'Sin demanda, no habría la trata de personas'

'Sin demanda, no habría la trata de personas'

La española Mabel Lozano muestra en 'Chicas nuevas 24 horas' cómo funcionan esas redes delictivas.

'Sin demanda, no habría la trata de personas'
7 de junio de 2016, 11:16 pm

Todos los días, la realizadora española Mabel Lozano se encontraba con el mismo anuncio en un periódico: ‘Chicas nuevas 24 horas’. La frase la impactó y es el nombre de su más reciente documental, un trabajo que denuncia la trata de personas y que explora este delito en cinco países, entre ellos Colombia.

Precisamente, esta apuesta audiovisual, una coproducción en la que también participó la productora nacional Hangar Films, acaba de recibir una nominación en la categoría de mejor documental, en la tercera edición de los Premios Platino, que reconocen a lo mejor de la producción cinematográfica en Iberoamérica.

“Chicas nuevas 24 horas habla sobre el negocio que se mueve a partir de la trata, se mete con los malos, con los que se lucran y con las mujeres que han vivido esa dura experiencia”, explica la directora en entrevista con EL TIEMPO.
Lozano lleva 11 años dedicada a visibilizar el delito y reconoce que ser parte de los nominados a los Platino le ayuda a que se pueda cambiar algo dentro del circuito de la explotación.

La realizadora es enfática y contundente al exponer la problemática. “Todo se rige por la oferta y la demanda (…) Siempre se busca a las más guapas, pero a la vez a las más vulnerables. Si no existiera demanda, no habría trata de personas”, comenta.

Como en el caso de Ana Ramona, una colombiana que brinda su testimonio en el documental y que llegó a Panamá tratando de mejorar su situación. Fue gracias a la actriz y gestora de la campaña ‘Ni con el pétalo de una rosa’, Alejandra Borrero, que la documentalista pudo registrar su experiencia.

“Quería regresar a Colombia y tener esa voz de Sofía, de Estela”, explica, haciendo referencia a otras mujeres que colaboraron en el proyecto. Hemos viajado por el mundo y para este trabajo nos tomamos cinco años (…) Teníamos que denunciar el problema y hablar acerca de los que se llevan el dinero”, recalca.

Pese a que se han visto recientemente documentales que exponen situaciones relacionadas con la violencia de género y la explotación sexual de las mujeres (Lives for Sale, Trading Woman, The Truth About Webcams Girls ) Lozano opina que su trabajo escapa del estilo de algunas producciones que revictimizan a quienes experimentan este drama.

“Chicas nuevas 24 horas no hace pornografía de las personas. La trata da mucho morbo y normalmente siempre se aborda desde la desnudez de los cuerpos y no desde la desnudez de los sentimientos o los derechos”, reflexiona acerca de un negocio que, afirma la realizadora, mueve 32.000 millones de dólares al año y 5 millones de euros diarios solo en España.

El documental hizo parte de la tercera edición del Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos, el cual se llevó a cabo en Bogotá, Cartagena y Medellín a finales de mayo, pero su directora adelanta que el objetivo es que llegue a más público.

“Estamos trabajando para el próximo estreno del documental en las salas de cine colombianas y que llegue a los centros educativos y así empoderar a los más jóvenes, como ya lo hemos hecho en Paraguay, donde se tradujo al guaraní. También se vio en Europa y en Corea del Norte”.

A eso se suma una exposición artística, conferencias, un proyecto transmedia y hasta un libro basado en las experiencias de una menor que cayó en esa red delictiva.

Comprometida y sin miedo

Mabel Lozano estrenó ‘Voces contra la trata’ (que rodó en Moldavia, Rumania y España) y visibilizó a las mujeres que hacían parte de estas redes delictivas. Luego vino ‘Escúchame’, corto documental enfocado en quienes se convierten en clientes de estas mujeres, y con ‘Chicas nuevas 24 horas’ cierra el ciclo al mirar el negocio detrás del delito. Su primer contacto con el tema se dio en 1999.

@AndresHoy1

EDGAR ANDRÉS HOYOS
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO