Así cayó 'Jake', jefe de poderosa red de prostitución en Medellín

Así cayó 'Jake', jefe de poderosa red de prostitución en Medellín

Operación incluía a niñas de 12 a 14 años. Grueso de sus clientes eran ciudadanos estadounidenses.

Así cayó 'Jake', jefe de poderosa red de prostitución en Medellín
17 de julio de 2016, 04:02 am

Colombiajake.com, así se llamaba la página web que, según la Policía, fue utilizada por decenas de pederastas, todos venidos de Estados Unidos, que pagaban millonarias sumas por servicios sexuales en Medellín.

El dueño del negocio ilegal, Jay Harry Drivas, de 53 años, fue capturado por la Policía esta semana. El hombre, conocido como ‘Jake’, era la cabeza de una red de prostitución que victimizaba a menores de entre 12 y 14 años y trabajaba la fachada de una oficina de planes turísticos que promocionaba a través de internet.

Era recibido como un rey en la zona de tolerancia del centro de Medellín. Allá lo conocía todo el mundo –dice uno de los oficiales que lo pusieron tras las rejas– (...) En ese punto contactaba a muchas de las jóvenes, en especial a las niñas, que ofrecía a sus clientes. Si consumían drogas, para él era más fácil ponerlas a su servicio porque les ofrecía marihuana y coca”. (Lea: Capturado 'Jake', el gringo que lideraba red de explotación sexual)

En esa zona de la capital antioqueña abunda la miseria. El norteamericano, dice la Policía, aprovechaba el bajo nivel de escolaridad de las menores, su bajo nivel económico y la falta de atención de sus padres. Mientras él cobraba en dólares, a ellas les pagaba una pírrica suma por ‘paseos’ con extranjeros que a veces duraban hasta una semana.

El general William René Salamanca, director de Protección y Servicios Especializados de la Policía, asegura que el rastreo a las páginas web que más frecuentan los depredadores sexuales fue clave para llegar hasta ‘Jake’.

El hombre, nacido en Massachusetts, se instaló en el 2009 en el exclusivo sector de El Poblado, de Medellín. Allí llevaba una vida llena de lujo: comía en los mejores restaurantes, compraba ropa de marca y conducía un carro de alta gama, siempre acompañado de hermosas mujeres. (Además: Así operaba 'Jake', el gringo que lideraba red de explotación sexual)

Lo identificamos hace seis meses en la web y empezamos hacerle seguimiento”, señaló el oficial.

Los investigadores tuvieron que recurrir a un policía infiltrado, con buen nivel de inglés, que contactó a ‘Jake’ mostrando interés en el paquete turístico que ofrecía. “Al principio, fallamos dos veces en nuestro intento de contactarlo porque le hablamos en español, y, aunque él habla nuestro idioma, negó cualquier actividad turística y sexual. Cuando lo hicimos en inglés, tomó confianza y empezó la negociación”, dice la fuente. El supuesto cliente pidió los servicios de dos menores de edad, y el norteamericano accedió.

Drivas viajaba por lo menos tres veces al año a Estados Unidos para promover sus servicios y dar a conocer su página web. “En sitios públicos abordaba a hombres mayores, a los que les hablaba de un mundo de aventura en Medellín. Y les decía que en la dirección web encontrarían la ruta.

Básicamente, manejaba dos líneas de prostitución. La de mayores de edad, cuyas fotografías y nombres tenía en una lista que le fue incautada el día de su captura, tenía más de 200 registros. La otra, más reservada, incluía los servicios de menores de edad.

Los clientes de ‘Jake’ viajaban desde ciudades como Cheyenne, Lincoln, Dallas y Atlanta y adquirían uno de los dos ‘paquetes turísticos’ que ofrecía, en los que siempre figuraba la compañía de una mujer.

