Cerca de 70 vehículos resultaron afectados con granizada del sábado en Bogotá

Cerca de 70 vehículos resultaron afectados con granizada del sábado en Bogotá

30 de ellos quedaron enterrados en el bloque de hielo de la calle 26 (centro de Bogotá), el sitio más afectado, 40 en un parqueadero del centro y otros en edificios del norte de la ciudad.

3 de noviembre de 2007, 05:00 am

La Dirección de Atención de Emergencias (Dpae) dijo que no hay un censo de personas o casas afectadas, porque en la mayoría de los casos en que la granizada tumbó techos y tejas, las reparaciones las hicieron los residentes este domingo, sin reportar el problema.

Además, en este tipo de emergencias, los organismos estatales no tienen prevista la entrega de auxilios, y en el caso de los vehículos, son las aseguradoras las que valoran los daños y pagan las indemnizaciones.

Sacar el hielo ha sido el mayor problema

Ninguno de los organismos de socorro ha llevado la cuenta de la cantidad de hielo que han sacado de la calle 26 -hasta las 5 de la tarde del domingo no habían terminado-, pero desde la tarde del sábado hasta la madrugada del domingo, 18 volquetas de distintos organismos habían trabajado sin descansar desalojando el hielo de la zona de la calle 26.

Durante todo el domingo la labor ha continuado, porque el trabajo inicial consistió en despejar la vía para abrir la circulación al tráfico, pero el hielo de los costados seguía sin remover.

Un domingo de reparaciones

Residentes de barrios como San Fernando, Ferias, J.J. Vargas, Siete de Agosto y  Bellavista, entre otros, dedicaron el día a secar colchones y ropa, reparar techos y sacar el hielo que invadió los sótanos de los edificios.

24 horas después de la granizada que congeló un tramo de la calle 26, los organismos de socorro no habían sacado ni la mitad del granizo que se filtró a los parqueaderos subterráneos de dos edificios en el barrio La Soledad, uno de los más afectados. Allí el hielo llegó hasta el techo y tapó los vehículos que estaban parqueados.

"Creemos que hay 3 vehículos", adivina González, un auxiliar de la Defensa Civil, detrás de la "nevera" que parece ser el sótano del edificio La Soledad, y que cada media hora sale a tomar agua de panela para calentarse. 

En 'Scala XV', la invasión de hielo los dejó sin agua, luz y gas, y con un fuerte olor a gasolina que obligó al desalojo del edificio. De las 19 familias que viven ahí solo 3 pasaron la noche, y se acostaron a las 3:30 a.m., después de que se desestimó una fuga.

Ambas edificaciones están ubicadas en la calle 43ª entre carreras 27 y 30. Los residentes atribuyen el extrañó fenómeno a que la calle está llena de huecos, por lo que creen que la tierra influyó en el taponamiento de las alcantarillas y en que el granizo haya invadido sus parqueaderos.

Hermelina Herrera, una juez penal y residente de Scala XV, demandará al Distrito por la pérdida de su carro: "Llevo años pidiéndole a las autoridades que arreglen la calle y me respondieron que era un obra prioritaria, pero nunca la ejecutaron, ahora vemos las consecuencias", afirma.

Otros que no saben quién les responderá por la pérdida de sus enseres son los propietarios de los vehículos del parqueadero público de la calle 10 con carrera 26, ya que el techo, tipo cercha, cayó en forma de uve sobre los carro que habían adentro. Yesid Palomino fue uno de los perjudicados, "tenía las llaves de mi casa dentro del carro así que anoche no pude dormir en mi casa y pasé la noche donde mi suegra", cuenta.

En este estacionamiento, con capacidad para 80 vehículos la fachada está inclinada 45 grado y parece que fuera a caerse en cualquier momento. Obreros contratados por el propietario trabajan en la remoción de escombros y la aseguradora todavía no ha informado si responderá por los daños.

Los que se hicieron su agosto fueron los vendedores de tejas, como Guillermo Reyes, que abrió a las 7 a.m. su almacén, lo surtió dos veces durante del día y a la 1:00 p.m. ya había vendido todo. "He vendido más o menos mil tejas, pero me tocó subirles un 10 por ciento porque tuve que pagarles transporte desde Cota".

Histórica granizada

De manera inusual en Bogotá, la granizada de ayer cubrió de manera simultánea desde la calle 175, al norte, el centro y Ciudad Bolívar, en el sur, según un reporte del Ideam.

Humberto González, coordinador de pronósticos del Ideam, dijo a eltiempo.com que lo usual en Bogotá es que las lluvias sean sectorizadas, pero el aguacero de ayer afectó al norte, sur, oriente y occidente.
 
Los primeros cálculos indican que en el centro de Bogotá, donde colapsaron los puentes de la Calle 26, cayeron 55 milímetros de lluvia durante una hora y media.
 
González indica que lo normal en un aguacero en la ciudad es que caigan 20 o 30 milímetros de lluvia en 20 o 30 minutos.
 
