Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

En la Sierra Nevada cambiaron la coca por posadas turísticas

Ya son veinte y están ubicadas a lo largo de la troncal del Caribe, a solo 40 minutos de Santa Marta. Además, cuentan con un vecino formidable: la reserva natural del parque Tayrona.

Las 20 posadas están en la vía que conduce a Riohacha y se encuentran repartidas en cinco veredas.

Los visitantes llegan allí a pasar la tarde en sus famosas playas o a descubrir los viejos caminitos de piedra que terminan en la montaña costera más alta del mundo.

Hoy, los lugareños reconocen que no fue fácil arrancar las matas de coca y olvidarse de un negocio -que los ponía bajo la amenaza latente de narcotraficantes, guerrilleros y paramilitares-, pero les dejaba ganancias mensuales de 2 millones de pesos.

Sin embargo, lo hicieron y por eso recibieron el apoyo de Acción Social de la Presidencia, que invirtió 327 millones de pesos para construir estos alojamientos, levantados por campesinos con madera y palma nativa de la región.

Europeos, los más fascinados

Hace seis meses, el presidente Álvaro Uribe los inauguró, en un recorrido por las veredas Calabazo, Tinajas, Trompito Bajo, Nuevo México y Los Naranjos.

A la fecha, allí se han hospedado unos 100 turistas, la mayoría europeos, que regresan a sus países encantados con las montañas de la Sierra -que parecen tocar el cielo con sus picos- y la sencillez de sus habitantes.

Para la muestra, está Silfredo Jaraba. Es un hombre flaco, de bigote, que enseña su cabaña con el mismo cariño con que se presenta a una hija.

"Me salí de la coca porque me sentía perseguido. Ahora, me siento tranquilo y con la esperanza de que estas posadas nos den la comida", cuenta él, padre de cuatro hijos.

Jaraba dice que el secreto de lo que ofrecen está en llegar a un sitio natural, sin los ingredientes artificiales de un hotel de cinco estrellas. Aquí, el plan consiste en hacer caminas ecológicas y, por ejemplo, rogar para que en el recorrido aparezca un animal en vía de extinción. También, irse a dormir después de escuchar a un joven que cuenta los secretos de la Sierra con la pedagogía de un maestro.

O recibir el día en un sitio paradisiaco, donde confluye el río con el mar. O terminar la tarde con los 'mamos', los sabios indígenas que bajan con sus mochilas llenas de 'aseguranzas', unas manillas con nudos y pepitas de colores, que venden o regalan y transmiten energía positiva. Y al final del viaje, vivir nuevamente el ruido y el frío de la capital, con la satisfacción de haber compartido con unas personas que un día decidieron renunciar al dinero fácil, seducidos por el turismo.

Si usted va

- Todos los días, salen vuelos de Bogotá a Santa Marta.

- Los viernes, hay dos vuelos con Aerorepública: a las 7:55 de la mañana y a las 3:40 p.m. Avianca tiene cuatro vuelos ese día.

- Antes de viajar, llame a la cooperativa Emsolmec Ltda., que agrupa a los dueños de las posadas turísticas. Ellos lo recogen en el aeropuerto de Santa Marta.

- Para hacer una reserva, llame al gerente de esa cooperativa, Foción Escorcia Sierra, al teléfono celular 313 509 30 82.

- Una noche, por persona, vale 60 mil pesos, incluido el desayuno.

- No olvide el bloqueador solar y un repelente contra los mosquitos.

YESID LANCHEROS
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA
yeslan@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de marzo de 2007
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: