Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Para desactivar radares de la Armada, Diego Montoya Sánchez, alias 'Don Diego', pagó sobornos

Para las autoridades, ya no hay duda de que el capo está de nuevo en las investigaciones sobre la infiltración mafiosa en las Fuerzas Militares de Colombia.

Por: Redaccin ELTIEMPO

Hace un mes se descubrió cómo reclutaba personal del Ejército para sus operativos ilegales, y ahora él y dos de sus hombres protagonizan el bochornoso escándalo que sacude a la Armada Nacional.

El hallazgo más reciente sobre su participación en el caso -revelado hace unos 15 días por EL TIEMPO- señala que 'Don Diego' pagó millonarios sobornos a oficiales, suboficiales y técnicos para que desactivaran temporalmente radares de la Armada. De esta forma, logró sacar decenas de toneladas de coca sin que sus embarcaciones fueran detectadas.

"Sabemos que esto sucedió al menos en un par de ocasiones tanto en aguas del Pacífico como del Atlántico", le aseguró a EL TIEMPO uno de los investigadores del caso.

La herradura y los emisarios

Y ya se sabe también qué quiere decir la herradura hallada como logo en varios documentos dentro de la investigación. Según la DEA y la Fiscalía, representa el mapa natural de las rutas marítimas que la organización de 'Don Diego' controla desde las costas de Ecuador, Panamá, Colombia y Venezuela.

Las mismas fuentes señalan que los emisarios que usó 'Don Diego' para infiltrar a la Armada han sido identificados como Eduardo Uejbe J., alias 'El Cóndor', y Diego Eligio Pinzón, otro anónimo hombre con mucho poder en Cartagena.

A 'El Cóndor' las autoridades le atribuyen la elaboración del recibo 0313-4 mediante el cual 'El señor de la herradura' supuestamente le gira 115 mil dólares al "señor Gabriel Arango", por los servicios prestados entre abril, mayo y junio del 2006.

EL TIEMPO revela hoy el tan mentado documento que hace parte de los elementos que la justicia está analizando en el caso del almirante Gabriel Arango, retirado hace más de dos meses por decisión del alto mando.

Este diario contactó a familiares de Uejbe para verificar las versiones de los investigadores, pero estos dijeron que desde hace mucho tiempo no tienen conocimiento de su paradero ni de sus actividades. "Cada quien responde por lo suyo", dijo una persona muy cercana, quien se abstuvo de confirmar o negar si Uejbe se dedica a actividades ilegales.

Pinzón, por su parte, figura en el organigrama hecho por las autoridades como el encargado de conseguir las cartas de navegación de los buques de guerra de E.U. y Colombia que vigilan las costas colombianas.

El propósito: tener pleno conocimiento de cada movimiento de los barcos, incluidos sus relevos rutinarios, para aprovechar esos vacíos y pasar lanchas rápidas cargadas de cocaína y heroína.

Varias de estas cartas, clasificadas como documentos de seguridad nacional, las halló inteligencia de la propia Armada Nacional en enero del 2006, en la embarcación 'Guayacán', lo que dio origen a la investigación.

Un testigo clave

Además del recibo -cuya existencia y legitimidad es investigada por un fiscal delegado ante la Corte- del video y de interceptaciones telefónicas, las autoridades cuentan ahora con un testigo estrella al que tratan de convencer para que acepte protección especial a cambio de contar lo que sabe.

Según estableció este diario, el hombre conoce pormenores de los nexos entre miembros de la Armada con las mafias de la Costa. Al parecer, sus revelaciones ya le permitieron a la Fiscalía identificar a un empresario comprometido en el escándalo: su captura es inminente.

Por lo pronto, el próximo martes será escuchado en indagatoria el almirante Arango, quien insiste en que todo es un montaje para truncar su brillante carrera.

Al respecto, el oficial ha dicho: "Prefiero la muerte a la deshonra. Esta es una infamia que se está cometiendo contra mí y contra mi familia, estas acusaciones lo matan a uno".

u.investigativa@eltiempo.com.co

Publicidad

Publicidad