Corte ordenó a jueces admitir demandas de megapensiones mal liquidadas

Corte ordenó a jueces admitir demandas de megapensiones mal liquidadas

Mesadas con irregularidades, aún cuando se hayan concedido hace años, serán objeto de control.

Corte ordenó a jueces admitir demandas de megapensiones mal liquidadas
3 de junio de 2016, 01:51 am

Por trabajar un solo mes como magistrado provisional en el Consejo de Estado, Humberto Cárdenas Gómez logró que su pensión de 1,4 millones de pesos se multiplicara primero a 9 millones y, luego, a más de $ 15 millones.

Esa irregularidad llevó a que la Corte Constitucional le ordenara al Consejo de Estado –que el año pasado había dejado en firme la millonaria megapensión– y a toda la jurisdicción administrativa que revisen esta y todas las mesadas que se hayan conseguido abusando del derecho. (Lea también: Denuncia tumba megapensiones que incumplen requisitos)

La sentencia, proyectada por el magistrado Alejandro Linares, advierte que la misma Corte Constitucional, en el fallo del 2013 que les puso tope de 25 salarios mínimos a las megapensiones de magistrados, congresistas y otros altos funcionarios, ordenó que cuando las administradoras de pensiones evidencien irregularidades en el reconocimiento de mesadas, busquen todos los medios legales para revocarlas. Esa orden no se ha cumplido en muchos casos porque los jueces y el mismo Consejo de Estado han hecho interpretaciones que ponen en duda el mandato del 2013.

La Corte resolvió una tutela a favor de la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales (UGPP), entidad que reemplazó a Cajanal y que ha pagado la millonaria mesada a Cárdenas. En la tutela, la UGPP argumentó que en 1998 se le liquidó una pensión de 1,4 millones que, tras varios recursos judiciales en los que el argumento principal fue el fugaz paso por el Consejo de Estado, la liquidación se hizo con el promedio del sueldo del último año y no con el de la última década. La mayoría de colombianos se pensionan con valores de entre el 75 y el 90 por ciento del promedio de los últimos diez años cotizados. (Además: Sentencia de Corte que tumba megapensión no rige para otros casos)

Casos similares a este fueron los que los organismos de control detectaron en el llamado ‘carrusel’ de pensiones en el Consejo Superior de la Judicatura. Con cortos nombramientos en provisionalidad, varios magistrados auxiliares consiguieron que sus mesadas se multiplicaran hasta cinco veces. En el momento en el que estalló el escándalo (2012), la Contraloría detectó un detrimento de casi 14.000 millones de pesos. 

En el caso de Cárdenas, el Consejo de Estado en primera y segunda instancias ordenó mantener su pensión. Uno de los argumentos era que la UGPP debió oponerse desde el 2004, cuando se dio el aumento desproporcionado, y no en marzo del año pasado.

En el fallo, la Corte dice que esa pensión no se pagó de manera ilícita, sino de manera desproporcionada y abusando del derecho, por cuenta de las decisiones de los jueces y tribunales. El punto clave es que señala que, en la medida en que las pensiones indebidas se han seguido pagando y porque la sentencia de las megapensiones es del 2013, no opera la prescripción y lo que procede es que la entidad a cargo demande ante las autoridades competentes para tumbar la pensión. (Además: 750 megapensiones revivirán con fallo de Consejo de Estado)

Así, se abre la puerta para que decenas de megapensiones que se han mantenido con el argumento de que se concedieron hace décadas y que el Consejo de Estado ha sostenido que ya no pueden revisarse, también sean objeto de control.

“En materia pensional con frecuencia se presentan situaciones de abuso del derecho, que dan lugar al reconocimiento de pensiones con ventajas irrazonables frente a la verdadera historia laboral del peticionario, que generan un desequilibrio en el principio de igualdad y que son fruto de un aprovechamiento de interpretaciones de las normas”, dice el fallo.

EL TIEMPO