Proponen que el matrimonio, incluyendo el gay, sea derecho fundamental

Proponen que el matrimonio, incluyendo el gay, sea derecho fundamental

Así lo plantea ponencia en la Corte Constitucional. Blindaría el reconocimiento del matrimonio gay.

Proponen que el matrimonio, incluyendo el gay, sea derecho fundamental
14 de abril de 2016, 01:44 am

Una semana después de que seis de los nueve magistrados de la Corte Constitucional tumbaron la ponencia de Jorge Pretelt, que negaba el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la Sala Plena del alto tribunal volverá este jueves a debatir un nuevo proyecto de fallo que reconoce ese derecho a las uniones gais.

Fuentes del alto tribunal señalan que la ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos, a quien le correspondió elaborar el nuevo documento, no solo reconoce que las parejas gays pueden casarse en los mismos términos de una pareja heterosexual, sino que blinda la histórica decisión, que ha sido duramente criticada por la Iglesia católica y el procurador, Alejandro Ordóñez, entre otros.

El magistrado Rojas plantea como argumento central contra los que señalan que la Corte invadió los terrenos del Congreso que la decisión de hace una semana es una ampliación e interpretación lógica del fallo del 2011, en el que se reconoció que las parejas homosexuales constituyen familia y se estableció el 2013 como fecha de inicio para que pudieran formalizar sus uniones ante jueces civiles y notarios.

Uno de los puntos más novedosos, y que podría generar mayor debate, es la propuesta de que el matrimonio se interprete como un derecho fundamental (el derecho a constituir una familia), lo que implica que se les debe reconocer a todas las parejas sin distinción de su género. Ese reconocimiento, según juristas, blindaría al fallo de eventuales reformas en el Legislativo.

Las fuentes dicen que el magistrado planteará que el matrimonio sea visto desde ópticas más amplias que las religiosas, en el sentido de que su fin no es necesariamente el de procrear.

En todo caso, la ponencia reconoce expresamente la competencia del Congreso para legislar sobre la materia, pero siempre de manera ‘positiva’; esto es, que en ningún caso lo decidido en una eventual ley pueda socavar los derechos alcanzados por la comunidad gay. En todo caso, trátese de una reforma constitucional en el Congreso o de una iniciativa impulsada por los mecanismos de participación ciudadana, lo que se apruebe irá al control de la Corte Constitucional.

Aunque las decisiones de tutela son individuales (las que estudia la Corte son seis casos), la determinación de llamar a las uniones ‘matrimonio’ aplicará para las más de 70 uniones de gais que se han celebrado desde el 2013 (fecha límite que la Corte le dio al Congreso para legislar) y para todas las parejas LGBTI que quieran formalizar sus uniones en el futuro.

El trámite será el mismo que el de cualquier pareja heterosexual y se les negaría la posibilidad a jueces y notarios de acudir a la objeción de conciencia para realizar estos contratos civiles, pues esta garantía no aplica para funcionarios del Estado.

Las fórmulas planteadas por Rojas ya se han impuesto en debates jurídicos en Europa. Elevar el matrimonio a derecho fundamental, o conexo y complementario a los derechos a la dignidad humana, la igualdad y la eliminación de toda discriminación, llevó, por ejemplo, a una serie de reformas para permitir el matrimonio gay en Holanda (2000), Bélgica (2003), España (2005), Noruega (2008), Suecia (2009), Portugal (2010) e Islandia (2010).

Fuentes de la Corte aseguran que Rojas plantearía que la Corte Constitucional tiene además el deber de garantizar la protección de los derechos fundamentales de la población gay, pues el Congreso de la República archivó al menos 21 proyectos legislativos sobre el matrimonio igualitario, lo que llevó a que se mantenga la desprotección de derechos de los LGBTI.

El documento plantearía, además, que avalar el matrimonio gay forma parte de la evolución de la jurisprudencia de la Corte en materia de protección a derechos de las minorías.

El nuevo ponente

El magistrado Alberto Rojas, responsable de la nueva ponencia que defiende los derechos de la población gay, es abogado de la Universidad Externado y ya en otros casos ha mostrado su tendencia liberal y favorable a las minorías.

Fue uno de los que votaron el año pasado a favor de que los gais pudieran adoptar, en reconocimiento del derecho de los niños a tener una familia. Rojas fue procurador delegado ante la Corte Suprema y recuperó 7.770 bienes de uso público que estaban en manos de particulares.

JUSTICIA