Sr. Presidente

Sr. Presidente

La Federación de Ciclismo no solo no deja hacer, sino que no hace lo que por obligación debería.

Sr. Presidente
11 de agosto de 2016, 12:46 am

Sr. Presidente, es comprensible que se sienta injustamente tratado por el ciclista Wínner Anacona cuando dijo en Twitter que regresarán el próximo año al Tour porque ellos se han hecho SOLOS, en mayúsculas. El ciclismo ha sido uno de los deportes que más recursos públicos han recibido, aunque merece mucho más por sus triunfos.

Pero ese no es el problema. La soledad del ciclismo se debe a la mediocridad de la Federación. Antes de ampliar el presupuesto es urgente cambiar una dirigencia que prefiere mantener pequeño el ciclismo para mantener su control, al punto de sabotear cualquier intento al margen de ellos por hacerlo crecer.

Atérrese, Sr. Presidente. Desde hace tres años una empresa viene gestionando una nueva carrera, el Tour del Café, la cual está programada para después del Tour de San Luis, en Argentina. Sería de la misma categoría, de modo que vendrían los mejores ciclistas del mundo. La empresa ha conseguido además el respaldo de cuatro gobernaciones y de Medalist Sports, la compañía que organiza el Tour de California, la carrera más importante de América. La UCI, la ‘Fifa’ del ciclismo, está entusiasmada con la idea y la apoya ante la Federación. Ya varios patrocinadores también han manifestado su interés.

Hasta allí, todo bien. Pues resulta que la Federación, cuyo papel es únicamente de intermediario, porque el Tour del Café por categoría recibe aval directo de la UCI, se ha aprovechado de un tecnicismo. Por reglamento se requiere que la empresa envíe los formatos de la carrera a la Federación y luego esta los envíe a la UCI. No ha habido manera de que la Federación envíe el formato, ni siquiera luego de un e-mail de la UCI en que en duros términos advierten que es inaceptable la descalificación de los organizadores como “piratas”, argumento que usaron para engavetar el proyecto.

Cuando Coldeportes preguntó por la situación, la Federación respondió que el Tour del Café era competencia en la búsqueda de patrocinadores, que por eso no lo apoyaban. Lo más lamentable es que la Federación no solo no deja hacer, sino que no hace lo que por obligación debería. Su incompetencia para organizar carreras es tal que la Vuelta a Colombia está a punto de desaparecer del calendario UCI.

Sr. Presidente, los ciclistas colombianos no merecen sentirse SOLOS. El Gobierno está en la obligación moral de intervenir. El problema, al día de hoy, es más de gestión que de plata.


Gustavo Duncan