Poderoso empresario panameño se 'esfumó' de la cárcel La Picota

Poderoso empresario panameño se 'esfumó' de la cárcel La Picota

Indagan cómo Mayer Mizrachi evadió a Migración que lo esperaba para expulsarlo.

Poderoso empresario panameño se 'esfumó' de la cárcel La Picota
28 de junio de 2016, 01:31 am

La manera como el poderoso empresario panameño Mayer Mizrachi salió de la cárcel La Picota, el 22 de junio, evadiendo a los agentes de Migración Colombia que lo esperaban en la puerta para expulsarlo hacia el istmo, está a punto de convertirse en un lío binacional.

Mizrachi llevaba seis meses detenido luego de que la Policía colombiana hiciera efectiva una orden de extradición en donde se le requería por hacer parte del escándalo de corrupción del gobierno del expresidente Ricardo Martinelli.

El empresario –hijo de un cuñado de Martinelli– enfrenta un proceso por peculado, por irregularidades en la instalación de una plataforma tecnológica tasada en 13 millones de dólares.

Sus abogados, sin embargo, lograron que se le aprobara una fianza que suspendió la extradición y le abrió las puertas de La Picota. Pero el caso tiene desconcertadas a las autoridades de Panamá que esperaban que Migración Colombia lo expulsara hacia ese país para garantizar su comparecencia al proceso.

Denuncia a director

Hoy, lo único que se sabe de él es que está subiendo fotos a sus redes sociales en donde, haciendo muecas, muestra la boleta de salida. Además, le agradece a algunas autoridades colombianas, insiste en que su caso es una persecución política y anuncia que pedirá asilo.

EL TIEMPO estableció que, por estos hechos, Migración denunció penalmente al mayor Fabio Becerra, director de La Picota, por presunto prevaricato por omisión.

Además, la Cancillería de Colombia inició una indagación sobre el caso.

“Por circunstancias que están siendo investigadas en el Inpec, y de las cuales fue informado el Ministerio de Justicia y del Derecho, el señor Mizrachi recobró su libertad, sin ser puesto a disposición de Migración Colombia, no obstante que una patrulla de esa entidad estuvo desplegada afuera del centro penitenciario todo el día para proceder con la expulsión”, se lee en un comunicado de la Cancillería.

Los correos

En el mismo documento se señala: “Se incumplió la obligación legal de dejar a disposición de la unidad administrativa al interno una vez ordenada su libertad con el objeto de resolver su situación migratoria, tal como lo establece el Decreto 1067 del 2015”.

EL TIEMPO conoció correos electrónicos en los que Migración conmina al Inpec a explicar el manejo que le dio al caso: “Estamos interesados en conocer, con la urgencia que amerita el caso, las justificaciones que llevaron al director del centro carcelario de La Picota para omitir el deber señalado en la ley”, dice un correo.

Y hay otro en el que consta que los agentes de Migración fueron sacados de las oficinas del penal cuando llegaron los abogados del panameño y que este salió por otra puerta sin que lo pudieran detener para proceder con su expulsión.

Se sabe que el Inpec ya rindió un informe detallado de lo sucedido al Ministerio de Justicia de Colombia y desmintió categóricamente las versiones que circulan en Panamá en las que se habla de un funcionario despedido por haber recibido un millonario soborno que permitió la supuesta fuga del poderoso empresario panameño.

Por ahora, Mizrachi tiene que presentarse, el próximo 26 de agosto, a una audiencia en su país para rendir las versiones que tanto ha solicitado en sus cartas sobre la ejecución del millonario contrato.

Para esa fecha, la Cancillería de Panamá espera ya tener una explicación oficial de Colombia sobre su salida de La Picota y sobre la demora en los trámites de su extradición.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com