Corte Constitucional no modificó el costo de la libreta militar

Corte Constitucional no modificó el costo de la libreta militar

Declaró exequible la ley que determina cuánto pagan los ciudadanos que no prestan servicio.

Corte Constitucional no modificó el costo de la libreta militar
27 de julio de 2016, 06:12 pm

La Corte Constitucional declaró exequible una norma de la ley 1184 del 2008 que regula la cuota de compensación con la que se calcula el valor de la libreta militar, por lo que dicho cobro se mantiene intacto.

El alto tribunal constitucional estudio una demanda del ciudadano Carlos Felipe Rojas Flórez, quien consideró que el costo de la libreta es desproporcionado y genera un hueco en las finanzas de las familias colombianas.

El demandante aseguró que, con base en la fórmula que estableció dicha ley, miles de colombianos que no entran a las filas del Ejército deben usar en muchos casos sus ingresos de todo un mes para poder pagar la libreta, lo que viola el derecho fundamental al mínimo vital pues se pone en riesgo la cobertura de sus necesidades básicas como los servicios y alimentos, educación, salud, entre otras.

A pesar de que el magistrado Luis Ernesto Vargas, quien estudió la demanda, presentó una ponencia que planteaba la posibilidad de bajar el costo de la libreta y exhortaba al Congreso para que, en un plazo determinado, reglamentara una nueva fórmula para cobrarla, esa posición fue derrotada por la mayoría de la Corte.

El argumento de Vargas es que esta nueva fórmula debía tener en cuenta el interés económico del Estado, pero sin vulnerar los derechos fundamentales de los ciudadanos.

En la discusión hubo la participación de dos conjueces: Edgardo Villamil Portilla y Jorge Gabino Pinzón cuya participación fue definitiva para derrotar la ponencia de Vargas.

La fórmula que hoy se usa para calcular el costo de la libreta

El costo de la libreta se calcula sumando el 60 por ciento de los ingresos mensuales más el uno por ciento del patrimonio. A esto se adiciona el 15 por ciento de un salario mínimo. El resultado se divide entre los hermanos menores del ciudadano interesado y que aún estén estudiando.

Así, si una familia gana cada mes dos salarios mínimos (1’378.000 pesos) y tiene una casa de 60 millones de pesos, y el interesado es hijo único, tendría que pagar por la libreta cerca de 1,5 millones. Ni el salario de un mes le alcanzaría para costearla.

La demanda de Rojas planteaba que el costo de la libreta también era inequitativo para quienes fueron calificados como inhábiles para prestar el servicio, pues "no tienen otra alternativa que pagar la contribución al margen de su condición física".

JUSTICIA