Tábula, todos en un solo plato

Tábula, todos en un solo plato

Una mesa puede ser la excusa para reunir diferentes apetitos, con una experiencia sencilla.

13 de septiembre de 2007, 05:00 am

Tábula es una palabra originaria del latín que traduce mesa. Y ahora, es también un restaurante de Bogotá, apto para toda la familia.

Partiendo de un concepto que quiere retomar las raíces de nuestra tierra, su cocina ofrece morrillo de res estofado, canilla de novillo braseada, codo de cerdo confitado (37.700 pesos), jarrete de cordero asado, pargo al horno de leña y ravioles de gallina, entre otras delicias.

Tomás Rueda, chef del restaurante, comenta que Tábula esta más cerca de ser una tasca, un lugar común, que de convertirse en un punto vanguardista o mejor, como él lo define, un asadero fino y de hoy.

Con tan solo un par de meses desde que fue abierto, se ha convertido en un referente para ir a compartir.
Rueda añade que los platos del restaurante no son para decorar, aunque sí tienen una presentación sencilla y con técnica.

"Aquí, además, los chefs no son artistas, la comida no es arte, la cocina se ha convertido en algo fashion y esnobista y por eso en Tábula se intenta cambiar esa moda y retomar la mesa familiar", dice. El interior del restaurante cuenta con un diseño sencillo, con algunos elementos pop como un inmenso lienzo en el que solo se ve una mesa roja, de la serie Altares del artista Andrés Caicedo, que domina una de las paredes del centro del comedor.

También cuenta con espacios amplios, con muchas plantas y flores, simulando un jardín o un parque donde la familia se sienta cómoda.
Otra de las características por las que se distingue el restaurante es que los meseros no están uniformados para retomar los antiguos sitios de comida y ellos enseñan al visitante a pedir de acuerdo con su apetito, ya que los platos no son individuales sino de centro de mesa.