembre 2002: El Gobierno autoriza a la Iglesia Católica y al ex presidente Alfonso López (q.e.p.d.) integrar comisiones facilitadoras. Hasta el día de su muerte (11 de julio del 2007), el ex mandatario presionó la realización del intercambio humanitario.

Agosto 2004: Uribe acepta por primera vez la firma de un intercambio, con mediación internacional de delegados de Francia y Suiza, además el CICR y la Iglesia.

Noviembre 2005: El comisionado Luis C. Restrepo ratifica la mediación internacional de Francia, Suiza y España.

Julio 2006: Carlos Lozano fue contactado por el Comisionado de Paz y el asesor Fabio Valencia para "intercambiar opiniones" y para una eventual facilitación. Tramitó encuentros entre los delegados internacionales y las Farc.

Febrero 2007: ante duras críticas de Uribe, se diluyó su papel como eventual facilitador.

Agosto 2006: se autoriza a Álvaro Leyva para facilitar acercamientos con las Farc. Tras varios contactos, recibió vía electrónica la notificación de las Farc de congelar los acercamientos. Leyva dice que sigue participando en estos temas.

Agosto del 2006: el trabajo de Lázaro Vivero como gestor de Paz inicia cuando Álvaro Leyva es designado facilitador. Durante varios meses asistió a reuniones de Leyva con el Comisionado de Paz y el Ministro del Interior. También tuvo acercamientos con las Farc.

Febrero 2007: a través de Lucy de Géchem, el presidente Uribe autorizó a los familiares de los secuestrados a facilitar, de forma directa con las Farc, la liberación de sus seres queridos. Pero en un comunicado, 'Raúl Reyes' la desconoció como facilitadora.

Agosto 2007: luego de una visita a Palacio, fue autorizada para ser facilitadora con las Farc. Viajó a Caracas y contactó al presidente Chávez. Tras una intensa agenda, su papel concluyó el miércoles por decisión de Uribe.

Redacción Política

 

Publicidad

Publicidad