Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Hay un nuevo mapa religioso en Colombia que apenas se empieza a estudiar

Aunque no existe un censo, en este momento hay 2.000 solicitudes para fundar cultos que estudia el Ministerio del Interior y otras 769 ya están legalizadas.

Pero los credos pueden ser más de 3.000, pues hay otras en la 'informalidad'.

Esa nueva realidad de confesiones religiosas es producto de la Constitución firmada hace 16 años, en la que se instituyó el derecho a la libertad de culto y se retiró del papel al Sagrado Corazón de Jesús como protector de la Nación.

Amparada en los artículos 18 y 19 de la Carta Política, cualquier persona puede fundar un culto y legalizarlo ante el Ministerio del Interior, demostrando la existencia de estatutos y reglamentos.

El abogado Jorge Gustavo Munévar, quien asesoró a los constituyentes en 1991, ve un panorama preocupante: "Existe un descontrol. Aprovechándose de esa libertad existe algo nuevo en el país: una pluralidad libertina . Existía el riesgo, pero en el futuro los cultos se van a empezar a decantar".

Nadie se atreve, ni se puede controlar este 'boom' de credos, que ofrecen nuevas interpretaciones de la Biblia y otras formas de rituales.

Incluso, religiones como el islam toman fuerza. "Hoy hay el mismo número de musulmanes colombianos convertidos que los de nacimiento en el país", dice Diego Castellanos, investigador del Centro de Estudios Teológicos de la Universidad del Rosario.

Más de 7 mil pastores en el país

Como sucede en el mundo, las que llevan la delantera son las iglesias evangélicas, que podrían tener en el país unos 5 millones de fieles, equivalente a dos veces la población de Medellín. "La mayoría se ubican en sectores populares, donde el desempleado o el que no tiene seguridad social llega a estas iglesias con el gancho: 'Hágase rico y tenga salud'", explica William Beltrán, investigador de la Universidad Nacional.

Ha habido un aumento gradual de pastores evangélicos, quienes pueden ser más 7.000 en el país, según la Asociación Nacional de Ministros del Evangelio. En Bogotá alcanzan los 700, mientras que hace 20 años había 100.

Esta apertura religiosa ha golpeado a la Iglesia Católica, que solo en latinoamérica ha perdido por lo menos el 10 por ciento de sus fieles en la última década, según le dijo recientemente a EL TIEMPO el cardenal Javier Errázuriz, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).

De hecho, para la visita en mayo del papa Benedicto XVI a Brasil, las conferencias episcopales presentarán un documento en el que describen el modus operandi de los grupos no católicos para atraer fieles.

Fabián Sanabria, director del Instituto Colombiano para el Estudio de las Religiones (Icer), asegura que Colombia está viviendo una "privatización de la fe". "Lo que pasa con la Iglesia Católica es como si la gente se estuviera peleando con la mamá -dice Sanabria-. Lo simbólico ya no es de ella ni la identidad nacional y el Estado asumió los roles que le había entregado: educación, asistencialismo y funciones civiles".

Sumado a esta ruptura, expertos advierten que hay un nuevo perfil del creyente.

Andrea Gálvez, antropóloga de la U. de Antioquia, lo explica: "Los fieles de hoy escuchan y definen lo que más les ayuda para enfrentar el mundo. Es común que alguien tome yajé, vaya a misa y de paso se lea las cartas".

'Libertad de culto es un desastre'

El crecimiento de movimientos religiosos ha venido de la mano de tutelas y acciones judiciales e incluso reuniones de grupos religiosos con el presidente Álvaro Uribe para que "se les concedan los mismos derechos que tienen los católicos", según estas comunidades.

El último pronunciamiento fue una circular de la Procuraduría en la que la entidad les pedía a los procuradores regionales que velen porque en las Fuerzas Militares, hospitales, cárceles y colegios haya religiosos de diferentes credos y no solo católicos.

En los últimos años, también han solicitado bajo el derecho a libertad de cultos -que se empezó a reglamentar en 1994- que los matrimonios realizados en estas confesiones tengan efectos civiles, como los de la Iglesia Católica, y que se exima a los pastores de impuestos. "Tenemos libertad, mas no igualdad", advierte el pastor Oswaldo Pinzón, quien preside una asociación de líderes evangélicos.

Para el constitucionalista Jorge Munévar el "desarrollo de la libertad de cultos ha sido un desastre", porque "las otras confesiones solo han podido ganar un poco de terreno".

Algunos ejemplos

En Popayán, símbolo mundial de la Semana Santa colombiana, que comenzó ayer, los fieles católicos, de paño y chal, no salen de su asombro. En el último lustro han visto cómo cada domingo cientos de personas se desvían a la Villa Olímpica y al Centro Recreacional de Comfacauca para asistir a encuentros evangélicos.

Este fortín sagrado del catolicismo por más de 450 años ha sido permeado por unas 50 comunidades religiosas diferentes a la católica, que comenzaron a construir sus templos, con capacidad de 3.000 personas cada uno.

El fenómeno de la diversidad religiosa es más visible en ciudades como Bogotá, donde la cantidad de iglesias católicas ya fue superada por templos de otros credos: las primeras llegan a 450 y los segundos, a 700, revela la Alcaldía.

Solo en el barrio Teusaquillo se reúnen en 14 kilómetros cuadrados cerca de 36 credos, desde el evangélico hasta el gnóstico y el Jesucristo Científico, sin contar otro tipo de ofertas espirituales como el Poder Astral y El Templo Llanero, según un estudio de la Universidad Nacional.

¿Semana Santa, amenazada por auge de credos?

"No, pero nos preocupa y no podemos ser pasivos con la formación de los laicos. Las personas que están en otros grupos religiosos o seudoreligiosos y que han sido bautizadas están separadas de la Iglesia. Están ahí por una falta de formación o por prejuicios. A nadie se le obliga a creer, pero el que lo hace debe ser coherente con su fe".

Cardenal Pedro Rubiano, Arzobispo de Bogotá

¿Qué pasa con la Iglesia Católica?

"Es como si la gente se estuviera peleando con la mamá. Lo que pasa es que lo simbólico ya no es de ella ni la identidad nacional".

Fabián Sanabria, sociólogo y estudioso de las religiones.

ANDRÉS GARIBELLO
Redactor de EL TIEMPO

Con Reportería de Adriana Espinel y Asesoría del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones, de la Univesidad del Rosario.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Vida de hoy
Fecha de publicación
1 de abril de 2007
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: