El cambio empieza en la cabeza

El cambio empieza en la cabeza

El camino para ser única y tener un gran estilo está lleno de temores acerca de cortar y tinturar el cabello. Vale la pena arriesgarse pero no de cualquier manera.

19 de febrero de 2016, 11:15 pm

Si cuando ve las tijeras cortando su pelo se pone a temblar, y cuando tiene que tinturarse la trasnocha que pueda dañar su cabello, es usted parte del gran porcentaje de temerosas a los cambios de imagen. Le proponemos que deje los miedos y prejuicios atrás y se renueve para mejorar con la asesoría de los que saben.

Primero, hay que pensar que todos tenemos miedo a cambiar, “es como ese miedo a lo desconocido, a salir de la zona de confort y es normal”, asegura IreneJordan.com, asesora de imagen.

Pero la tendencia que impera es salirse del molde, no seguir patrones y buscar lo que la hace auténtica. “El cabello es parte de su identidad, de su marca personal y al momento de cambiarlo hay muchos aspectos que debe tener en cuenta”, asegura Víctor Abril, estilista profesional. Por eso, para lograr los resultados esperados y no morir en el intento, lo mejor es conocerse bien y entender lo que está buscando.

El corte adecuado

Cuando piensa en darle versatilidad a esa melena que lleva años con el mismo corte hay que tener en cuenta elementos físicos como la forma de la cara y la textura del pelo, que sin duda son claves en este proceso. “Pero también el contexto de la persona es importante, su profesión, sus gustos, incluso su carácter. No le haría el mismo corte a una artista, que a una abogada o una periodista, porque quieren reflejar cosas muy distintas”, explica Abril, vocero de Schwarzkopf Professional.

Existen algunas reglas básicas según la forma de la cara. Están las ovaladas a las que no les quedan bien los cortes ni muy largos ni muy cortos, y para las que se recomiendan melenas medias, con un largo un poco arriba del busto, como sugiere Abril. Las ondas también son muy favorecedoras para este tipo de rostros.

A las cuadradas se les recomienda usar cortes de tipo recto. “El estilo bob, que es más corto atrás y más largo adelante, a la altura de la barbilla es ideal”, explica Martin Parson, estilista canadiense, vocero de Saloon IN de Recamier.

Pero también están las que tienen caras redondas que definitivamente deben evitar cortes demasiado rectos e inclinarse por la asimetría y las diagonales con diversas capas. “Hay un mito que aconseja a las caras cuadradas no llevar el cabello corto, pero con un estilo bob más desestructurado y con diagonales se ven increíbles, a pesar de que sea corto”, asegura Jordan.

Un tip que sí está es muy vigente es para las de nariz ancha y cara redonda. “Eviten a toda costa las capules, esto acentúa mucho más esas características del rostro”, explica Abril.

El cortar el cabello con frecuencia le da lozanía. Ese es otro motivo para que se decida a cambiar y lo haga por lo menos una vez cada dos meses.

¿Más motivos? Si usted no es la misma de hace 10 años, ¿por qué su cabello sigue igual que en ese entonces? “Decidirse por algo distinto muestra ese lado multifacético y arriesgado, que incluso puede resaltar aspectos diferentes de su personalidad, muestra otra cara y momento de vida”, asegura Parsons.

La textura también es clave: si es liso, ondulado o rizado, grueso o delgado. Las mujeres con cabello liso y medianamente abundante no tiene porqué preocuparse, casi cualquier corte se ajusta a su cabello, igual que las que tienen cabello super rizado. “Pero las de cabello ondulado son la que deben tener más cautela al escoger un corte, pues hay algunos que les costará mucho mantenerlos”, asegura Abril.

Arriesgar con los tonos

En la parte de la tintura, uno de los mayores miedos es el daño que puede causarle al cabello. Jorge Alberto Rojas de L’Oréal Proffessionnel, recuerda que no todos los cambios son iguales. “Algunos son parciales y otros radicales”, comenta.

Sí van a ser solo unos rayos o iluminaciones será una sesión, pero si quiere pasar de un tono muy oscuro a uno muy claro, puede que haya que hacerlo poco a poco. También los productos antes, durante y después de la tintura ayudan a conservar el cabello en óptimas condiciones, que contrarrestan los daños por efecto de la tintura.

Bob, lob, wob y más

El estilo corto atrás y largo adelante, bob, regresa pero más desestructurado y con muchos híbridos que intentan adaptarlo a un estilo más natural. “Se puede usar con capas, en distintos largos y muy asimétrico”, dice Martin Parsons. Si se lo deja abajo de los hombros será un lob, mientras que si le agrega ondas y volumen, pero más corto puede lograr un wob (waves). Al usarlo tenga en cuenta la forma de su cara, para todas hay uno que se ajusta mejor.

Un degradé casi natural

Las mezclas que se asemejan a los colores naturales son tendencia. “Se imponen los ‘baby look’, o estilo aniñado, con un poco de color en las puntas pero sin contrastes tan drásticos como las mechas californianas”, explica el estilista Víctor Abril. Aquí se encaja el estilo ‘bronde’ que es una mezcla de rubios, marrones y dorados.

Los cafés y caobas también estarán presentes. “Para las fanáticas del rojo, pueden modernizarlo agregándole unas mechas en tonos cobre”, agrega Abril.

Una melena muy versátil

Ni muy largo, ni muy corto, está de moda el punto medio. Melenas ultrafuncionales con cortinas adelante (estilo Farrah Fawcett ) y que lleguen un poco arriba del busto son una de la tendencias más fuertes. “Los cortes son desestructurados porque la idea es que se vean muy espontáneos, naturales y que las mujeres lo lleven todo el tiempo suelto”, asegura el estilistas Abril. Lo práctico y atrayente de este corte es que se ve muy sexy en el día, pero también funciona para la noche. “Cuando el cabello está muy largo usualmente en la noche hay que recogerlo, pero la melena media suelta sigue viéndose muy elegante”.

Daniela Forero Sánchez
Redactora EL TIEMPO