'No es aceptable avanzar con Eln mientras tenga personas secuestradas'

'No es aceptable avanzar con Eln mientras tenga personas secuestradas'

Santos destacó diálogo con la guerrilla, pero dijo que Gobierno tendrá 'líneas rojas' que no pasará.

'No es aceptable avanzar con Eln mientras tenga personas secuestradas'
30 de marzo de 2016, 05:29 am

El presidente Juan Manuel Santos aseguró este miércoles, en una alocución radiotelevisada, que el comienzo de una negociación formal de paz con el Eln no implicará que se dialogue sobre un nuevo Tribunal de Paz u otra comisión de verificación del fin del conflicto, pues en esos temas ya se avanzó con las Farc.

Lo que dejó claro el mandatario es que las guerrillas del Eln y de las Farc son distintas, con orígenes diferentes, por lo que las conversaciones no serán iguales, pero eso no implica que el fin del conflicto sea distinto; enfatizó que es un solo.

No vamos a acordar una nueva Comisión de la Verdad, ni un nuevo Tribunal para la Paz, ni nuevos procedimientos para el cese del fuego y de hostilidades definitivo, ni una nueva Misión Internacional de Verificación. Los procesos con las Farc y el Eln son distintos, pero el fin del conflicto es solo uno”, enfatizó el Jefe de Estado. (Lea también: Negociación con el Eln tendrá en cuenta acuerdo de La Habana)

Lo que se buscará, según añadió el mandatario, es que haya mecanismos de “coordinación” entre las mesas de La Habana y de Quito (donde se realizará el diálogo con el Eln) para determinar cómo encontrar acuerdos en este punto en específico.

Santos también destacó que este paso hacia la paz ratifica el compromiso de su Gobierno con acabar con más de 50 años de guerra, por lo que reconoció el paso que decidió dar la otra guerrilla que opera en el país.

En cuanto al tema de terminación del conflicto armado, el objetivo es el mismo: erradicar la violencia de la política y propiciar el tránsito del Eln a la política legal, sin armas. En este punto debemos acordar un cronograma preciso para la dejación de armas por parte del Eln, con garantías de transparencia para la sociedad colombiana. La paz no puede ser, ni será jamás, una paz armada”, enfatizó el mandatario.

Otra claridad clave que hizo el Presidente es que la mesa formal en Quito se instalará una vez el Eln dé el paso en varios puntos humanitarios, incluida la liberación de secuestrados y el abandono de esa práctica, pues para el Ejecutivo no es viable que se hable de paz manteniendo este tipo de procedimientos ilegales.

"La definición de esta agenda con el Eln abre el inicio de la fase pública de conversaciones, la cual comenzará en Ecuador tan pronto queden resueltos unos temas humanitarios, incluido el secuestro. Para el Gobierno no es aceptable avanzar en una conversación de paz con el Eln mientras mantenga personas secuestradas", puntualizó el mandatario. (Lea también: Pago al Eln por liberación del abogado Cabrales genera desconcierto)

Santos enfatizó: “Será el fin de las guerrillas, podremos concentrarnos todos en hacer de nuestro país, desde la democracia, la nación libre, normal, moderna, justa e incluyente que podemos y debemos ser. Hoy avanzamos, aun con mayor esperanza, hacia el fin definitivo del conflicto armado en Colombia”.

El mandatario también explicó los puntos que se acordaron con el Eln para dar el paso hacia la fase pública de las negociaciones y destacó, sobre todo, que en este proceso también se mantengan a las víctimas como el eje central de la consecución de la paz. (Además: El camino entre el Gobierno y el Eln para llegar a un proceso de paz)

“Así como hemos enfrentado al Eln en el campo militar, también creemos que puede y debe jugar un papel en la construcción de la paz. El Eln ha sido parte del conflicto armado y, con el paso que da hoy, reconoce que este es el momento de buscar la paz, el valor supremo de toda sociedad”, precisó el primer mandatario.

Santos añadió que con este paso del Eln Colombia se encamina hacia “esa paz completa que, por fin, se muestra posible”, por lo que ratificó que mantendrá todo sus esfuerzos en dejar atrás más de 50 años de confrontación armada y cambiar la hoja de ruta del país hacia un futuro distinto.

“Hoy, más que nunca, tenemos que estar unidos para hacer realidad ese sueño que tiene toda sociedad de poder vivir en nuestros hogares, con nuestras familias, en nuestros pueblos y veredas, en nuestras ciudades, sin miedo, sin las consecuencias de la guerra y con la tranquilidad que nos dará la paz”, concluyó el Jefe de Estado.
POLÍTICA