Estos ingenieros les dan un nuevo uso a los computadores 'basura'

Estos ingenieros les dan un nuevo uso a los computadores 'basura'

Conozca a la fundación Click, que transforma 'basura' tecnológica en equipos de cómputo para niños.

notitle
29 de febrero 2016 , 10:14 p.m.

La Fundación Click nació con una pregunta: ¿por qué las empresas botan computadores que aún son útiles? Eso se cuestionó Álex Cortés, tecnólogo en sistemas que trabajaba en una entidad con esta práctica.

Al salir de ella, con la voluntad de hacer algo por evitar ese derroche. De esta manera se animó a crear una organización para darles uso a todos esos elementos que sus dueños consideran retrógrados. Así fundó Click, la cual constituyó junto con Ángel David Flórez, ingeniero ambiental con similares inquietudes.

“A los computadores les daban un martillazo solo porque eran ‘obsoletos’ . Pero estos funcionaban, y muy bien, pero los dueños ya querían tener la nueva versión”, recuerda Álex, con un asomo de preocupación. “Toda la gente tiene un aparato de estos para botar y vimos que ahí había un potencial educativo”.

La iniciativa tuvo su primera sede en la casa de Cortés. ¿Cómo enfocarían la misión? Tocarían las puertas de empresas, conjuntos habitacionales y amigos para pedirles esos aparatos que iban a arrojar. Si recogían equipos con partes dañadas, esperarían a conseguir nueva ‘basura’ que trajera los repuestos necesarios.

Las tareas empezaban con evaluaciones a lo que fuera llegando al incipiente inventario, para saber si se requería buscar un disco duro, soldar una board averiada, conseguir una memoria o cuadrar una pantalla. Todo era, igual que hoy, una cuestión de esperar.

“Entre todos ensamblamos, hacemos injertos y montamos. Es interesante porque nos salen retos, de por qué un equipo no reproduce video o un sonido, por ejemplo; y casi siempre los resolvemos”, expone el tecnólogo, cuya fundación ahora cuenta con un tercer integrante: Paola Reinoso.

Apenas dejan los computadores en operación, los entregan a fundaciones de bajos recursos económicos, jardines infantiles con poco acceso a la tecnología y a familias con niños en formación que sueñan con uno de estos dispositivos.

Cuando vieron que la casa de Álex resultaba estrecha, golpearon a las puertas de la Fundación Juan Bosco Obrero, barrio Alto Perdomo (Ciudad Bolívar). Allí, el sacerdote Jaime García les tendió la mano para conseguir una bodega con un precio accesible.

A la idea de recoger computadores para rearmarlos, Cortés le agregó un componente formativo. Entonces tomó forma un taller de enseñanza para mantenimiento de computadores, de 36 horas de duración en 16 sábados seguidos, que les imparte a muchachos con el interés de adquirir un conocimiento que les ayude a conseguir recursos.

“Me gusta el trabajo voluntario, pues además aprendí con ellos cómo es el arreglo de los computadores. Después de que tienes la idea de qué va en cada parte del computador, el trabajo se hace más entretenido”, expresa Paola, quien fue de las primeras en beneficiarse con los talleres y después se unió a Click.

Los miembros de la fundación adelantan su labor de forma voluntaria y sin pagarse honorarios. Por lo tanto, cada uno cuenta con un trabajo paralelo del cual devenga su sustento.

En la puerta de la organización esperan Álex y Paola. Varias columnas de computadores y material tecnológico cubren las paredes, a lado y lado del pasillo. Hacia la mitad, sendos escritorios sirven como mesas de reparación. Y al fondo, un salón estrecho con sillas, libretas y herramientas de trabajo opera como aula de formación.

“Queremos crecer, pues con lo que muchos llaman basura nosotros hacemos un trabajo social que ayuda al medioambiente”, dice Álex. “Un computador es clave para la educación de los niños en estos días”.

El 2015 fue el año de su mejor cosecha. Entregaron 70 computadores en perfecto estado a una fundación que trabaja con niños discapacitados, a un jardín que recibe pequeños en situación vulnerable y a decenas de familias. Esto es lo que tienen para mostrarles a empresas y personas que se quieran unir a la causa.

Usted puede ayudar con los equipos que ya no use

Aviatur, NH Hoteles, Compumax, Schlumberger y Rentasistemas son algunas de las empresas que se han vinculado a la Fundación Click, aportando equipos que ya no son usados y que se podrían recuperar.

Si le interesa ayudar, puede contactar a la organización a través del portal web www.fundacionclick.org. Allí podrá encontrar números telefónicos y correos electrónicos.

Click no solo recibe equipos de organizaciones. Cualquier ciudadano puede entregar su ‘basura’ tecnológica para que esta sea reutilizada. En Facebook también se puede contactar con ellos, en el perfil Fundación Click Ambiental.

Felipe Motoa Franco
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @felipemotoa

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.