Incendios forestales en Boyacá dejan pérdidas millonarias

Incendios forestales en Boyacá dejan pérdidas millonarias

Más de 2.390 hectáreas de bosques se redujeron a cenizas en el 2015.

Incendios forestales en Boyacá dejan pérdidas millonarias
24 de febrero de 2016, 04:16 pm

Boyacá fue el segundo departamento de Colombia que más bosques perdió en el 2015 por causa de los incendios forestales.

De las 4.694 hectáreas afectadas por las conflagraciones que se registraron ese año en esta sección del país, 2.399 correspondieron a bosques, cifra que ubica al departamento en la segunda posición del escalafón nacional, detrás de Magdalena que sumó 450 hectáreas más.

Como consecuencia, para el departamento se produjeron pérdidas forestales económicas que ascienden a los 36.329 millones de pesos, siendo la tercera región del país que más detrimento monetario tuvo según las proyecciones hechas por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) para el año 2045.

De acuerdo con esta entidad, que fue la encargada de adelantar un concienzudo informe sobre el particular, se debe considerar que la recuperación del bosque y de sus servicios ecosistémicos podrían tardar hasta 30 años, por lo que la pérdida no solo se da para el 2015, sino también para los próximos años.

Para estimar la pérdida económica asociada al bosque afectado por incendios forestales, el DNP consideró sus servicios ecosistémicos, incluyendo el de provisión de madera.

El 35 por ciento de esta pérdida estaría ligada al valor de la madera que se dejaría de comercializar en los bosques afectados y el 65 por ciento restante está asociado a un valor aproximado de otros servicios ecosistémicos provistos por los bosques, como lo son la regulación hídrica, de clima, captura de carbono, control de la erosión y sedimentación, entre otros”, explica el informe.

“La suma de las pérdidas anuales de servicios ecosistémicos a nivel nacional es de cerca de 2,9 billones de pesos, que equivale a una pérdida anual aproximada de 323.000 millones de pesos, equivalente a 0,04 % del Producto Interno Bruto (PIB)”, indicó Simón Gaviria Muñoz, director del DNP, quien señaló que estos indicadores fueron depurados de la base de datos del reporte de Emergencias de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd).

Por otro lado, el Funcionario aseguró que debido a que en Colombia se quemaron 119.385 hectáreas, de las cuales 23.232 correspondían a bosques, el país registró pérdidas económicas en el 2015 de aproximadamente 476.000 millones de pesos, equivalente a 0,063 % del PIB de 2015.

“Por regiones, Centro Oriente (Cundinamarca, Boyacá, Santanderes y Bogotá) es la más afectada en pérdidas por $ 112.438 millones, representadas en 6.498 hectáreas”, dijo.

Llamado de atención

Ante el apocalíptico panorama que presentó el informe, el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria, hizo un llamado a tomar conciencia a los ciudadanos, alcaldes y al Gobernador.

“Al perder bosque, el país pierde servicios ecosistémicos como la regulación hídrica, el control de la erosión y de los sedimentos, el uso de biomasa y la captura de carbono, claves para la calidad de vida de los ciudadanos y para la economía del país. Esta cuantificación sirve para que los municipios y departamentos prioricen acciones de prevención en sus territorios con el fin de minimizar las pérdidas económicas”, apuntó Gaviria.

Sobre el particular, Jhon Carrero, director del Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres de Boyacá, señaló que es indispensable que los alcaldes entren en razón y responsablemente creen sus cuerpos de bomberos.

“Lo importante es que realmente funcionen y no que sean solo de papel”, dijo el funcionario, quien agregó que en la actualidad existen 31 cuerpos de bomberos en el departamento.

‘Hay que hacer cumplir la ley’

Frente al informe presentado por el Departamento Nacional de Planeación, Jhon Carrero, director del Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres de Boyacá, en primera instancia controvirtió las cifras entregadas por esa entidad.

No fueron más de 4.600 hectáreas las que se incineraron por causa de los incendios en el departamento en el 2015, sino 2.700,4 hectáreas, entre bosques, vegetación nativa y pastizales. Esas son las cifras que tiene el Consejo Departamental”, explicó el Funcionario, quien señaló que algo estaba pasando en el cruce de la información porque las estadísticas que estaban manejando el DNP y la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, no coincidían con las de ellos.

Pese a las inconsistencias, Carrero afirmó que las pérdidas económicas por cuenta de las conflagraciones eran multimillonarias y aseguró que la única forma de prevenirlas era a partir de la educación y de la aplicación de la ley.

“Para evitarlo nosotros debemos entrar en la cultura de la denuncia y en la educación para dejar de botar, por ejemplo, cenizas, colillas de cigarrillos y papeles en los bosques y potreros. Adicionalmente, se debe concientizar a la gente para que no haga fogatas improvisadas para quemar los desechos de las casas y estimular a los campesinos para que no sigan adelantando las mal llamadas quemas controladas”, aseveró.

Sin embargo, para el director otro aspecto importante es que los alcaldes cumplan la ley creando cuerpos de bomberos en sus municipios.

“Donde hay bomberos bien conformados la reacción es inmediata y la quema de hectáreas es mínima, pero donde no existen estos organismos de socorro obviamente la afectación es mucho mayor cuando se registra un incendio”, afirmó Carrero.

Según la Procuraduría Provincial de Boyacá, en el departamento actualmente existen 31 cuerpos de bomberos conformados, de los cuales 23 están activos y 8, inactivos.

El Gobierno Nacional destinará 5.000 millones de pesos para el fortalecimiento de bomberos pequeños y la creación de otros en zonas neurálgicas como Otanche, ya que la parte baja del Occidente no tiene cómo reaccionar rápidamente ante un incendio”, recalcó el funcionario.

Mauricio Ochoa Suárez
BOYACÁ SIE7E DÍAS