Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El metro cuadrado construido más caro del país se vende en Cartagena: $6 millones

Castillogrande, en esa misma ciudad, desde donde se ve la plenitud del mar, es el segundo lugar más caro del Colombia. Allí el metro cuadrado alcanza los cinco millones de pesos.

Eso asegura Flavio Romero, presidente de la Sociedad de Arquitectos de Colombia (Seccional Bolívar), que hizo recientemente una feria de vivienda en La Heroica.

Solo La Cabrera, en el norte de Bogotá, donde el metro cuadrado puede valer hasta 4'500.000 pesos, llega a precios parecidos a otros lugares cotizados de Cartagena, como Bocagrande.

Y es que el destino de la ciudad vieja de Cartagena cambió desde el día en que dos edificaciones en ruinas de la época de la Colonia se convirtieron en los hoteles Santa Clara y Santa Teresa, a mediados de los 90.

Comenzaron a ser vendidos en el mundo como tesoros de la época del dominio español en América y, entonces, muchos extranjeros no se conformaron con estar de paso en esos lugares. Compraron casas baratas y en ruinas de los alrededores, las restauraron y las destinaron para pasar vacaciones.

Así, no solo se sumaron a familias poderosas y personalidades del país que compraron vivienda allí, sino que con sus dólares contribuyeron a cotizar el centro histórico.

Pero el deseo por Cartagena trasciende la ciudad vieja. La Heroica está viviendo un boom constructor quizás sin precedentes. Hay 67 proyectos en camino, con 6.000 unidades de vivienda.

Muchos de los clientes de Castillogrande son extranjeros, sobre todo españoles e italianos, que quedan embrujados con el ambiente y compran apartamentos para pasar vacaciones o regalarlos a sus esposas o novias colombianas.

Hay quienes también atribuyen el auge de Cartagena a la supuesta inminente llegada del multimillonario Donald Trump, que invertiría en Barú, pero Luis Hoyos García, presidente de la Lonja local, dice que se debe a que terminó la quietud de la construcción en estratos altos, que duró siete años.

Los atractivos en otras ciudades

Y si en La Heroica son la historia y el mar los que enamoran, el atractivo de ciertos puntos en otras ciudades de Colombia está en dos hechos opuestos: la cercanía con la naturaleza o con zonas comerciales.

Ejemplo de lo primero es Cabecera del Llano, en Bucaramanga, que tiene vista a una reserva forestal. En Ibagué, en cambio, el precio de la vivienda más cara, 1'400.000 pesos, en El Vergel, está dado por la vecindad con un sector de desarrollo comercial.

Según constataron los corresponsales de este diario en 10 ciudades del país, el auge de la construcción es generalizado por la facilidad de los créditos.

Sin embargo, la variabilidad de los costos está marcada por la plata que se está moviendo en cada una.

Barranquilla, la más barata

Llama la atención que de las cuatro principales ciudades (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla) la capital del Atlántico es la que ofrece el metro cuadrado más bajo en sitio cotizado: 1'650.000 pesos.

Rossana Pezzano, gerente de Camacol Caribe, atribuye esto al escaso poder adquisitivo de la gente. "El 80 por ciento de la población gana menos de 4 salarios mínimos", dice.

De hecho, sale más caro tener casa en los sitios valorizados de ciudades más pequeñas, como Manizales y Pereira, donde el metro cuadrado más alto está por el 1'800.000 pesos. En Risaralda, constructores atribuyen el alza a la llegada de remesas.

Medellín y Cali mueven precios más o menos similares, pero otro punto de atención está en Bucaramanga. Es allí donde se encuentra el cuarto metro cuadrado más caro después de Cartagena y Bogotá. Conocedores se atreven a plantear la presencia de dineros oscuros.

"En esta región no hay una economía para transacciones de viviendas de 800 o 1.000 millones de pesos, como las que se están dando. Para nadie es un secreto que hay platas extrañas en el mercado", afirma Liborio Plata, presidente de la Lonja de Santander.

Con todo y lo caro que parecen algunos lugares, los más costosos de Colombia no alcanzan los precios de algunas ciudades latinoamericanas.

En La Heroica van por extranjeros pensionados

El plan de Fedelonjas es convertir la franja norte de Cartagena (la que está sobre la vía al mar y conduce a Barranquilla) en un gran polo de desarrollo para atraer a un grupo especial de inversionistas en finca raíz que están acudiendo hoy a Centroamérica: los pensionados de Estados Unidos y Europa.

Según la agremiación, en E.U. hay una buena porción entre 70 millones de pensionados que termina invirtiendo en otras partes de América y que por tanto son clientes potenciales.

