Los infieles se multiplican en Internet: coquetear, levantar y hasta tener sexo virtual está de moda

Los infieles se multiplican en Internet: coquetear, levantar y hasta tener sexo virtual está de moda

Millones de personas en el mundo dicen encontrar en la red la emoción que se les refundió con sus parejas habituales.

19 de mayo de 2007, 05:00 am

El Observatorio de Internet en España -que analiza tendencias de la gente frente al uso de la web- analizó a estas personas y las bautizó como ciberadúlteros.

Es decir, hombres y mujeres casados o con pareja estable que entablan relaciones sentimentales y, en ocasiones, sexuales a través de sitios de conversación -conocidos como chat- que existen en Internet.

Escondidos tras el anonimato de sus computadores, se convierten en seres diferentes que suelen mentir sobre su edad y estado civil, y se lanzan a una conquista virtual, ayudados por cámaras de video, servicios de mensajería instantánea y mensajes electrónicos. No siempre llegan al sexo virtual, pero ese, por lo general, es el paso último de relaciones de amistad y romance que se inician en línea.

Según el estudio 'Infidelia 2007; los nuevos infieles llevan guante virtual', en España hay 2,5 millones de ciberadúlteros, es decir la mitad de los 5 millones que chatean.

En Estados Unidos son muchos más, no sólo por el millonario número de usuarios de la red -que supera los 205 millones- sino por la popularidad de estos encuentros.

En Colombia no hay cifras, pero como suele pasar con ese tipo de tendencias, se copian rápidamente. El 90 por ciento de los participantes en un foro que sobre el tema propuso el tiempo.com dijo conocer este tipo de encuentros y más de la mitad narró con detalles sus experiencias íntimas.

Relaciones vacías

Ferney* fue uno de ellos. "En el último año he tenido más de cinco experiencias sexuales a través de chats con diversas mujeres", dijo, aclarando que eso no quiere decir que no quiera a su esposa.

"Entro al chat, me voy al link de sexo o parejas, miro quién está en línea, contacto a alguien, nos vamos a un cuarto privado, decimos lo que queremos hacer, lo hacemos y ya. Es rápido y placentero", asegura este joven.

La psicóloga y terapeuta de pareja Nelly Rojas dice que no es tan sencillo como suena. "Mantener ese tipo de relación con un tercero que, además es un aparato que supuestamente da estímulos, es muy distinto a tener una relación real", explica.

Agrega que el crecimiento de ese tipo de comportamiento es evidente. Y su justificación, "es igual que escudarse en el trabajo, el alcohol o las compras compulsivas para tapar las carencias de una relación", dice Rojas.

El estudio español fue más allá y encontró, por ejemplo, que el 50 por ciento de quienes entran a estos chats mienten total o parcialmente en sus conversaciones, y que entrar frecuentemente a estos sitios termina por provocar una fuerte adicción.

Ferney está de acuerdo. "Como uno cada vez consigue más y pierde la pena de los primeros contactos, las ganas de conectarse y ver quién está por ahí con ganas de 'algo' son inaguantables", dice.

Según explica el investigador Frances Canals en el citado informe, "los ciberamantes constituyen un fenómeno social de principios del siglo XXI"; y entre ellos los ciberadúlteros son la especie que más rápido crece.

Explica que los ciberadúlteros no consolidan su infidelidad hasta el plano presencial, sino que mantienen coqueteos y conversaciones en línea con otros (a veces hasta el plano sexual), obviamente a escondidas de sus parejas.

Sus investigaciones, sin embargo, demostraron que el 10 por ciento de estos ciberadúlteros pasan del dicho al hecho y se conocen con sus amantes virtuales. "Lo que confirma que de alguna manera Internet propicia el adulterio hasta su forma presencial", dice.

Agrega que la coartada es casi perfecta para el infiel pues en muchas ocasiones el contacto se consuma mientras la pareja duerme, lee o mira televisión. Exactamente lo que le pasa a la esposa de Camilo, que mientras él se entretiene con sus ciberparejas, ella 'empiyama' a sus niños, les lee un libro y ve televisión.

Un bogotano

Tres noches a la semana Camilo* sigue la misma rutina cuando llega a su casa: come con su esposa y sus dos hijos, mira un rato televisión y, a eso de las 10 p.m, se conecta a Internet.

Entonces se transforma en 'trasnochador07', alias que usa para navegar por sitios como latinchat.com, amigos.com, sexchat.com y otros que este ingeniero de 39 años visita hace cinco años.

Empezó por curiosidad, a escondidas de su esposa, pero cada vez lo hace más a menudo. "Me siento como cuando tenía 20 años, entraba a un bar y me levantaba a la vieja de la mesa del lado", confiesa.

Para ciberactuar por la red

  • Ciberadúltero: Hombre o mujer casado o con pareja estable, que frecuenta sitios de Internet en busca de una relación paralela.
  • Cibercachón: Hombre o mujer cuya pareja le pone los 'cachos' por Internet.
  • Private room: Lugar en Internet al que dos o más personas entran para tener una charla privada, usualmente de tipo sexual.
  • Cibersexo: Tener una relación sexual a través de Internet.
  • In bed with the web: Concepto usado en Estados Unidos para referirse a las relaciones sexuales y a la infidelidad en Internet.
  • Private affairs on line: Espacios web dirigidos a personas casadas y que quieren organizar un desliz con cierta cobertura. Existen empresas dedicadas a organizar toda la infraestructura para que el ciberadúltero no sea pillado.
  • Don Juan on line: Personaje que actúa a través de la red y trata de conquistar muchas mujeres, casi siempre con engaños. En algunos casos, se trata de delincuentes.
  • Ciberamor: Relación sentimental que se inicia en la red y pasa al plano de la vida real.

Opiniones en el tiempo.com

Las siguientes frases son de participantes en el foro de eltiempo.com. Se reserva la identidad de las personas:

  • "La infidelidad por Internet se está poniendo de moda y el que esté libre de pecado que presione la tecla ¡Enter!".
  • "Con el sexo virtual ya no hay necesidad de escaparse a moteles oscuros. Una relación en línea se puede sostener en el mismo cuarto que se comparte con el cónyuge".
  • "Soy una mujer joven con 10 años de casada, y soy fiel, pero en el chat me gusta entrar y conocer hombres interesantes y no precisamente para tener sexo, (no me gusta el cibersex) sino porque quiero sentirme atraída y no aburrida y tener la misma monotonía y rutina: que la casa, el trabajo, los hijos y así se me pasó la vida".
  • "El mundo del Internet es un gran baile donde todos tenemos antifaz y coqueteamos con otros".
  • "Tengo 14 años de casada. Una vez cumplí mi fantasía y tuve un encuentro erótico con lesbianas. Me gustó la experiencia".
  • "A veces uno quiere saber si todavía está vigente. Como por desgracia la vida de adultos es muy agitada el único medio que algunos tenemos es el chat".
  • "A mi me fueron infiel a través de Internet y no lo he superado. Mis amigas me dicen que no sea tonta, pero yo perdí la confianza".
  • "Conocer alguien por Internet y mantener charlas sexuales, picantes y eróticas, le hace bien a cualquier relación".
  • "Soy casado, amo a mi esposa y de vez en cuando tengo relaciones de este tipo por Internet y uno que otro encuentro personal".

*Nombres cambiados

TATIANA MUNÉVAR B.
SUBEDITORA DE VIDA DE HOY