Los enganchaba con imágenes de la ciudad, y los videos que ‘Jake’ subía a su página web, en la que se podía ver a clientes narrando sus experiencias en locaciones como el parque del Poblado, sobre lo maravillosa que es la ciudad, la buena comida y la excelente atención de su anfitrión”, relató uno de los investigadores.

‘Jake’ les ofrecía a sus clientes VIP su exclusivo apartamento para pasar noches alternativas. Un jacuzzi inflable se convirtió en el ícono más representativo de los servicios que ofrecía. “Precisamente, el día que lo capturaron, en ese apartamento –que tenía en arriendo– estaba en el jacuzzi con una niña de 12 años y se le incautaron sustancias psicoactivas, pastillas sexuales y 33 millones de pesos en efectivo”, dice Salamanca.

Los paquetes turísticos de ‘Jake’ se manejaban bajo dos modalidades, de acuerdo con el bolsillo del cliente.
Uno por 10.000 dólares que incluía los tiquetes de avión, estadía y paseos por la ciudad, más la dama de compañía de su preferencia, la cual podía escoger en el catálogo que aparecía en su página web. El servicio sexual era pagado aparte, dependiendo de los gustos del cliente.

El segundo paquete, por cinco mil dólares, se diferenciaba sobre todo en el nivel del hotel.

Fiscales de los Estados Unidos llegaron esta semana al país para tratar de establecer la identidad de los clientes de Jay Harry Drivas, para procesarlos por crímenes sexuales contra menores. “En Colombia le esperan por lo menos 20 años de condena por delitos relacionados a la inducción a la prostitución, tráfico y porte de sustancias psicoactivas y explotación sexual que involucra menores de edad. Pero Estados Unidos también tiene la intención de llevárselo para juzgarlo allá”, dice Salamanca.

El norteamericano pasó de sus estancias de lujo a la cárcel Bellavista de Medellín, donde será sometido a una evaluación psiquiátrica debido a que desde el momento de su captura ha intentado suicidarse en dos ocasiones.

Pero ese no es el único caso de extranjeros capturados en Colombia y vinculados a redes de explotación sexual. En lo corrido del año ya van capturados cuatro extranjeros detenidos por delitos como pornografía de menores, inducción a la prostitución y proxenetismo con menor de edad. Dos de los que han caído son mexicanos y otros dos, norteamericanos.

Redadas internacionales

Por casos de violación entre 2014 y este año han sido detenidos 25 ciudadanos de distintas nacionalidades.
La Policía colombiana ha implementado los mismos controles que se usan contra las redes de narcotraficantes, en la cacería de los extranjeros y nacionales que están detrás de las redes de traficantes internacionales de personas que delinquen en el país.

De hecho, en una redada en el 2014 apoyada por las agencias estadounidenses ICE (servicio de inmigración y control de aduanas) y Homeland Security Investigations (de seguridad nacional), se logró capturar a 12 personas, entre ellos una exreina popular de Cartagena sorprendida en la isla del Rosario con 20 menores de edad que, según las autoridades, iban a ser ‘vendidos’ a clientes de este crimen contra la niñez.

En Estados Unidos cayó además un nacional de ese país, señalado de haber pagado por mantener relaciones sexuales con un menor en Medellín. En la operación se encontró una lista con una decena de nombres de extranjeros que serían clientes de esa red.

Aumentan denuncias

En Colombia, las denuncias relacionadas con abusos a menores y explotación sexual infantil aumentaron un 60 por ciento el año pasado.

De 8. 593 casos en el 2014 se pasó a la investigación de 13.766 denuncias.

El mayor número de procesos se reportó en Bogotá con 2.754 hechos, 1.692 en Medellín y 1.487 en Cali.
Las estadísticas de la Policía señalan que las niñas de entre 12 y 16 años de edad son las principales víctimas de abuso sexual.

Las páginas de internet son las preferidas por los proxenetas para buscar a sus víctimas, y las autoridades han detectado que incluso hay 3 portales falsos de reconocidos programas de televisión infantil y juvenil que son usados por los depredadores sexuales.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com