Interinidad, la 'maldición' que persigue a Caldas y lo que hay detrás

Interinidad, la 'maldición' que persigue a Caldas y lo que hay detrás

En ocho años, el departamento lleva ocho gobernadores, por una puja política que se volvió judicial.

notitle
24 de julio 2016 , 08:45 a.m.

Mientras el país miraba con lupa las interinidades recientes en Bogotá o La Guajira, el fenómeno en Caldas era similar pero menos visible: el departamento ha tenido ocho gobernadores desde 2008 y solo la mitad, por elección. (Además: Exministro, ejecutiva y excongresista, terna de uno para Caldas).

La lista ‘maldita’

A Mario Aristizábal (1), posesionado en 2008, lo suspendió y, luego, destituyó e inhabilitó la Procuraduría en 2011. Juan Fernando Londoño (2) fue delegado por la Presidencia para reemplazarlo, hasta que el cargo lo ocupó Francisco Prieto (3), que terminó el periodo ese mismo año.

Al día siguiente empezó la primera Gobernación de Guido Echeverri (4), que renunció cuando lo suspendieron y a quien luego le anularon la elección. El departamento se le encargó a Juan Martín Hoyos (5), mientras se surtieron las elecciones atípicas de 2013, en las que ganó Julián Gutiérrez (6), que terminó su mandato en diciembre pasado.

Acto seguido volvió Echeverri (7) por medio de las urnas, hasta que el Gobierno nacional hizo efectiva esta semana la suspensión provisional del Consejo de Estado en su contra –decidida desde marzo– y puso como encargado a Gabriel Vallejo (8). (También: Recursos judiciales no frenaron la suspensión del Gobernador de Caldas).

El exministro de Ambiente no se ha posesionado pero pronto tendrá un remplazo (9), da la terna propuesta por el partido de 'La U', por el que fue electo el suspendido junto con Cambio Radical. Los opcionados son: Germán Cardona, exministro de Transporte; Adriana Arango, directora de la Corporación Alberto Arango Restrepo (Ceder), y Jaime Quintero, exrepresentante a la Cámara.

Y, si de nuevo le anulan la elección a Guido –lo cual todavía está en estudio, por lo que su salida no es definitiva–, se convocarían otros comicios atípicos para elegir al décimo integrante de esta lista de gobernadores ‘malditos’.

El ‘conjuro’ detrás

El representante liberal a la Cámara por Caldas Mario Castaño culpa de los hechos recientes a una “irresponsabilidad” de quienes apoyaron a Echeverri en su segunda campaña. “Ese riesgo era latente. Todos los caldenses lo sabíamos”, le dijo a EL TIEMPO.

La defensa del suspendido mandatario alega que el Consejo de Estado, que hoy estudia anular su elección, dio un concepto previo a la campaña en el que le decía que no tenía inhabilidad para lanzarse de nuevo.

En cambio, hace cuatro años, Echeverri llegó al cargo inhabilitado porque su esposa había sido secretaria de Hacienda encargada de Manizales en el año previo a los comicios de 2011. (Le puede interesar: La 'dinámica' tras el lío del gobernador de Caldas).

Pero entonces, recibió el apoyo de los liberales herederos de Víctor Renán Barco, entre los que hoy está Castaño, y el de los Yepes del conservatismo. La coalición ‘barcoyepista’ que gobernó Caldas por décadas y le negó su respaldo a Echeverri el año pasado.

Castaño, no obstante, niega que haya motivaciones políticas tras el proceso que tiene en vilo al departamento y hace votos para que “ojalá todo le salga bien” a Guido.

Entre tanto, el gobernador suspendido ha dicho que no descarta esos factores. “Es evidente. Mientras estuvo el ‘barcoyepismo’ no se cayó ningún gobernador. Desde que estamos nosotros, se han caído todos”, asegura el presidente del Senado, Mauricio Lizcano, en apoyo a Echeverri.

Pero no es tan exacto. Como Guido tenía la bendición de la antigua coalición en 2011, el senador de ‘La U’ apoyó en esa ocasión al candidato contrario: Vallejo, a quien el Ministerio del Interior acaba de designar como encargado.

¿Y Aristizábal?

El exgobernador era ‘barcoyepista’ y aún así salió del cargo, con unas sanciones que le quitaron en 2014, cuando demostró que no había cometido las faltas disciplinarias que le endilgaron.

Así, la lucha jurídica por el poder en Caldas que denuncia Lizcano sería anterior a Echeverri y tendría su origen en 2009, cuando la muerte de Barco permitió el surgimiento de disidencias ante su alianza con Yepes.

Al fin y al cabo, como comentaban un par de políticos regionales en una reciente conversación informal, “aquí todos fuimos ‘yepistas’ o ‘barquistas’ en algún momento”.

MANIZALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.