Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cinco días en la selva sin agua, comida ni machete pasó el ex ministro Fernando Araújo Perdomo

Su aventura comenzó a las 10:15 a.m. del domingo 31 de diciembre, bajo las balas de los helicópteros artillados de la FAC que atacaron un campamento de las Farc en los Montes de María (Bolívar).

Custodiado por una docena de guerrilleros, este hombre de 51 años escuchaba a la historiadora Diana Uribe disertar sobre Federico García Lorca, en Caracol Radio, cuando oyó las detonaciones.

"No hay opción: o me voy o me matan", pensó entonces el ingeniero cartagenero, secuestrado por un comando urbano del frente 37 la noche del 4 de diciembre del 2000, cuando trotaba por el sector de Bocagrande, en 'La Heroica'.

En muchas ocasiones durante su cautiverio había sentido la cercanía de las Fuerzas Militares, pero esta era la primera vez que se encontraba en medio de un ataque.

A la primera distracción de sus captores, echó a correr por el monte "sin agua, comida ni machete". Y sin rumbo. "La llegada de los helicópteros me permitió escabullirme", admite.

Desde ese momento se preocupó más por que no lo encontraran que por ver con qué iba a alimentarse. Pero la noche del jueves no resistió más los gruñidos de su estómago, que le ardía como si estuviera en carne viva.

"Me encontré una yuca y un poco de Acpm. La asé y me la comí, pero casi me parte el estómago", cuenta. La acompañó con agua de cactus, según reveló Alberto, su padre: "Como no encontró agua se tuvo que contentar con un cactus. Lo rompió y le sacó el jugo, pero llegó (a Cartagena) con una sed bárbara".

La noche del jueves se acostó en el suelo con la idea de abandonar su escondrijo en la selva de los Montes de María y caminar en busca de civilización. Al amanecer, emprendió el camino.

"Era muy difícil, porque son unos montes espesos. Además yo no tenía ningún tipo de ayuda, únicamente las manos. Afortunadamente el Señor me guío", narra el ex ministro. Al cabo de unas horas se topó con un campesino, que lo guió hasta un retén del grupo Piraña, de la Infantería de Marina. En total, desde el domingo, había caminado 35 kilómetros.

Apenas se sintió a salvo, su voluntad de hierro se desvaneció: sufrió un desmayo. La visión era sobrecogedora; el hombre que se había fugado de un campamento poblado por 200 guerrilleros dispuestos a acribillarlo si alguien intentaba rescatarlo no era más que un saco de huesos.

El otrora hombre fornido tenía una barba incipiente y llevaba ropa sucia, de color verde crema y mangas largas, con botas y medias negras. Su estragado pantalón estaba completamente roto a la altura de la rodilla izquierda.

A las 12:30 del mediodía de ayer, Araújo llegó en un helicóptero de la Armada a la Base Naval de Cartagena. Allí lo esperaba su familia, encabezada por su padre, el empresario Alberto Araújo, y sus amigos más cercanos. Apenas descendió del aparato, levantó los brazos y se escucharon los primeros aplausos.

Un abrazo eterno

El encuentro con su papá fue el más emotivo. Los dos se fundieron en la intensidad de un abrazo que esperó 6 años. La sonrisa del ex ministro brillaba en su rostro desgastado.

Cuarenta minutos después, ofreció una rueda de prensa en la Cámara de Oficiales. Allí contó que su cautiverio fue muy duro, pero que siempre gozó de buena salud.

Al responder una de las preguntas sobre lo que sentía en ese instante, expresó su agradecimiento "infinito" a las Fuerzas Militares. "Sin la operación que montaron no habría podido escaparme", dijo.

Su secuestro fue solitario. Nunca tuvo contacto con otros rehenes ni tuvo noticias de alguno. Siempre lo mantuvieron en la misma zona (los Montes de María), pero con frecuentes desplazamientos entre campamentos.

Al terminar su desordenado encuentro con los medios de comunicación, se dirigió al Hospital Naval para visitar a los militares heridos durante el operativo que le permitió ponerle fin a su rapto: el subteniente Orlando Madrid Palomino, los infantes Ronald González Paredes y José Emilio Ríos Villegas, y el cabo tercero Rodrigo Méndez Rivero.

Luego le correspondió a él ser atendido. "Está lleno de cables y tubos. Venía muy deshidratado", reportó su hermano Gerardo al final de la tarde.

Cuando recupere su forma física, tendrá que retomar el rumbo de su vida y habituarse a todo lo que cambió en estos seis años. Por ejemplo, a la ausencia de su segunda esposa, Mónica, que rehizo su vida con otro hombre.

REDACCIÓN NACIONAL
CON REPORTERÍA DE JAVIER FRANCO ALTAMAR

'Aún hay miles secuestrados'

La Fundación País Libre le expresó ayer a la familia Araújo la alegría por el retorno de Fernando, tras seis años de cautiverio. Este suceso, dijo en un comunicado- recuerda que en Colombia hay miles de personas que siguen privadas de la libertad y todavía no se sabe nada de ellas. País Libre les exigió a las Farc y al Eln la inmediata liberación de los secuestrados. Y a los 'paras', toda la verdad.

Por el secuestro de Araújo , alias 'Pablo' fue condenado a 17 años y nueve meses de prisión

Fernando Araújo acostumbraba a trotar en las noches, cuando finalizaba el trabajo. El 4 de diciembre del 2000, siendo fiel a esa rutina y en el sendero de cemento que bordea la bahía de Cartagena, fue secuestrado por guerrilleros urbanos de las Farc, según la Policía.

En febrero del 2002, la familia Aráujo Perdomo recibió la primera prueba de supervivencia (foto). Luego en marzo del 2003 y otras en diciembre 20 del 2005. En esta última, el ex ministro exigió del Gobierno la voluntad necesaria para lograr el acuerdo humanitario.

En junio del 2003, José Guillermo Agudelo Barrientos, alias 'Pablo', comandante del frente 37 de las Farc, le confesó a la Fiscalía que por órdenes de 'Martín Caballero' (foto), comandante del Bloque Caribe, planeó el secuestro del ex ministro invirtiendo 30 millones de pesos.

En mayo del 2004, el Juzgado Penal del Circuito Especializado de Cartagena condenó a Agudelo a 17 años y 9 meses de prisión, y al pago de una multa de 2.100 salarios mínimos legales mensuales, por los delitos de rebelión y secuestro extorsivo agravado.

Ejército propició el escape del ex ministro

ÁLVARO URIBE
Presidente de la República: Agradezco a su familia (a la del ex ministro Araújo), que cuando le consultamos la operación (militar) estuvo de acuerdo en que la lleváramos a cabo.

JUAN MANUEL SANTOS
Ministro de Defensa: Fue una operación muy bien planeada, que le permitió a Fernando Araújo escapar. Él estaba con la cuadrilla 'Martín Caballero' y contra ella fue la operación.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
5 de enero de 2007
Autor

Publicidad

Paute aqu