Se instaló oficialmente la fase pública de diálogos de paz con el Eln

Se instaló oficialmente la fase pública de diálogos de paz con el Eln

En Quito, se oficializó la mesa de negociación con la última guerrilla activa de Colombia.

Se instaló oficialmente la fase pública de diálogos de paz con el Eln
7 de febrero de 2017, 09:23 pm

El gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional, la última guerrilla activa en el país, oficializaron este martes en Ecuador la fase pública de los diálogos de paz para poner fin al conflicto más largo y sangriento de América.

Después de tres años de contactos secretos y varios meses de demora, delegados del gobierno de Juan Manuel Santos y del Eln instalarán la mesa de negociaciones en la Hacienda Cashapamba, una propiedad de los jesuitas a unos 30 km de Quito.

Esa fase pública inicio con unas palabras de Juan Meriguet, representante del gobierno de Ecuador en los diálogos con el Eln. "Se inicia una nueva etapa que seguramente va a ser menos complicada que la anterior", dijo Meriguet.

"Muy buenos días para el mundo y Colombia, un gran amanecer latinoamericano lleno de esperanza, conviccion, alegria y paz", escribió este martes en Twitter el Eln, levantado en armas desde 1964.

Pablo Beltrán, jefe negociador del Eln, fue el primero en hablar. Primero agradeció al país, a los medios y a la comunidad internacional por el apoyo en los diálogos. 

"Nos alienta la esperanza de ponerle fin al enfrentamiento. Nos alienta el respaldo de los pueblos, gobiernos vecinos y la comunidad internacional", dijo Beltrán y agregó que es el momento del Eln de cambiar "en pro de la democratización".

Luego habló el jefe negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo. Lo hizo ante representantes de los países garantes (Ecuador, Brasil, Chile, Cuba, Noruega y Venezuela), 150 invitados y unos 60 medios de comunicación nacionales e internacionales.

En su discurso durante la instalación, en Quito, de la mesa de diálogo entre el Gobierno y el Eln, el jefe negociador oficial Juan Camilo Restrepo destacó la “celeridad y rigurosidad” con la que se negociará con esa guerrilla, sin que ello signifique que se llegará a una “paz exprés”.

“Pero sí quiere decir, y quiero recordarlo en esta ocasión, que las partes nos hemos comprometido, a avanzar. Avanzar con tanta celeridad como la prudencia lo permita”, dijo Restrepo.

Los debates se iniciarán el miércoles a puerta cerrada, según fuentes de la cancillería de Ecuador, donde se celebrarán la primera y la última ronda de negociaciones. El resto se prevé en los otros países garantes.

"La fase pública de conversaciones (...) nos permitirá alcanzar la paz completa", afirmó días atrás el presidente Santos, quien selló hace algunos meses un histórico acuerdo con las Farc, principal y más antiguo grupo insurgente del país.

Un proceso aún más difícil que el de las Farc

El proceso de paz con el Eln "se anuncia difícil" y diferente al que se desarrolló durante cuatro años en Cuba con las Farc, indicó a AFP el politólogo Frédéric Massé.

"El Eln tiene reivindicaciones un poco más fundamentalistas que las FARC (...), quiere cambios mucho más profundos", dijo este profesor de la Universidad Externado de Bogotá.

"No se presenta como un representante del pueblo, sino como un mediador. Para el Eln, es la sociedad la que debe negociar", agregó. La "participación de la sociedad civil en la construcción de la paz" es precisamente uno de los seis puntos de la agenda, que también incluye los de "democracia para la paz", "transformaciones para la paz", "víctimas", "fin del conflicto armado" e "implementación". (Además: ¿Qué se espera de los diálogos con el Eln? / Opinión)

Desde el sábado en Bogotá, y desde este martes en el centro de Quito, organizaciones sociales se reúnen en la llamada Mesa Social para la Paz para respaldar el diálogo y aportar ideas.

Sin embargo, según una encuesta divulgada este martes por EL TIEMPO y W Radio, 61,2% de los consultados "no cree" en las intenciones del Eln de alcanzar un acuerdo de paz. "Uno de los puntos más difíciles va a ser el de transformaciones para la paz, no porque el Eln esté pidiendo una cosa maximalista, sino porque un sector del gobierno sigue pensando que la paz es igual al desarme de los guerrilleros sin hacer ningún tipo de transformaciones sociales", explicó Víctor de Currea, autor de varios libros sobre ese grupo armado.

(Le puede interesar: Claves para entender al Eln, última guerrilla activa de Colombia)

Con los diálogos con el Eln y la implementación del pacto firmado con las Farc, Colombia busca superar una conflagración interna que ha involucrado, además de guerrillas, a paramilitares y fuerzas del Estado, con saldo de 260.000 muertos, 60.000 desparecidos y 6,9 millones de desplazados.

"Quiero creer que en esta oportunidad el Eln sí tiene la decisión de abandonar la violencia. Por nuestros hijos ojalá sea así", tuiteó ministro del Interior colombiano, Juan Fernando Cristo, cuyo padre fue asesinado por el Eln en 1997.

La mesa debía haberse instalado en octubre, pero se retrasó por la exigencia de Santos de que fuera liberado el excongresista Odín Sánchez Montes de Oca, secuestrado por el Eln desde abril, y de la guerrilla de que el gobierno indultara a dos rebeldes presos y nombrara facilitadores de paz a otros dos.

La entrega del militar Fredy Moreno Mahecha, que el Eln había capturado el 24 de enero en el noreste de Colombia, reforzó la confianza en el proceso.

"Genera un buen ambiente", declaró a AFP en Quito el senador de izquierda Iván Cepeda, facilitador de los diálogos con las FARC. Sin esto, "la mesa hubiera empezado ya con cuestionamientos serios", explicó por su parte Kyle Johnson, del International Crisis Group.

Reacciones en redes sociales por la instalación de la fase pública

AFP