Tribunal de Aforados, a un paso de ser tumbado por la Corte

Tribunal de Aforados, a un paso de ser tumbado por la Corte

Ponencia propone hundir por vicios de trámite al ente que reemplazaría a la Comisión de Acusaciones.

Tribunal de Aforados, a un paso de ser tumbado por la Corte
1 de julio de 2016, 01:51 am

Hace dos días la Sala Plena de la Corte Constitucional se reunió por primera vez para discutir la ponencia del magistrado Alejandro Linares que propone hundir por vicios de forma al Tribunal de Aforados, creado el año pasado por la reforma del equilibrio de poderes.

En ese primer round, según fuentes del alto tribunal, casi que en una decisión que sería unánime, los magistrados de la Corte se mostraron a favor de tumbar al Tribunal de Aforados, organismo que reemplazaría a la cuestionada Comisión de Acusaciones.

Aunque aún no han votado, por los argumentos que los magistrados expusieron, fuentes aseguran que la muerte del Tribunal de Aforados sería inminente.

Ese organismo, junto con el Consejo de Gobierno Judicial –que la Corte tumbó a comienzos de este mes– era uno de los mayores cambios del equilibrio de poderes, que buscaba ponerles mayores controles a magistrados y al Fiscal General.

Pero las razones de los magistrados para tumbar el Tribunal son distintas a las de Linares. Mientras el magistrado, que estudió la demanda que interpuso el exfiscal Eduardo Montealegre contra el Tribunal, afirma que debe declararse inexequible porque en su creación se cometieron vicios de trámite, la mayoría de magistrados criticaron esa posición y dijeron que la razón principal es que “sustituye la Constitución”.

Fuentes dicen que 7 magistrados estarían de acuerdo con que el Tribunal de Aforados viola la autonomía de la Rama Judicial, uno de los argumentos de la demanda de Montealegre.

El único magistrado que no votará será Jorge Pretelt, impedido porque está siendo investigado por la Comisión de Acusaciones por el caso de Fidupetrol.

De mantenerse la posición de la mayoría, Linares tendría que cambiar su ponencia y salvar su voto.

La ponencia afirmaba que los vicios de trámite se dieron porque en la segunda vuelta se hicieron cambios fundamentales sobre la forma de juzgar a los aforados, pues se eliminó el juicio político que en la primera vuelta aún seguía vivo.

Por eso proponía darle tres años al Congreso para subsanar los errores. Ante la posición mayoritaria que indicaría que los vicios fueron de fondo, más que de forma, la propuesta de Linares ya no sería viable. 

JUSTICIA