Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

A cuatro generales y a la cúpula del Gobierno señaló Salvatore Mancuso en su versión libre

Relacionó al Vicepresidente con la creación del bloque capital de las Autodefensas. Del Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo que planteó "una especie de golpe de Estado" contra Samper.

Por: Redaccin ELTIEMPO

Desde que comenzó la segunda parte de la versión libre en la tarde, el ex jefe del 'Bloque Catatumbo' creó expectativa sobre lo que serían sus declaraciones al final del día.

"Hablaré más adelante de un personaje que tuvo que ver con la creación del Bloque Capital", afirmó en algún momento. Y tres horas después estaba hablando del vicepresidente Francisco Santos.

Aseguró que tras una reunión en la vereda El Volador de Tierralta (Córdoba), en la que estuvieron él y Castaño y en la que le explicaron el funcionamiento de las autodefensas, Santos manifestó su "deseo de replicar ese modelo en Bogotá".

"Luego buscamos quién nos dirigiera eso allá, hasta que dimos con el capitán Rojas (preso por la entrada de fusiles para las Auc), quien después entregó el mando a Miguel Arroyave (muerto)", afirmó Mancuso.

Sin mencionar nunca el contexto de los encuentros, el ex Auc habló de al menos cuatro reuniones del hoy Vicepresidente con jefes paramilitares en la Costa y Bogotá. Entre ellas incluyó una que, según dijo, fue en la sede de EL TIEMPO con varios periodistas.

Antes, Mancuso había hablado de Juan Manuel Santos, y de dos encuentros suyos con él y con Castaño en Córdoba.

"Durante la charla Santos le preguntó (a Castaño) que tan comprometido estaba el presidente Samper con el narcotráfico, a lo cual Castaño le respondió afirmativamente. Incluso le mencionó que tenía pruebas. En palabras del ex Auc, les propuso "una especie de golpe de Estado". Fue, cuando, según dijo, el presidente Samper supo y se comenzó a hablar de "los conspiretas".

La publicitada versión libre de Mancuso terminó con una alusión al senador Mario Uribe. Aseguró que se reunió con él y con Eleonora Pineda y pactaron que Uribe la ayudaría con votos. 

Señalamientos contra militares

En su relato, que solo llegó hasta 1997, Salvatore Mancuso mencionó a tres generales del Ejército, que para la época relatada tuvieron responsabilidades en Córdoba y Urabá, la zona donde el ex jefe 'para' comenzó su actividad criminal: Iván Ramírez, Rito Alejo del Río y Martín Orlando Carreño.

Los señaló en medio de un esfuerzo evidente por grabar en la mente del fiscal que "el paramilitarismo era una política de Estado" .

De Ramírez, entonces comandante de la Primera División del Ejército, aseguró que tuvo varios encuentros con él y que fue quien lo relacionó con el general Alfonso Manosalva (fallecido), comandante de la Cuarta Brigada, a quien en sus primeras versiones mencionó como colaborador de una de las masacres más recordadas del país, la de El Aro, en Ituango.

Pero fue del general Del Río, calificado por algunos irónicamente como el pacificador de Urabá, de quien más habló. Mancuso afirmó que fue el artífice de la expansión 'para' en esa región y que asistió a dos reuniones con él, Carlos Castaño (jefe de las Auc ya muerto) y 'El Alemán (desmovilizado): "una en Tolová (Tierralta-Córdoba) y otra en la finca 'La 21', en San Pedro de Urabá.

"(Al segundo encuentro) El general llegó en un helicóptero civil, pero estaba uniformado", declaró Mancuso.

Y sobre Carreño, quien sucedió a Del Río en la Brigada 17 de Carepa y llegó a ser comandante del Ejército, aseguró que con base en mapas que él le enviaba ordenaba patrullajes conjuntos
de sus soldados con los paramilitares.

Los nombres de los militares salieron al aire temprano en medio de la quinta versión libre del ex jefe paramilitar, que guardó para las horas de la tarde el golpe a la Policía.

'El general Serrano nos ayudó'

Después del receso del mediodía llegó un señalamiento al hoy embajador en Austria y ex director nacional de la Policía general Rosso José Serrano.

Según Mancuso, el oficial intervino para que él y 'Jorge 40' fueran liberados de una cárcel de La Guajira. Aseguró que Serrano envió al coronel Danilo González para que los ayudara, tras una conversación con 'Don Berna', a quien ellos habían llamado para que hiciera el contacto.

En un tono irónico, Mancuso remató este episodio retando al fiscal: "Averigüe quién era el comandante de La Guajira para esa época", dijo.

'Mancuso es malintencionado', dice Ministro de Defensa

En un comunicado, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, se defendió.

"Me reuní en dos ocasiones con Castaño, una acompañado del periodista Germán Santamaría y otra acompañado de Álvaro Leyva para discutir la posibilidad de un proceso de paz que cobijara también a las Farc y al Eln.

"Este proceso fue acompañado por personalidades como el ex presidente Betancur.

"Si esta es 'la verdad' que el señor Mancuso pretende revelar, el país va a quedar muy decepcionado".

'Es una venganza de Mancuso': General Orlando Carreño

El ex comandante del Ejército Martín Orlando Carreño, que aspira a la Gobernación de Santander, calificó de 'calumnias' las acusaciones de Mancuso en su contra y dijo que son una venganza por las operaciones que hizo contra los paramilitares.

¿Patrullaba con Mancuso?

Es falso. En la Brigada 11 conocí al señor Mancuso cuando no estaba pedido por la ley. Entraba a la Brigada, pero no puede decir que yo patrullaba con él o que hubiera dado la orden a mis tropas. Eso es una calumnia.

¿En calidad de qué iba?


Como cualquier ciudadano. Teníamos una organización de amigos de la Brigada y había gente de todas las condiciones. Él iba a las ceremonias como otros invitados, pero ninguna autoridad me mandó una boleta diciendo 'ese señor es paramilitar'. Hicimos operaciones y si el 'Alemán' tiene pantalones, puede dar fe de eso. Sabe que lo saqué de Turbo, donde era el amo".

Gobierno no se pronunciará

La Casa de Nariño y la oficina del vicepresidente Santos dijeron anoche que el Gobierno no se referirá por ahora a las acusaciones de Mancuso.

Un grave dilema para Uribe

La afirmación de Salvatore Mancuso ayer, según la cual el vicepresidente Francisco Santos en reunión con Carlos Castaño habría dicho que le gustaría replicar el modelo de las autodefensas cordobesas en Bogotá, es un dardo directo a la cúpula de presidente Álvaro Uribe.

Lo llamativo es que pone al Gobierno ante la posibilidad de tener que descalificar la 'verdad' de los paramilitares, luego de haberla pedido a gritos. Eso pondría a prueba la eficacia del proceso de paz, teniendo en cuenta que los 'paras' podrían reclamar que cuando confiesan su verdad, el Gobierno no les cree.

No es descartable que la confesión haga parte de un cálculo de Mancuso para vincular a más sectores al escándalo. Anoche el Presidente hizo una alocución en directo por televisión, que no estaba prevista, para hablar de la reforma constitucional de las transferencias, pero en vez de referirse al escándalo felicitó, entre otros, al Cúcuta Deportivo por su desempeño en Copa Libertadores.

MEDELLÍN

Publicidad

Publicidad