Obligan a centro comercial a disculparse con un gay por supuesta burla

Obligan a centro comercial a disculparse con un gay por supuesta burla

Vigilantes, al parecer, se burlaron y acusaron al hombre de haber realizado un acto obsceno.

Obligan a centro comercial a disculparse con un gay por supuesta burla
11 de julio de 2016, 02:03 pm

Un fallo de la Corte Constitucional ordenó a los representantes del centro comercial Portal del Prado a disculparse, en acto público, con un homosexual a quien los vigilantes expusieron a sus burlas, en enero del año pasado, luego de supuestamente haberlo encontrado realizando un acto obseno con otro hombre en uno de los baños.

La importancia del fallo, del 2 de junio, es que le da un giro a los procederes judiciales pues, desde ahora, en estos casos contra la población LGBTI, no es la víctima quien debe probar que la agredieron, sino los demandados los que deben presentar evidencia de que no lo atacaron.

Todo esto es consecuencia de una tutela presentada por Héctor Barrios Peña, con el apoyo del movimiento Caribe Afirmativo. En el relato de soporte, Barrios asegura que el 21 de enero de 2015, a eso de las 6:30 p. m., él estaba en el baño del segundo piso del Portal del Prado. De repente –afirmó–, entraron unos vigilantes del centro comercial y lo sacaron del lugar acusándolo del hecho obsceno.

En su relato, Barrios asegura que los vigilantes lo sacaron a los pasillos del centro comercial y lo expusieron y señalaron ante el público, se burlaron de su orientación sexual y lo expulsaron del lugar. El asunto es que, según se desprende del fallo, nunca se mostraron pruebas por parte del Portal del Prado.

Un aspecto clave dentro del fallo es que Barrios se identificó como gay, condición que lo ubica como “víctima potencial de actos discriminatorios, por lo que adquiere la calidad de sujeto de especial protección constitucional”.
Los vigilantes negaron que ellos hubieran cometido la agresión, pero para la Corte es evidente que no allegaron “algún elemento de convicción con el que demuestren que su proceder no constituyó acto de discriminación”. 

BARRANQUILLA