Fallos de la Corte aún no se cumplen en favor del medioambiente

Fallos de la Corte aún no se cumplen en favor del medioambiente

Son victorias para los defensores regionales, pero autoridades ambientales no los ponen en práctica.

Fallos de la Corte aún no se cumplen en favor del medioambiente
15 de junio de 2016, 02:28 pm

A pesar de que para el sector de la minería los últimos fallos de la Corte Constitucional son preocupantes, porque según algunos directivos, el alto tribunal "está legislando no en derecho, sino de acuerdo a los sesgos ideológicos de sus magistrados", desde el movimiento ambientalista y de protección de los recursos naturales de las regiones, las sentencias se han convertido en herramientas legales para defender sus causas.

Sin embargo, la preocupación fundamental es que estas decisiones judiciales no se llevan a la práctica por parte de las autoridades ambientales. Por ejemplo, a raíz del fallo que blindó a los páramos de los títulos mineros y bloques de hidrocarburos, previos a 2010 y 2011 respectivamente, ya van varias denuncias de la organización Greenpeace para que Corpoboyacá y el Ministerio de Ambiente frenen las operaciones de mineras en pleno páramo de Pisba. (Lea también: Desoladoras imágenes de cómo la minería acaba con los páramos

Todavía, tras las denuncias de una afectación critica en este ecosistema de Boyacá, no ha habido una respuesta efectiva de las autoridades ambientales. EL TIEMPO le ha solicitado en varias oportunidades al Ministerio de Ambiente información sobre sus actuaciones respecto a esta sentencia, pero hasta el momento no ha habido una respuesta oficial.

Rodrigo Negrete, experto en derecho ambiental y quien ha promovido una de las demandas para que cambie la manera cómo se otorgan títulos mineros, explica que la Corte Constitucional no ha actuado bajo sesgos políticos, sino que ha vuelto a poner en orden la política minera en términos de los principios constitucionales. 

"El tema es que la Corte Constitucional está poniendo las cosas como deben ser. La Constitución contempla una serie de derechos fundamentales en aras de alcanzar un orden justo. Los fallos buscan corregir el hecho de que el Gobierno y el Congreso, en su momento, expidieron una serie de disposicones que desconocen el orden constitucional". 

No obstante, Negrete reconoce que no ha habido voluntad política para cumplir con las decisiones de la Corte. "Por ejemplo, la Agencia Nacional de Minería ni siquiera ha declarado la caducidad de los títulos mineros en páramos", explica.

Silvia Gómez, vocera de Greenpeace Colombia, argumenta que es "inaceptable que las empresas mineras estén cuestionando la seriedad y rigurosidad del trabajo de la Corte Constitucional, aduciendo que los fallos les generan incertidumbre jurídica, cuando en realidad los fallos responden a tutelas y acciones de inconstitucionalidad que demuestran violaciones a derechos constitucionales que hay que subsanar, como las consultas previas para pueblos étnicos y la participación de la ciudadanía en las decisiones que afectan su suelo".

Para la ambientalista, estos fallos que critican "no son ni políticos ni arbitrarios", porque precisamente surgen de violaciones a derechos fundamentales como: la vida digna, salud, intimidad y el derecho a un medioambiente sano.

"Todos los proyectos que se hagan en un territorio deben poder ser sujetos de revisión antes, durante y después de su ejecución. ¿Por qué las empresas se consideran eximidas a esta revisión y se indignan cuando el máximo tribunal la ordena?", cuestiona.

MEDIOAMBIENTE