Ordenan seguir cartografía del Von Humboldt para identificar páramos

Ordenan seguir cartografía del Von Humboldt para identificar páramos

Así lo dijo la Corte Constitucional para dar forma a la norma que prohíbe la minería en estas zonas.

10 de febrero de 2016, 02:15 am

La interpretación de los alcances de la norma que prohibió la minería y explotación de hidrocarburos en páramos tiene diferentes voces en la Corte Constitucional.

Dos magistrados afirmaron que el hecho de que aún no se hayan delimitado los páramos “no enreda el fallo”, pues aseguran que el efecto de la sentencia es que las concesiones y títulos mineros y de explotación de hidrocarburos en páramos se caen “independientemente de cuáles zonas se hubiesen delimitado (...) o del formalismo”.

Para hacer efectiva la sentencia, dijo un magistrado, el Gobierno tendrá que “recurrir técnicamente a los conceptos del Instituto Von Humboldt, que tiene plenamente identificados los páramos”, y deberá “estudiar una por una las licencias y concesiones, para establecer si están en zonas que cartográficamente son páramos”.

Pero otro magistrado de la misma Corte aseguró que la no delimitación sí traería dificultades, pues “no están plenamente identificados los páramos en donde se aplicará la prohibición”. (Lea también: ¿Qué tumba y qué mantiene la Corte en el fallo de los páramos?)

La Corte prohibió las actividades mineras, agropecuarias y de hidrocarburos en esos ecosistemas considerando que “ponen en riesgo el acceso de toda la población al derecho al agua en condiciones de calidad”.

Tras el debate, hubo seis votos contra dos. Los magistrados María Victoria Calle, Luis Ernesto Vargas, Alberto Rojas, Gabriel Eduardo Mendoza, Gloria Stella Ortiz (ponente) y Jorge Iván Palacio constituyeron la mayoría, mientras que los magistrados Alejandro Linares y Luis Guillermo Guerrero se apartaron. Jorge Pretelt no hizo parte de la votación.
Guerrero y Linares consideraron que la norma demandada no es inconstitucional, pues los permisos de antes del 2010 y 2011 en páramos estaban sujetos a “estándares ambientales más rigurosos”.

Aunque la Corte mantuvo los proyectos estratégicos, les dio prioridad a las corporaciones regionales de dar la licencia. Y las zonas de reserva minera deben establecerse tras una consulta previa con las regiones. 

Redacción JUSTICIA