Mayor (r) que burló detención domiciliaria es clave en infiltración de mafias en Fuerzas Militares

Mayor (r) que burló detención domiciliaria es clave en infiltración de mafias en Fuerzas Militares

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, aceptó que la situación afectó niveles muy altos en el Ejército y anunció reorientación en la contrainteligencia.

30 de julio de 2007, 05:00 am

Según se reveló, detrás de la red del narcotráfico que reclutaba militares estaba el mayor (r) Juan Carlos Rodríguez, quien estaba condenado a 12 años por tráfico de armas y droga, pero un juez le dio casa por cárcel el año pasado en una inusual decisión, en mayo del 2006.

También estaba condenado por utilización de prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares y falsedad marcaria.

Este hombre, según la Fiscalía, es hoy por hoy el jefe de seguridad de 'Don Diego', uno de los capos del cartel del Norte del Valle. También es uno de los militares retirados que están detrás de la red de la mafia que logró infiltrarse en el Ejército, cuyos alcances fueron reconocidos ayer por el propio ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

"Lamentablemente la infiltración llegó a un nivel muy alto y hay una serie de personas bajo sospecha", dijo Santos en una rueda de prensa.

El Ministro reconoció que "hay fallas graves en el área de inteligencia", pero resaltó que fueron las investigaciones internas del Ejército las que descubrieron la red y aseguró que las capturas por este caso aún no terminan.

Como lo reveló EL TIEMPO la semana pasada, la red -en la que había una funcionaria del Comando del Ejército que ya fue capturada- estaba reclutando militares con el más alto nivel de entrenamiento para las filas de 'Don Diego'.

Le dieron la casa por cárcel

El 6 de octubre del 2005, el DAS recibió una llamada que anunciaba la entrega de un cargamento de droga en calle 114 con carrera 33, al norte de Bogotá. El mayor Rodríguez, que acababa de ser retirado del servicio, fue capturado en una camioneta Toyota con un soldado profesional activo.

El vehículo estaba cargado con 200 kilos de cocaína y en su interior había armas con mira láser y 30 millones de pesos en efectivo.

En diciembre del mismo año fue condenado a 12 años de prisión.
Pero apenas cinco meses después le dieron la casa por cárcel porque su defensa argumentó que el mayor era la cabeza del hogar y nadie más podía mantener a su familia.

El Inpec, además, le dio permiso para trabajar. El reporte oficial dice que era empleado de la empresa Master Seguridad Privada.

Sin embargo, las personas que responden el teléfono y allegados a Rodríguez señalan que él era uno de los responsables de la firma.

Todo ese procedimiento, según el reconocido penalista Santiago Salah, no se ceñía a la ley, pues los delitos por los que fue condenado Rodríguez son considerados graves y no dan lugar a detención domiciliaria.

De hecho, en julio del año pasado, es decir dos meses después, el Juzgado Tercero de Ejecución de Penas de Bogotá revocó la decisión y ordenó la recaptura del oficial retirado.

Sin embargo, hasta hace dos meses el Inpec no había sido notificado de esa decisión. Lo más grave es que, según esa entidad, las visitas domiciliarias de control no arrojaban ninguna irregularidad.

El sitio de reclusión de Rodríguez era la casa de su madre, en el norte de Bogotá. EL TIEMPO fue a preguntar por él y el celador señaló que la señora vive sola y que el mayor hace mucho tiempo no va a visitarla.

Hace dos meses, cuando este diario averiguaba por su paradero, el Inpec respondió que estaba bajo supervisión de la penitenciaría
La Picota y que figuraba en detención domiciliaria. Sin embargo, para ese entonces, como ahora, ya dirigía la seguridad de 'don Diego'.

Así mismo, para esa misma fecha, fuentes de inteligencia militar le dijeron a este diario que Rodríguez había "arreglado" su libertad y que estaba intentando 'comprar' lo que quedó del bloque Tolima de las Auc. Ese grupo se desmovilizó en el proceso de paz, pero algunos de sus miembros habrían quedado en armas de manera clandestina.

Hoy, los organismos de seguridad creen que Rodríguez estaba haciendo un negocio para 'Don Diego' y que el mismo habría alcanzado los tres mil millones de pesos.

El oficial es hijo del coronel (r) Homero Rodríguez, quien era el director de la cárcel de La Catedral cuando se fugó el extinto capo Pablo Escobar (ver recuadro). Rodríguez Agudelo se destacó en cursos de Comando, Airbone, Contraguerrilla, Lancero.

"Mi hijo no volvió a llamar"

El teniente coronel retirado Homero Rodríguez, padre del mayor Juan Carlos Rodríguez, en diálogo ayer con EL TIEMPO manifestó su pesar y tristeza por lo que estaba ocurriendo con su hijo, a quien no ve hace más de 3 años.

"De un momento a otro él se alejó de mí, no volvió a aparecer ni a llamar. Después supe de él cuando se metió en problemas y resultó en la cárcel y la última vez que hablamos por teléfono fue el 6 de diciembre del 2006 cuando enterramos a su hermano que murió en un accidente", agregó el coronel.

Sobre su suerte y dónde se pueda encontrar asegura solo conocer lo que ha salido en los medios.

REDACCIÓN JUSTICIA