De hecho, una de las cosas que más le han servido a la capital de Bolívar para atraer ciudadanos de otros países son los cruceros que llegan desde norteamérica y Europa. Según los cálculos de las Sociedad de Arquitectos de Colombia (seccional Bolívar), el 25 por ciento de los compradores de vivienda en Cartagena son extranjeros.

Juliano Stefanini, un italiano, dice que compró en La Heroica porque "es como Venecia, rodeada de agua". Piensa que en América del Sur no hay una ciudad parecida".

Movilidad, la que más vale en la capital del país

La primera razón por la que estratos altos pagan 4,5 millones de pesos el metro cuadrado en Bogotá, en La Cabrera (norte), es la facilidad para moverse desde allí hacia otros lugares de la ciudad.

"La gente está 'mamada' de trancones. Si vive en La Cabrera y trabaja en el Centro Internacional gasta 20 minutos en llegar, y hasta puede almorzar en la casa. Del Chicó o Rosales gasta 10. Esto cotiza las zonas y mejora el nivel de vida de la familia", afirma el avaluador Óscar Borrero.

Y aunque tradicionalmente esos sectores han sido costosos, se han valorizado porque ahora se permiten torres de hasta 12 pisos (en Chicó 8).

Incluso, el más reciente estudio de la Lonja de Bogotá ubica en La Cabrera el metro cuadrado sin construir más caro: 2,2 millones de pesos.

Como en otras capitales, la cercanía con centros comerciales está dando valor. La desventaja, como dice Borrero, es que los mencionados barrios no tienen parques generosos. Pero, a la hora de ahorrarse tiempo y estrés, esto no pesa y la tendencia es a que los precios sigan subiendo.

Aunque otra opción es vivir en lugares más campestres y por eso se buscan sitios como Guaymaral, Altos de Yerbabuena o Aposentos, en la salida hacia Tunja, o municipios vecinos como Chía y Sopó, el costo de vivir afuera es alto: pago de peajes, más consumo de gasolina y más tiempo para llegar a Bogotá.

Según los conocedores del negocio de la propiedad raíz en la capital del país, suele darse que las familias con niños prefieren vivir fuera de la ciudad, las que tienen hijos universitarios buscan estar dentro de Bogotá y las que ya los casan y están en la situación de pensionados vuelven a buscar vivienda fuera de la capital.

Bucaramanga se vuelve la capital del nororiente

En la capital de Santander el repunte de la construcción ha sido tal, que en el oriente, donde hay metro cuadrado hasta por 2'800.000, se levantan al menos media docena de torres de apartamentos.

Por estar tomando el carácter de capital del nororiente del país, Bucaramanga atrae a hacendados, ganaderos y empresarios agroindustriales del sur de Cesar, sur de Bolívar, nordeste de Antioquia, Norte de Santander y Arauca, que se convierten en los clientes de los lujosos proyectos.

Expertos en finca raíz piensan que una vez concluidos estos complejos habitacionales difícilmente la ciudad volverá a emprender construcciones tan costosas.

Mientras tanto, en Pereira (Risaralda), los barrios Pinares, Álamos y Los Alpes, en el nororiente, marcan el metro cuadrado más caro, con 1'800.000. El otro más costoso está en el centro. La compra de vivienda ha sido especialmente movida por los risaraldenses que viven en el exterior, que según el Dane son el 15,6 por ciento de la población del departamento (unas 260 mil personas).

Por los lados de la capital de Caldas, Manizales, el costo más alto está en el oriente, en barrios como Palermo y Sancancio.

Barrios tradicionales, los caros de Medellín y Cali

El Poblado sigue siendo el lugar más costoso de Medellín para vivir. Allí el metro cuadrado vale hasta 2'400.000 pesos. Este barrio ubicado en el suroriente se ha convertido en centro alterno de la ciudad, con fuerte concentración de las actividades comerciales, educativas, financieras, turísticas y de servicios.

La Loma de los Bernal, en el suroccidente, que ha tenido un boom constructor en los años más recientes, es otro de los puntos caros. Hay apartamentos con metro cuadrado de 2'200.000 pesos.

Y la tradicional comuna Laureles Estadio, en el occidente, se mantiene como otro de los lugares preferidos para vivir.

También en Cali, la zona sur, donde está Ciudad Jardín, sigue siendo una de las más deseadas. De hecho, la capital del Valle se está extendiendo hacia ese sector porque todavía hay tierra disponible. Ahora están vendiendo allí 66 proyectos habitacionales. Normandía, en el oeste, es otro de los sectores exclusivos pero, a diferencia del sur, la tierra es escasa y solo hay 13 proyectos. El presidente de la Lonja, Federico O'Byrne, afirma que en Cali no se han elevado los precios porque hay tierra disponible.

REDACCIÓN NACIONAL

Publicación
eltiempo.com
Sección
Economía
Fecha de publicación
4 de febrero de 2007
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad