Estamos viviendo un 'fujimorazo a la venezolana'

Estamos viviendo un 'fujimorazo a la venezolana'

Margarita López, analista política venezolana, habla de la actual situación de su país.

Estamos viviendo un 'fujimorazo a la venezolana'
19 de mayo de 2016, 03:28 am

La concentración en el presidente Nicolás Maduro de las facultades de la Asamblea Nacional es lo más parecido a un ‘fujimorazo’ a la venezolana, explicó a EL TIEMPO Margarita López Maya, una de las analistas políticas e historiadoras venezolanas más reputadas, en alusión al autogolpe en el que el exmandatario peruano disolvió el congreso del país.

¿Cuáles son los escenarios probables en la crisis venezolana?

Creo que nunca habíamos tenido un momento económico tan crítico como el de ahora, y eso que en Venezuela hemos pasado crisis graves. Pero esto es algo realmente terrible. Los niveles de escasez, la inflación, que se está calculando en 720 por ciento. Si algo ha pasado en los últimos días es que se han acelerado el crecimiento de las colas. En medicinas la situación es fatal. Algo tiene que pasar en Venezuela. El presidente Maduro, creo que tratando de imitar a Chávez, da una huida hacia adelante…

¿Como una radicalización de la revolución?

Sí, al tratar de profundizar el modelo lo que está haciendo es agravar la situación. Ese decreto de Estado de Excepción es la continuación de la misma política que ha fracasado y que tiene a la población venezolana en estado de miseria y prácticamente en una crisis humanitaria. (Lea también: OEA le exige a Nicolás Maduro que permita referéndum revocatorio)

En lo político, el Estado de Excepción y la concentración en el Ejecutivo de las atribuciones del Legislativo se justifica en una situación de guerra. Esto es prácticamente un ‘fujimorazo’ a la venezolana. Es correcta la posición de la oposición al decir que si acepta el Estado de Excepción se rompe el hilo constitucional porque hay facultades de la Asamblea Nacional que no son delegables. Venezuela consignó la voluntad popular en esta Asamblea, para que introdujera un cambio político. Pero el Ejecutivo se ha mostrado sordo a la voluntad popular, la ha desconocido. Es muy grave porque en Venezuela nos quedamos sin dónde acudir para que se respete la Constitución.

En medio de esta crisis tan dramática en lo económico y lo político, ¿qué falta para que Maduro caiga?

Yo creo que se divida definitivamente el sector militar. Él está sostenido por el estamento militar que teme una guerra civil si lo deja caer. Pero hay otra parte que está debilitada por su adscripción política y que en este momento está desprestigiada y tiene grupos mafiosos que tienen grandes encuentros ahí y que no se van a ir a menos que se les ofrezca algún tipo de impunidad. Mientras tanto, sostendrán a Maduro.

¿El mensaje de Almagro qué papel juega en esta crisis?

A mi modo de ver, la jugada de Almagro tiene que ver con que se necesita de la presión internacional para tratar de trancar el fuego y evitar una salida violenta. La salida pacífica, según la oposición, es el referendo revocatorio, que es un dispositivo constitucional, legal, democrático. Cuando hay una crisis de esta magnitud, la soberanía hay que regresarla al pueblo para que hable y diga cómo manejamos esto. El dispositivo está ahí y el Consejo Nacional Electoral (CNE) está obstaculizándolo. (También: Maduro amenaza con estado de 'conmoción interior' en Venezuela)

¿Qué se dice dentro del chavismo? ¿Alguna alternativa para remplazar a Maduro? Otro liderazgo?

Es difícil saberlo. Eso es una caja negra. Hay algunas señales de que el piso está muy removido. Hoy (este miércoles) hubo una entrevista con el general Cliver Alcalá, que fue uno de los más cercanos a Chávez. Se declaró a favor de que se haga el referendo revocatorio y dijo que si Chávez viviera esto no estaría pasando. Por el lado de las bases, hay descontento, y prácticamente están demandando que les entreguen comida, que haya un cambio.

Y el factor Diosdado Cabello?

Diosdado parece estar acompañando en lo de la profundización de la revolución, es decir el mismo discurso de Maduro. Pero también hay rumores de que él pudiera estarse inclinando por alguna salida militar de presión para que Maduro se haga a un lado. El problema es que constitucionalmente ellos no pueden hacer ese cambio.

¿El desespero de los venezolanos puede llevar a un estallido social, como el del ‘Caracazo’ (1989)?

El descontento es de tanta o más magnitud de la que hubo en el 'Caracazo'. Los niveles de desabastecimiento, más fuertes y la inflación también. El problema está en que, a diferencia de 1989, la ciudad está militarizada y hay mucha represión, hay muchas armas en la calle y hay mucho miedo de que cualquier cosa pudiera hacer derramar el vaso e irnos a una guerra civil en donde nadie va a ganar. Lo de hoy es muy diferente al 'Caracazo', pero ahora todos los días tenemos nuestro ‘Caracazo’ fragmentado y continuo en las colas, saqueos a almacenes, saqueos a farmacias, linchamientos.

¿Cree que Almagro va a lograr que se invoque en la OEA la carta democrática ahora que ya ni Brasil y ni Argentina están con el gobierno de Maduro?

Bueno yo no sé. Tan mal ha tirado Almagro esta carta que digo: no sé. Yo espero que haya algo más que la carta detrás de eso porque es una jugada política muy temerario de parte de él y que podría quedarse como un mensaje moral, pero que en realidad no podría obtener la capacidad de influir en una decisión política de las naciones americanas para que haya una salida pacífica.

EDUARD SOTO
Editor de Internacional