Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Reflexión / Decálogo del buen trabajador

Por: Gonzalo Gallo G.

¿Qué opina la gente de sus compañeros de trabajo? Según muchos empleados alemanes el principal punto de tensión con sus colegas es el olor corporal que segregan. El informe se basa en una encuesta de la revista mensual Junge Karriere.

De los 354 consultados por Internet, el 37, 6 por ciento contestó que sus compañeros de trabajo olían mal. Para el 15 por ciento lo que más molestaba de sus colegas era que mantuvieran conversaciones privadas en el trabajo, mientras que el 14 por ciento puso el énfasis en la falta de orden de los demás. Pero no todas son críticas. Hay quienes se toman el trabajo con calma: el 26 por ciento de los encuestados no tuvo ningún reproche acerca de su entorno laboral.

La pregunta es cómo lograr que, no un 26 por ciento, sino el mayor número de personas, amen lo que hacen, trabajen bien en equipo y logren estándares de excelencia.

Otro estudio realizado con trabajadores de áreas bien disímiles permitió elaborar una especie de Decálogo del trabajador excelente con estas constantes:

1. Un buen trabajador labora con vocación, con un propósito claro,
objetivos y metas definidos.

2. Confía en sus cualidades y las cultiva con estudio y práctica. Usa la mente y también la intuición.

3. Ama lo que hace, es consciente y actúa, no por obligación, sino por convicción. Armoniza su vida laboral con su vida familiar.

4. Es autónomo en lo que puede y al mismo tiempo trabaja en equipo con flexibilidad.

5. Vive abierto al cambio con iniciativa y creatividad.

6. Es responsable, coherente y no se refugia en fáciles excusas o culpando a otros.

7. Su actitud es entusiasta y honesta. Es perseverante y aprende del error.

8. Respeta el tiempo propio y el ajeno porque sabe que es valioso e irrecuperable.

9. Sirve con alegría, entusiasmo, buen humor y es muy cuidadoso con todo lo que usa en su empresa.

10. Se relaciona bien con los demás y respeta otras ideas modos de pensar y de vivir.

Douglas Labier es un siquiatra especializado en estrés laboral y suele hablar de lo que llama "la moderna locura". Este mal ataca a aquellos que viven obsesionados con tres metas: estatus, éxito y más dinero. Algo que deteriora su vida y su trabajo. Y cita una encuesta hecha en Estados Unidos en la que el 48 por ciento de los ejecutivos se siente presionados, estresados y con una vida vacía. Por eso pide a sus pacientes que establezcan otras prioridades, armonicen el trabajo con la vida familiar, se amen y no cambien salud por cheques. En este campo los empresarios y los gerentes tienen un gran reto porque su papel no es cumplir metas a toda costa. El desafío es propiciar por todos los medios un ambiente de trabajo acogedor y positivo, construir unas relaciones laborales gratificantes y lograr que las personas disfruten lo que hacen. La meta no es vivir para trabajar, sino trabajar para vivir. Es hacer del trabajo un sendero de autorrealización y servicio creativo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
22 de febrero de 2007
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad