Avanzan audiencias al 'cartel de enfermos mentales' en Sucre

Avanzan audiencias al 'cartel de enfermos mentales' en Sucre

Exsecretarios de salud del departamento responden ante la Fiscalía,

Avanzan audiencias al 'cartel de enfermos mentales' en Sucre
9 de marzo de 2017, 10:52 pm

Dos días cumplen las audiencias de imputación de cargos a los seis detenidos por el ‘cartel de enfermos mentales’, que quedó al descubierto en Sucre luego de la auditoria que adelantó la Contraloría el año pasado y cuyos hallazgos fueron remitidos al Fiscal General de la Nación.

Jorge Madera, Efraín Suárez Arrieta y Nayibe Padilla Villa son los exsecretarios de salud departamentales contra quienes la Fiscalía emitió órdenes de captura, haciéndose posible dos de ellas y quedando pendiente la de Padilla, quien al parecer está de viaje, pues disfruta de sus vacaciones.

El CTI de la Fiscalía capturó también a Ronaldo Herazo, contador personal del exgobernador de Sucre, Julio Cesar Guerra Tulena; a Samir Gregorio Serpa Serpa, funcionario público activo y líder actual del Programa de Auditoría de la Secretaría de Salud de Sucre; a Ernesto Bladimir Gonzañez Ospino, dueño de las fundaciones Nuevo Amanecer, en Sincelejo y Corozal; y Luis Alberto Fadul Díaz, representante legal de la Fundación Nuevo Ser.

Todos sindicados de peculado, prevaricato por acción, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito

Las capturas estarían relacionadas, al parecer, con las investigaciones que se adelantan sobre el cartel de los falsos enfermos mentales, a quienes se les realizaron tratamientos durante la pasada administración del exgobernador Julio Guerra Tulena y cuyos pagos se realizaron, de 2012 a 2015 a través de la Secretaría de Salud de Sucre, a las IPS Clínica Nuevos Amaneceres y Fundación Nuevo Ser, por un monto que asciende a cinco mil millones de pesos.

Cabe destacar, que los galenos que aparecen como quienes autorizaban los tratamientos médicos señalaron a las autoridades que ellos no tienen contrato vigente con ninguna de las IPS investigadas y beneficiadas con los pagos.

Además, los sellos usados no correspondían a los profesionales médicos. Se estableció que a todos los pacientes se les ordenaba el mismo tratamiento, medicamentos y se registraba la misma evolución.

LUZ VICTORIA MARTÍNEZ
Especial para EL TIEMPO
SINCELEJO