Cinco deportes caninos en los que los dueños son los guías

Cinco deportes caninos en los que los dueños son los guías

Velocidad, obediencia e inteligencia son cualidades fundamentales para las mascotas.

Cinco deportes caninos en los que los dueños son los guías
3 de junio de 2016, 10:11 pm

Una cosa es salir al parque y juguetear con su perro, hacerlo correr, que traiga la pelota o atrape el frisbee o disco volador, y otra entrenarlo con disciplina para que participe en competencias.

Lo primero no es hacer deporte sino ejercicio, lo segundo sí. Y en estos casos no solo se trata del trabajo físico, también de obediencia e inteligencia.

“Algunos deportes para perros tienen su origen en el trabajo que realizaban ciertas razas. Por ejemplo, el 'schutzhund' surgió en Alemania a raíz de la búsqueda de los mejores ejemplares para un trabajo policíaco, lo que dio origen a una raza, el pastor alemán, que son perros muy atléticos e inteligentes”, comenta Eugenio Henao, sicólogo dedicado a estudiar el comportamiento animal y entrenador de este deporte en el que ha participado con sus perros.

Otro deporte canino es el 'mushing', que surgió de halar los trineos y carros para el transporte de la leña y de los ancianos en las zonas montañosas y nevadas de algunos países europeos y en Norteamérica. “Aquí se han practicado carreras usando carritos con ruedas, aunque no es muy popular. Los siberianos son buenos para esto”, comenta Henao.

Ahora está de moda el 'canicross', competencia en la que humano y perro corren circuitos de entre seis a diez kilómetros en terrenos planos o montañosos. El animal va con un arnés especial para que no hale a su acompañante.

También están las competencia de 'agility', en la que el perro recorre un pista de obstáculos en el menor tiempo posible, conducido y animado por su guía pero no va atado. “En este tipo de pruebas se destacan los border collie, aunque participan todo tipos de razas. Se necesitan perros muy versátiles porque las pistas nunca son iguales y hay todo tipo de obstáculos como saltos y túneles”, agrega Henao.

También están las pruebas Oci: obediencia clase internacional. “Son muy exigentes. El perro tiene que hacer 10 ejercicios en tres niveles, cada uno más complejo que el anterior. Combina inteligencia, obediencia, velocidad y control”, explica Henao.

Cualquiera de estos deportes requiere de entrenamiento, disciplina y guía técnica, por lo que generalmente se constituyen clubes para ello. Según Henao, esto funciona más que maltratarlos y castigarlos para que aprendan. “Si los tratan así, serán perros inseguros y temerosos, además no es ético tratarlos mal”, concluye.

Protección y coraje

La defensa es la base del 'schudzhund', también llamado 'Ipo'. Esta competencia se divide en tres:

1. Obediencia: demuestra inteligencia y control sobre el perro. Un ejercicio puede ser tener que traer una pesa de dos kilos en la boca pasando obstáculos.

2. Rastro: una persona desconocida para el perro va dejando rastros de olor en un trayecto con giros y curvas; el perro debe rastrear el olor y encontrar tres objetos.

3. Coraje: se debe buscar un ‘delincuente’, soportar su agresión y evitar que huya. El pastor alemán, el belga malinois y el holandés son buenos para esto.

VIDA