Enojo del Partido Liberal ya pasó a amenaza contra el Gobierno

Enojo del Partido Liberal ya pasó a amenaza contra el Gobierno

Serpa amenazó con 'tomar decisiones' si Casa de Nariño sigue apoyando candidatura de Vargas Lleras.

Enojo del Partido Liberal ya pasó a amenaza contra el Gobierno
27 de abril de 2016, 01:54 am

El lunes pasado, mientras algunos sectores celebraban con alborozo la designación del gabinete para la paz con la presencia de nuevas corrientes políticas, afrodescendientes y más representación regional, las directivas del Partido Liberal se reunieron para anunciar la “revisión” de sus relaciones con el Gobierno, casi a manera de retaliación por no haber logrado mejor participación.

Los liberales querían más ministerios y, al no lograrlos, reaccionaron airados. En la Casa de Nariño se preguntan si una concesión del Presidente los calmaría.

“Ya que el propio Gobierno ha decidido revisar su nómina, nosotros haremos unos exámenes a nuestras relaciones con el Gobierno”, dijo Horacio Serpa, copresidente de los ‘rojos’.

En otra manifestación posterior, Serpa, quien lidera el “distanciamiento” con el Gobierno, dejó ver la que podría ser la causa verdadera de su enojo: los celos con el vicepresidente Germán Vargas, pues acusó a la Casa de Nariño de estar patrocinando su candidatura. (Lea también: ¿Quiénes son los nuevos integrantes del gabinete de Santos?)

“Si siguen presentándose una serie de privilegios para determinados sectores políticos, si sigue patrocinándose desde la Casa de Nariño una candidatura presidencial (de Vargas), tenemos que tomar definiciones”, amenazó Serpa.

Rebeldía

“No es satisfactoria para el liberalismo la revisión de la nómina de Gobierno”, agregó Serpa sin dejar duda sobre su indignación.

La senadora Sofía Gaviria también habló de la situación. “El Partido Liberal está en revisión porque no hubo ninguna representación, antes se perdió un ministerio, pero todavía no tenemos una decisión sobre este tema”, reclamó.

Y el representante Rafael Romero aseguró: “La molestia es porque algunas personas creen que los ministros o quienes participan en el Gobierno deben tener un vínculo más fuerte con el Partido Liberal”.

EL TIEMPO supo que, en una reunión de la Dirección Liberal, algunas voces inclusive sugirieron retirarse del Gobierno.

Por los lados del partido de ‘la U’ también hay inconformismo, como lo confirmó el copresidente de esa colectividad Bérner Zambrano.

“En ‘la U’ somos respetuosos del fuero presidencial en este tema; sin embargo, nosotros, como partido de Gobierno, deberíamos tener más representación en el gabinete”, dijo. (Además: Santos amplía espectro político con nuevo gabinete para apoyar la paz)

El congresista informó que este miércoles habrá una reunión de bancada “para analizar la situación en su conjunto, pero por supuesto que hay inconformidad con el cambio de ministros”.

Este martes también seguían produciéndose reacciones de la Alianza Verde y el Polo contra la decisión de Santos de incluir figuras prominentes suyas en el gabinete, sin el apoyo de los respectivos partidos.

Tanto el Polo como los ‘verdes’ hicieron saber de nuevo que se mantendrán en la oposición al Gobierno, lo que deja a los ministros salidos de sus filas en un limbo político, pues estarán más a título personal que político.

Gobernabilidad

La mayor preocupación tras la configuración del nuevo gabinete es que si bien en la opinión fue de buen recibo la inclusión de líderes de izquierda y centro izquierda, lo mismo que la llegada de un afrodescendiente y una mayor representación regional, el Gobierno tendría problemas con algunos partidos de su misma coalición en el Congreso a la hora de impulsar proyectos de su interés.

De hecho, en la reunión de la Dirección Liberal se llegó a hablar con cierto dejo revanchista de que por el Congreso pasará la reforma tributaria que se tiene que discutir con urgencia en el segundo semestre.

Es más: en la declaración que se divulgó tras la cumbre de la indignación en la Dirección Liberal, Horacio Serpa se preguntó: “¿La reforma tributaria para qué es? ¿Para más impuestos a los pobres?”. Y sentenció con cierta ironía: “Todos esos son asuntos por resolver”.

El Partido Conservador, que no hizo mayores reclamos por los ajustes en el gabinete, pues tiene dos de las carteras más importantes (Hacienda y Minas), informó hace una semana que no apoyará el IVA para los productos de la canasta familiar.

Una postura radical de liberales y conservadores en el Congreso podría poner al Gobierno en aprietos, a menos que se les mejoren sus condiciones.

Los ‘verdes’ y el Polo, como partidos que respaldan sin mayores reservas al Gobierno en la búsqueda de la paz, han reiterado que la presencia de líderes suyos en el Gobierno no los hará variar su papel de opositores radicales a iniciativas económicas, como la reforma tributaria.

POLÍTICA