El sector de Galerías, cerca al estadio El Campín, los informes del Ideam indican que cayeron entre 60 y 70 milímetros de lluvias.
 
El coordinador de Pronósticos del Ideam sostiene que un milímetro de lluvia es como si se derramara un botella de un litro de gaseosa en un espacio de un metro cuadrado.
 
Lo peor es que la temporada invernal seguirá en Bogotá. Una zona nubosa, llamada por los expertos como Zona de Convergencia Intertropical, que ya afectó la Costa Atlántica, avanza hacia Bogotá.
 
Esta zona nubosa, por ejemplo, produjo las peores lluvias en Cartagena en los últimos 30 años.
 
La segunda temporada invernal en Bogotá va hasta mediados de diciembre, pero con la presencia del Fenómeno de 'La niña' y el movimiento de esta zona nubosa, los expertos pronostican que la temporada de lluvias en Colombia podría ir hasta mediados de enero.
 
Los lugares más afectados 

La emergencia más dramática se presentó en el centro de Bogotá en la calle 26 con Avenida Caracas. Varios vehículos terminaron flotando entre trozos de hielo.

La emergencia de la 26 fue causada por el taponamiento de las alcantarillas, que resultaron insuficientes ante la descarga de agua y hielo que cayó sobre el sector.

Los 19 pasajeros de un colectivo atrapado en el lugar tuvieron que bajarse del vehículo cogidos de la mano, y un niño sufrió hipotermia.

El ciudadano Gabriel Zapata fue uno de los miles de testigos del colapso. Iba ayer en su carro hacia el centro de la ciudad, por la calle 26. Tenía como fin recoger a su esposa y a sus dos hijas para ir a hacer una vuelta.

De repente vio cómo empezaba a llover muy fuertemente, y a caer granizo. Un trancón lo detuvo entre la avenida Caracas y la carrera 13. Al poco tiempo empezó a ver que el agua subía de nivel. Llamó a su esposa, Elizabeth Cortés, y le dijo que avisara a los bomberos. Pero al cabo de unos minutos no le quedo más remedio que escapar por una ventanilla de su carro, y salir del lugar caminando con el agua hasta el pecho.

Zapata contaba la historia mientras veía como a su carro lo sacaba una grúa del mar de granizo en el que quedó atrapado. El vehículo no prende, pero conserva las luces encendidas.

La Dirección de Prevención y Atención de Emergencias de Bogotá informó que el agua alcanzó a subir en este punto hasta un metro y medio. Pasada la emergencia bajó a 60 centímetros, formando gruesas capas de hielo.

En el resto de la ciudad también hubo trancones monumentales. La capa de granizo -que en el norte tapó muchas alcantarillas- y el vaho no permitían ir a más de 40 kilómetros por hora.

Otros hechos graves ocurrieron en el barrio Ricaurte, donde cedieron los techos de una bodega de reciclaje dejando una persona herida levemente, y de un establecimiento comercial.

El colegio distrital Agustín Nieto, en la calle 11 con carrera 20, fue el más afectado. Los techos de las zonas donde están los talleres y las canchas cubiertas se vinieron abajo.

En el parque Simón Bolívar la granizada fue tan fuerte, que varios de los asistentes a Rock al Parque -cuya jornada tuvo que ser suspendida- resultaron con heridas en la cabeza. Una veintena de jóvenes presentaron hipotermia. Allí la capa de granizo alcanzó 10 centímetros.

Además, el granizo averió los techos de algunas edificaciones de las localidades de Teusaquillo y Santa Fe. En el barrio Galerías, como en otras zonas de la ciudad, los sótanos de edificios se inundaron.

En sectores de Chapinero y La Soledad se registran inundaciones en sótanos de casas y edificios. La Avenida Caracas registra varios represamientos de vehiculos por cuenta de las inundaciones y los daños en los semáforos.

En el barrio Minuto de Dios, en el occidente de Bogotá, hubo un corte de electricidad, que afectó un amplio sector del occidente durante varios minutos.

El almacén Éxito de la calle 80 con carrera 68 se registró una leve inundación que ya fue conjurada por los empleados y personal del Cuerpo de Bomberos.

El granizo que cubrió las calles y parques también taponó las alcantarillas provocando inundaciones en las principales vías de la ciudad y averió los techos en algunas edificaciones de las localidades de Teusaquillo y Santa Fe.

Fuentes oficiales de la Dirección de Prevención y Atención de Emerencias, DPAE, informaron que se tuvo reporte de un desbordamiento de la quebrada La Yomasa, en Usme, pero que se trató de una falsa emergencia.

En la anvenida NQS muchos carros se vieron averiados por la lluvia y el granizo, situación que empeoró los trancones.

Ante la inclemencia de esta segunta temporada de lluvias las autoridades dan recomiendan no  arrojar desperdicios a los ríos o quebradas, no  botarbasuras en las calles, revisar que no estén obstruidas las estructuras para desagües e informar sobre los cambios que puedan presentar ríos y quebradas al 123.

En caso de inundación, baje los tacos de la luz y cierre las llaves del gas.