¿Qué viene para aplicar el Plan de Desarrollo y en qué se invertirá?

¿Qué viene para aplicar el Plan de Desarrollo y en qué se invertirá?

Concejo lo aprobó este martes. Exención de pico y placa, entre otros, irán de nuevo al cabildo.

¿Qué viene para aplicar el Plan de Desarrollo y en qué se invertirá?
1 de junio de 2016, 04:00 am

A toda marcha y con el tiempo pisándole los talones, este martes fue aprobado el Plan de Desarrollo 2016-2020 en la plenaria del Concejo de Bogotá, por $ 96,1 billones, el más alto en la historia de la ciudad. De aquí en adelante, el balón estará en manos del alcalde Enrique Peñalosa Londoño y su equipo de gobierno.

Pero no por tener aprobados los artículos que autorizan el cobro por estacionar en vía, o por quedar exento del pico y placa, o por una nueva valorización, entre otros, significa que puedan ser aplicados de inmediato.

Falta aún que el Distrito cree nuevos proyectos de acuerdo para cada uno de esos cobros o tasas y volver al cabildo, con reglas que determinen, por ejemplo, el valor que deberá pagar cada ciudadano, quiénes pagarán y las zonas de la ciudad donde se aplicarán esas contribuciones.

Todas, decisiones claves para tener ingresos adicionales que reduzcan el déficit de $ 30 billones que tiene el plan para financiar obras de movilidad, educación y salud, entre otras.

Es decir que, nuevamente, Peñalosa dependerá del Concejo y del clima de opinión del momento, para sacar adelante esa filigrana de normas que tocarán el bolsillo de los bogotanos y, por ende, el capital político de los concejales.

Un tema sensible es el pago voluntario por libre circulación, que eximiría del pico y placa a los conductores de vehículos matriculados en Bogotá si pagan una tasa anual voluntaria. La iniciativa fue aprobada en plenaria con 30 votos positivos y 9 negativos.

¿Cuánto pagarán los ciudadanos?

El secretario de Gobierno, Miguel Uribe, adelantó que podrían ser alrededor de $ 3 millones anuales, pero esta es aún una cifra que debe ser estudiada por las secretarías de Hacienda y Movilidad, para fijar un valor lo suficientemente atractivo para que varios paguen, pero no tanto para que las calles se llenen de carros sin restricción.

En el caso del cobro por estacionamiento en vía –similar a ciudades donde se instalan parquímetros–, Distrito y Concejo deben que definir tarifas, calles en las que se aplicaría y los sectores de la ciudad donde es viable. Fue aprobado por 34 votos contra 5.

También deberán pasar de nuevo por el cabildo la armonización presupuestal (tomar el presupuesto de este año de la Bogotá Humana, para ajustarlo al plan del nuevo gobierno), gestionar el cupo de endeudamiento, presentar las tasas de cobro de parqueo, entre otros.

El caso de los peajes urbanos en vías nuevas en las entradas de Bogotá será distinto, pues al tener que pasar por procesos de viabilidad y estudio en profundidad, los proponentes de las 13 alianzas público-privadas analizadas por el Distrito que sean aprobadas podrán instalarlos, a cambio de concesiones que durarán entre 20 y 30 años.

¿Y la Van der Hammen?

Otra polémica estalló en redes sociales por la supuesta viabilización para urbanizar las 1.395 hectáreas de la reserva Thomas van der Hammen, en el norte de Bogotá.

No obstante, el nombre de la reserva forestal no figura en el plan de Desarrollo. Lo que sí aparece es la mención de Ciudad Norte, un proyecto del Distrito y del Gobierno Nacional para urbanizar 6.000 hectáreas en el norte de Bogotá, entre las cuales estaría incluida la Van der Hammen, si la Corporación Autónoma Regional (CAR) acepta modificarla a petición del Distrito.

Según el plan, Ciudad Norte es el noveno en una lista de proyectos estratégicos para el sector Hábitat (de vivienda), y fueron priorizadas también la construcción o ampliación de la calle 170 entre la carrera 91 (o avenida Cota) y la avenida Ciudad de Cali, así como la ampliación de la avenida Guaymaral (calle 235), en el extremo norte de la reserva.

También preparan el terreno de las APP de la carrera 7.ª y de la Autonorte, que, como todo proyecto vial, estimulan la urbanización en su área de influencia. Ambas atraviesan parte de la reserva o sus límites en el costado oriental.

Otros proyectos del plan priorizados en el área de la reserva son el parque lineal de 10 kilómetros en el sistema Torca-Guaymaral, la recuperación de los humedales Torca (24 hectáreas) y Guaymaral (49 hectáreas), y el parque lineal del humedal La Conejera (11 km, así como la recuperación física y rehabilitación ecológica (60 hectáreas) de ese cuerpo de agua.

¿En qué invertirán la plata?

Con lo que se aprobó en plenaria, queda claro que los sectores más fuertes para esta administración son educación, con poco más de 15 billones de pesos; Salud, 13 billones; seguridad, con 2 billones de pesos para los cuatro años, y Movilidad –que incluye los recursos por alianzas público-privadas por 13 billones, más metro por 13 billones y con recursos ordinarios–, para un total para este sector de 40 billones.

Según informó el secretario de Planeación, Andrés Ortiz, entre los proyectos que incluye el plan sobresale la construcción de 30 colegios, siete infraestructuras para Integración Social, la creación de 35.000 nuevos cupos en educación superior y 12.000 en educación primaria y secundaria.

En Salud, la creación de 40 centros de Atención Prioritaria en Salud (CAPS), seis instalaciones hospitalarias y cuatro centrales de urgencia. Además, dos centros deportivos y culturales, y 75 canchas sintéticas.

Entre tanto, en infraestructura vial la meta es construir el 30 por ciento de obra física de la primera línea del metro, 120 kilómetros de ciclorrutas y la ampliación de troncales como la carrera 7.ª entre las calles 32 y 170; la avenida Ciudad de Cali desde Bosa hasta la calle 170; la avenida Villavicencio desde la NQS a la av. Boyacá, y la extensión de la troncal Caracas entre Molinos y Yomasa. Por APP quedarían el ingreso por la calle 13, la Autonorte, la Boyacá y la ALO, entre otras obras.

EL TIEMPO