Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El aeropuerto de Tunja, Gustavo Rojas Pinilla, ha sido inaugurado tres veces y se usa muy poco

Los alrededores de la pista son el nido de amor para las parejas que no tienen con qué pagar un motel o que prefieren disfrutar de las mieles del enamoramiento al natural.

La entrada al terminal aéreo tunjano es de libre acceso. No solo para los enamorados que se exponen a neumonías (por las bajas temperaturas que azotan la ciudad) con tal de disfrutar de un rato de intimidad, sino para deportistas, aprendices de conducción y campesinos de veredas aledañas que se movilizan por la pista de aterrizaje con sus vacas y burros, como 'Pedro por su casa'.

"Hacemos un gran esfuerzo para controlar la situación, pero esto es muy grande", afirma Luis Soler, uno de los vigilantes del lugar, que advierte que allí está prohibido aprender a conducir carro. Asegura que cuando ve a alguien manejando en la pista lo saca sin reparo.

Eso sí, afirma que no se mete con las parejas. "Eso es intimidad, y hay que respetar", comenta mientras suelta una carcajada al recordar las escenas bochornosas que ha tenido que presenciar junto con Luna, una perra criolla que lo acompaña en la vigilancia.

Hace varios años, a un personaje conocido de la sociedad boyacense le volaron un dedo con una escopeta, mientras en su carro hacía de las suyas con su acompañante.

Solo inauguraciones

El particular uso que están teniendo los 5 mil metros lineales del aeropuerto de Tunja se debe a que el terminal nunca ha funcionado, pese a haber sido inaugurado tres veces en los últimos 49 años.

A la semana solo llegan entre dos y tres vuelos de pequeñas aeronaves que transportan valores (dinero).

Pero según el alcalde de la ciudad, Benigno Hernán Díaz, ahora sí el terminal aéreo tendrá futuro. Hace dos meses la Aeronáutica Civil le cedió la administración al municipio. Espera recursos por el orden de los 2 mil millones de pesos, que serían invertidos en el alargamiento de la pista, en 1.200 o 2.000 metros.

El tamaño es, según Germán Efromovich, presidente de Avianca, el impedimento para que el aeropuerto funcione. También voceros de aerolíneas como Aerocusiana y Aircaribe argumentan dificultades por el tamaño de la pista.

Afirman, además, que la demanda de pasajeros desde y hacia la capital boyacense es muy poca.

Pero el alcalde de Tunja está empeñado en que por fin el aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla le sirva a la ciudad.

Si recibe los dineros que espera. sacaría otros 500 millones de pesos para cercarlo, con lo cual dejaría de ser el nido de los enamorados, la pista de entrenamiento para conductores y el paso de ganado en que está convertido.

JOSÉ ALBERTO MOJICA P.
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
TUNJA

En marzo del 2005, otra inauguración

Durante su gobierno, en 1947, el general Gustavo Rojas Pinilla ordenó la construcción del aeropuerto que llevaría su nombre.
Pinilla era oriundo de Boyacá, y quería que su departamento tuviera una terminal área digna, cuenta Javier Ocampo, presidente de la Academia Boyacense de Historia. En 1997 el alcalde de Tunja de la época, Manuel Arias, invirtió 400 millones de pesos en la adecuación de la pista y en la construcción de la torre de control y oficinas (abandonadas hoy). Y en marzo de 2005, el actual mandatario, Benigno H. Díaz, reinauguró la pista en un acto presidido por el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, e importantes personalidades. Hoy, un año y siete meses después, el aeródromo aún está aún lejos de funcionar. La cercanía con Bogotá (dos horas) y el desinterés de las aerolíneas siguen siendo obstáculos.

 

 

 

 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de octubre de 2006
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: